ESTÁN ALLÍ Y DESPUÉS (poesía)

En verdad, no nos diferenciábamos por

mucho.

 

La forma de desear cómo colocar los muebles quizás.

O el sentido que debían tener éstos respecto

a la entrada de la luz en el departamento

que iríamos a compartir.

(No lo llegamos a hacer, que quede claro.)

 

O, también, qué asientos escoger en el cine,

es otro ejemplo.

Yo prefería algún lugar en la parte posterior,

un tanto a la izquierda, pero

no tan alejado del centro, tal vez por esa tendencia

a observar antes que ser observado pero

sin estar demasiado lejos del lugar de los sucesos.

 

A ella le daba igual ese tipo de cosas.

En las películas nos reconocíamos a veces

y discutíamos largas horas por

esta u otra toma o porque los diálogos nunca

parecían estar a la altura de la verdadera

vida.

 

Entonces, yo miraba sus ojos verdes, las líneas

de su rostro perfecto,  la miel casi transparente

de su cabello. Y reconocía

que la belleza, tal como la inteligencia y

la juventud, son cosas que un día caen

del cielo, están allí y después

se van.

Irremediablemente.

 

Curiosamente, la razón por la que me dejó

fue muy trivial. Por lo menos en su apariencia.

Me encontró leyendo notas necrológicas de

desconocidos en el periódico.

Cuando se acercó aún más, acaso para

besarme, vio que en mis ojos empezaba

a asomar una lágrima.

 

No sé qué habría pensado.

Nunca se lo quise preguntar, entre otras cosas

porque no me dio la oportunidad para ello.

Un día cerró la puerta y se fue.

Quiero decir, que se quedó dentro. (Yo fui el que

tuve que volver solo a casa.)

 

Tampoco sé si yo habría terminado explicándoselo

y aprovechado el momento de emoción

para compartir más sexo del bueno.

No lo sé.

 

Tal vez le tendría que haber dicho

que la lectura de esas notas justo

me acababa de hacer

pensar que

la juventud, la inteligencia y la belleza son

cosas que un día caen del cielo y están allí su

tiempo.

Pero después ya no.

Porque todo se va.

Irremediablemente.

 

No sé si me habría entendido o quizás

se habría reído

por eso.

 

HjorgeV

        21-10-2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s