ABUELA, VAS A VER

No estás, sigues allí.

Te has ido, sigues allí parada en

tu puerta, bendiciendo al sol.

Mi gorda de oro. Mi gordita de oro.

Abuela, cuando sea grande voy a jugar

a que vuelvas.

Voy a preguntar a los expertos si es posible

hacer una nueva puerta así, igual a la de tu casa

de tu humilde puerto,

en la que me recibías como a tu tesorito llegado de Lima.

Abuelita, ya soy más que grande, es verdad,

pero igual te juego en mi memoria

y me entrego a tu risa, a tu alegría,

a tu arte en la cocina,

a tu coraje contra la injusticia.

¿Te acuerdas cuando hacías pasar a los obreros

que arreglaban las pistas y los invitabas a almorzar?

¿Crees que tal vez ellos sepan cómo construir puertas así?

Abuela, cuando crezca más y haya pasado tanto tiempo

que mi cabeza llegue finalmente hasta el cielo, no te preocupes,

nos vamos a volver a ver.

Tú con tu dios en el que creías,

yo con los míos en los que no creo.

Esta vez seré yo quien cocine para ti, abuela,

seré yo el que lleve los regalos y disipe tus disgustos.

Espera nomás, abuelita.

Yo voy a crecer, vas a ver.

HjorgeV 28-01-07

Sinthern/Colonia, domingo 28-01-07

In Memoriam Carmela Pérez de Casas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s