LOS NAZIS Y EL GRAN CAPITAL

LA ¿INOCENTE? FAMILIA THYSSEN

Días atrás, el Frankfurter Allgemeine Zeitung, el FAZ, uno de los diarios más prestigiosos de este país, hizo un destape que tiene que ver con un apellido no desconocido en España y con la destrucción parcial de una particular creencia mía, respecto a este país en el que vivo -Alemania-, que imaginaba inamovible.

En un artículo firmado por el autor británico David R. L. Litchfield, éste relata cómo fue su amistosa relación con la dinastía de los Thyssen y cómo ha hecho recientemente un descubrimiento que se trae abajo la falsa creencia de que los Thyssen habían tenido poco o nada que ver con los crímenes nazis.

thyssen1.jpg

 

El artículo se titula La anfitriona del infierno y apareció en el FAZ el 18 de octubre pasado.

Traduzco el primer párrafo:

Hace catorce años empecé a escribir un libro sobre la familia Thyssen. En ese entonces, Francesca (Chessy) Thyssen, hoy archiduquesa de Habsburgo, acababa de presentarme en Londres a su padre, Hans Heinrich Thyssen Bornemisza de Kászon, a quien todo el mundo conocía simplemente como Heini.

Lo hice, después de que el anterior candidato a escribir la biografía hubiera sucumbido en su intento, bajo las presiones y mangoneos de la quinta esposa de su padre, [la española Carmen] Tita Cervera.

Yo mismo estuve a punto de sucumbir a tal presión titánica, pero Francesca y Gaby, ésta, hermana de Heini, me convencieron de proseguir mi trabajo.

Según lo que refiere Litchfield en su artículo, la condesa Margit von Batthyány (1911-1989), hija de Heinrich Thyssen, habría ofrecido durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial una fiesta en su castillo austriaco, a la que habrían asistido unos 30 a 40 invitados: entre ellos, oficiales de la SS, jefes de la Gestapo y colaboracionistas locales.

Durante la velada habrían sido presentados unos 200 judíos desnutridos y desfallecientes, quienes poco después habrían sido asesinados cobardemente en un silo cercano, como parte del programa de dicha ‘fiesta’.

Después del ‘espectáculo’, los invitados habrían regresado como si nada hubiera ocurrido a los salones del palacio a continuar la bacanal.

De ser cierta esta historia , comenta el diario, se tendría una prueba más de la implicación de los grandes capitalistas alemanes en los crímenes del nacionalsocialismo.

Hitler no puede ser considerado como el peón pagado de ese Gran Capital alemán. En eso existe consenso.

Y el ingreso en 1931 del hermano de Heinrich, Fritz Theyssen, en el NSDAP, el Partido Nazi no era algo que se podía considerar como la regla.

Pero, de allí a creer que los grandes empresarios, los grandes capitalistas alemanes, mantuvieron sus manos limpias durante el periodo nazi, sería una ingenuidad, comenta el diario.

¡Y yo que creía que el Milagro Económico Alemán había sido un verdadero milagro basado solo en la tenacidad y la entrega al trabajo de los alemanes!

Paso a traducir parcialmente el artículo en cuestión:

LA ANFITRIONA DEL INFIERNO

David R.L. Litchfield

Cuando empecé [a escribir ese libro sobre la familia Thyssen ] no tenía la más mínima idea de lo que iba a descubrir con mis investigaciones, de tal manera que mis relaciones con la mayoría de los miembros de la familia, las mantenía a un nivel bastante amistoso, aunque ésta hiciera muy poco por ayudarme en mi trabajo.

A Heini Thyssen (Holanda, 1921-España, 2002), quien se había estilizado a sí mismo hasta convertirse en un industrial suizo [por haber adoptado la ciudadanía suiza en 1950, aún a costa de renunciar a su título de barón, ahora sabemos el por qué de ese sacrificio] y que ya tenía una gran fama como coleccionista de arte, le gustaba afirmar que su hermana Margit, conocida, en realidad, como una vivaracha mujer, era una persona muy tímida y dada al retiro. También afirmaba que su castillo de Rechnitz había sido desruido completamente por los rusos en la guerra, y que no valía la pena una visita.

Un terrible secreto

La sospecha de que me estaba mintiendo se acentuó cuando su abogado húngaro, Josi Groh, me contó que Margit no era una mujer tímida ni retraída. Al contrario, durante toda la guerra se había quedado en su castillo para poder gozar de la atención de los oficiales de la SS, que solían usar el lugar para descansar.

Lamentablemente, recién ante su insistencia de que allí se escondía un terrible secreto, me animé a viajar a Rechnitz, pero ya cuando Heini, muerto en el 2002, no vivía y no podía ser confrontado con nada.

Allí me enteré de que en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, Margit había organizado una fiesta en su castillo a la que habían asistido invitados oficiales de la SS, jefes de la Gestapo y colaboracionistas locales y en la que, como parte de la ‘diversión’, habían sido asesinados 200 judíos.

En los siguientes y últimos 62 años le ha sido posible a la familia Thyssen, negar todo tipo de relación con ese crimen y encubrir su verdadero pasado nazi.

Más adelante, refiere:

Asesinar, beber, bailar

A comienzos de 1945 ya estaba claro que solo era una cuestión de tiempo, hasta que el Ejército Rojo alcanzara también esa región.

Sin embargo, Margit von Batthyány había decidido quedarse en su castillo hasta el último momento. Cuando los rusos, finalmente, ya solo se hallaban a 15 kilómetros de distancia y el Ejército Rojo preparaba la batalla de Rechnitz, se celebró el 24 de marzo una fiesta en el castillo, a la que acudieron unos treinta o cuarenta invitados, la mayoría de ellos pertenecientes a la temible SS, al Partido Nazi local, a la Gestapo o a las Juventudes Hitlerianas.

La fiesta comenzó a las nueve de la noche y duró hasta la madrugada del día siguiente. Se bailó y se bebió mucho.

Con el fin de brindarles más ‘entretenimiento’ a los invitados, se hizo traer a 200 judíos desnutridos y desfallecientes, que habían sido catalogados como imposibilitados de hacer trabajos forzados debido a su debilidad. Franz Podezin, el líder local del Partido Nazi y funcionario de la Gestapo, reunió a unos quince invitados en una sala contigua al castillo y les dio municiones y armas, invitándolos “a disparar a un par de judíos”.

Continúa mañana…

HjorgeV

Sinthern-Pulheim, 02-11-2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s