ALIMENTO DEL ALMA, DENUEDO DE LOS SENTIDOS

Qué semana.

Pero finalmente pude terminar la novela que había empezado en octubre pasado. Si es que se puede hablar de poder terminar una novela en estos tiempos.

En esta era de las computadoras u ordenadores, es casi imposible no caer en la tentación de hacer una última corrección de las últimas, de las definitivas. Sólo una más. Una. Lo juro.

Felizmente, por fin pude llevarla ayer al correo, meterla en un sobre (en verdad la empleada del correo la metió en una linda caja de cartón con rayas multicolores, porque pesaba más de dos kilos) y despedirme de ella, declarándola finita.

La llevé como se lleva a la estación de tren o a un aeropuerto a un hijo o hija que le ha llegado el tiempo de abandonar el hogar y se va a vivir su propia vida.

Vuela tú sola, le dije al tocarla por última vez. Cuídate mucho.

cine.jpg

Como buen padre, hoy mismo ya empecé a llamar a mi hija o hijo por teléfono, preguntándole cómo le va, si necesita o ha olvidado algo, esas cosas. Es decir, hoy mismo ya empecé a corregirla, a quitar y agregar. Como si no se hubiera ido de casa. Debe ser un trastorno mental.

“Es así”, como le gusta decir a nuestro hijo José Antonio, de tres años, en un buen ejemplo de que en ciertas cuestiones filosóficas los niños suelen tener más sentido práctico que nosotros los adultos.

Algún día espero presentar aquí mi próximo trabajo pero de tal manera que también sea posible adquirir una versión en papel.

Lo que más me ha alegrado, empero, de esta semana -porque estuve tan concentrado en la corrección final de mi mamarracho que apenas pude cumplir con mis otras obligaciones-, es una noticia de aquí del barrio.

Mi vecina, Elfriede, acaba de salir del hospital después de haber estado a punto de morir.

Al borde de la muerte, como se dice. Y no es una metáfora.

Hoy la vi llegar a casa a través de la ventana de nuestra cocina. Su esposo, Heinrich, la había recogido y se encontraba preparando la rampa para que pueda subir en la silla de ruedas que todavía tendrá que usar hasta que se recupere y gane fuerzas.

Salí corriendo contento a saludarla y explicarle por qué no la había visitado más veces en el hospital. Se me adelantó, porque lo primero que me preguntó fue:

-¿Y? ¿Terminaste tu libro a tiempo, Jorschen?

No sé qué tan buena o mala fortuna tenga mi manuscrito. Mentiría si dijera que no me importa. Lo que sé es que ya no tengo influencia sobre él, sobre su destino.

Ha partido siguiendo su propio vuelo.

Sólo tengo una certeza.

Ha servido para que Elfriede me haga una de las preguntas más bonitas que he escuchado en mi vida.

(Perdónenme por eso la demora en esta bitácora, si hay alguien que sabe a qué me refiero, claro.)

(Desde aquí, gracias infinitas a Juan V.H. por sus interesantísimos y valiosísimos comentarios, correcciones y sugerencias. ¡Quedas contratado, Juanuco!)

PEQUEÑO MUNDO GRANDE

En la película La guerra de Charlie Wilson –con Tom Hanks como protagonista-, es decir, en una ficción, el presidente de EEUU apoya con millones de dólares al año a un grupo guerrillero afgano para que este le sirva en su guerra contra su Gran Enemigo, la Unión Soviética.

En la realidad, Bush padre hizo lo mismo con un guerrillero entonces desconocido. El grupo de ese guerrillero amigo y aliado de EEUU después creció, aprendió y se fortaleció.

Tiene un nombre que conocemos todos: Osama Bin Laden.

Se dice que sigue vivo en algún lugar de esta Tierra.

Personalmente, lo dudo. ¿Qué sentido tendría esconderse con tanto denuedo? Esconderse para presentarse periódicamente y sacarle la lengua a EEUU podría tener sentido.

Lo que sí es cierto, es que su supuesta o real existencia es un gran negocio: sirve para seguir produciendo y vendiendo armas y para seguir justificando la invasión de Afganistán e Irak.

Eso les pasa por no pertenecer al llamado Primer Mundo, me digo. Cómo se les ocurre , pues.

Como no pertenecen a esa cacareada Primera División, ¿quién recuerda ahora por qué fueron ocupados y que se trataba -se trata- de una ocupación ilegal de acuerdo al derecho internacional para nombrar un solo argumento en contra?

Al que roba un monedero en la esquina lo meten a la cárcel. Al pobre enfermo drogadicto que roba compulsivamente, también.

¿Quién juzga a los verdaderos grandes bandidos?

(Por mucho menos, por haber sido pescado contratando una prostituta, dimiten gobernadores, por ejemplo. Por cierto, ese mismo ex gobernador de Nueva York ganó parte de su reputación persiguiendo redes de prostitución. Hay que tener agallas, me digo.)

A propósito de Osama -no Obama-, se dice que el 13 de septiembre del 2001, Bush hijo afirmó:

“The most important thing is for us to find Osama Bin Laden. It’s our number one priority and we will not rest until we find him”.

Tal vez pensando que la vida es muy corta para aburrirse, el 13 de marzo del 2002, medio año exacto después, sus palabras se decantaron por un leve y sutil giro idiomático:

“I don’t know where he is. I have no idea and I really don’t care. It’s not that important. It’s not our priority”.

Esto es lo que afirman los (ir)responsables de la siguiente bitácora en inglés, porque ustedes bien saben que yo sería incapaz de afirmar semejante patraña por mí mismo:

http://www.oilempire.us/bush-binladen.html

Por muchachos como estos, me digo, se inventan frases del tipo: No saben lo que significa la palabra respeto, carajo.

GENTE MUY PELIGROSA

Son gente muy peligrosa.

Por la culpa de estos críticos muchachos, caramba, los terroristas se pueden envalentonar y hasta podrían llegar a creer que el presidente del país más poderoso de la Tierra es un mentiroso.

Por gente como ellos luego los gobiernos se ven felizmente obligados a utilizar la tortura para poder preservar nuestra libertad y nuestra vida. Por ellos, se llega a invadir países y es necesario mentir para que nos crean. Se mantiene una cárcel ilegal en territorios alguna vez abusivamente ocupados. Tenemos la suerte de que alguien nos sabe guiar por el buen camino. Oh, gracias. Alabado seas.

En fin.

La idea de EEUU era propiciar la Guerra Santa, la yihad (ﺟﻬﺎﺩ ŷihād; transcrita al inglés o francés jihad) para que se convirtiera en una guerra global de los musulmanes contra la antigua URSS.

A la luz de los hechos actuales, los que se imaginaron que algo así podría funcionar, bien pueden haber ayudado a inventar un adejtivo:

Bushiano.

Ya existe el verbo cantinflear por ejemplo. Y en ambos casos es para reír y llorar, con el perdón de don Mario Moreno por la comparación.

Por cierto, se dice -parece que no es ningún secreto y a nadie parece importarle que no lo sea-, que la familia Bush sigue manteniendo amplias relaciones comerciales con cierta familia de Arabia Saudita.

¿El apellido de esa familia? Bin Laden.

REALIDAD NÚMERO 2

En la realidad, Israel –país en el que el estado no es aconfesional- impulsó en su día un movimiento violento contra Arafat, su Gran Enemigo de entonces. Ese movimiento violento después se convirtió en un partido.

Ese partido tiene un nombre: Hamás.

Pienso que Uribe, entonces, el presidente de Colombia, debería tener cuidado. No vaya a ser que aparezca en una nueva película, me digo.

Personalmente, opino que los mandatarios latinoamericanos deberían tener –todos en general- mucho cuidado.

Nuestras democracias son relativamente frágiles.

Los mismos que se asombran de que Latinoamérica no progrese (lo hace, pero a paso demasiado lento, caracol, vamos a decir), son los mismos que no son capaces de sacar de este simple hecho una enseñanza.

¿Por qué nuestras democracias son tan frágiles? ¿A alguien se le ha ocurrido tratar de saber por qué?

Les dejo como acertijo esta pregunta.

Por lo demás, las democracias más ‘avanzadas’ del planeta se han convertido irremisible e inevitablemente en una especie de Dictadura Bipartidista cuyo lema es más o menos: Déjame que te dé duro cinco años, después te tocará a ti. Los demás pueden mirar.

Con todo lo bueno y malo que eso pueda significar.

Con suerte, me vuelve a tocar a mí, parece ser el lema. Es el caso de España hoy.

Es una pena.

Y no lo digo por mi Madre Patria.

La Democracia se ha travestido y ahora es un simple ejercicio de Populismo, esa liga o cuerda que aguanta casi todo.

Llamémoslo por su nombre: Prometismo. Del verbo prometer.

PELIGRO: HÉLICES

Los mandatarios latinoamericanos, decía, deberían tener gran cuidado. Hay un gran enemigo por ahí. Se caracteriza porque tiene hélices. No estoy desvariando.

¿No me lo creen?

En agosto de 1981, por causas que nunca se determinaron, falleció el general panameño y presidente de su país, Omar Torrijos, en un accidente de aviación cuyas causas nunca se pudieron determinar.

Torrijos fue el que se había propuesto recuperar del ‘protectorado’ usamericano para los panameños el Canal de Panamá y quien firmó un tratado con Carter, presidente del país del norte en ese entonces.

Torrijos también había anunciado antes de su muerte, la construcción de un nuevo canal a construirse con capitales japoneses.

El 24 de mayo del mismo año, Jaime Roldós, el presidente ecuatoriano, quien se había negado a aceptar la invitación a asistir a la investidura de Ronald Reagan, murió al estrellarse su avión contra el cerro de Huairapungo.

Roldós se había opuesto férreamente a los intereses petroleros de EEUU en su país y había estrechado vínculos con el gobierno sandinista de Nicaragua. Curiosamente, al morir, su popularidad entre los mismos ecuatorianos estaba por los suelos.

Las siguientes líneas las he obtenido de la Wikipedia:

“… el peritaje que solicitó al departamento de investigación de accidentes de aviación de la policía de Zurich que, en 1982, estableció que los motores de la nave habían estado inactivos cuando el aparato impactó la montaña. Esta conclusión pericial, que contradecía al informe de la Fuerza Aérea, no mereció ninguna investigación ulterior.”

En el 2007, más o menos hace un año, la ministra de Defensa ecuatoriana, Guadalupe Larriva, murió en un accidente de helicóptero en Manta, apenas dos días después de anunciar que no renovaría el contrato que vence en el 2009 y que permite al ejército de EEUU operar en esa ciudad ecuatoriana.

Esos son los verdaderos enemigos de nuestros países latinoamericanos, me digo: los helicópteros, los aviones.

(Mi Lector Atento me dice que los nuevos enemigos son las Mentiras. Con mayúscula.)

Como nuestras democracias son frágiles, basta que un presidente muera en su helicóptero o avión para que todo el movimiento que venía detrás también caiga con él.

¿Qué se puede esperar de las grandes masas humanas que fueron mantenidas en el olvido, el oscurantismo, la ignorancia, el atraso y en un claro apartheid durante más de cuatro siglos?

Los países latinoamericanos no tienen la ‘suerte’ del Israel actual de poder hacer más o menos los que les venga en gana.

Lo siguiente afirmó el embajador israelí ante la ONU, Dan Gillerman, después de que su gobierno asesinara (es la palabra correcta) a más de 120 palestinos como venganza por la muerte de 1 israelí, y de que un palestino asesinara a su vez a 8 israelíes, también vindicativamente:

“Ir a una escuela y matar estudiantes, en nuestra opinión, no es lo mismo que la muerte de civiles en operaciones militares, en las que el objetivo no es la población civil”.

Tiene razón: no es lo mismo.

Las muertes de los civiles en operaciones militares, nos enseña este señor, no son muertes. O algo así.

No, mientras a las acciones vindicativas de los ocupados –los palestinos- se las llame terroristas y a las mismas vindicativas acciones de las (super)fuerzas ocupantes se las llame simplemente ‘operaciones militares’.

Suena bien. Suena a bisturí, a desinfectante, a extremas medidas sanitarias y no a machete, a sangre por todas partes. Por el suelo y en las manos.

Él y el resto de Israel lo saben.

¿Y el resto del mundo? Bien, gracias. Hooolaaaa.

HABLEMOS DE CINE Y MIGRACIÓN

Fatih Akin es un turco alemán –o alemán turco- de la llamada segunda generación de inmigrantes de este país teutón.

(A esta titulación habría que desenmascararla por innecesaria, altamente discriminatoria e incorrecta porque los hijos de los inmigrantes que nacen en la segunda patria de sus padres ya no inmigran: son naturales o nativos del nuevo suelo.)

Akin es un Conciudadano con Trasfondo Migrante, como se ha empezado a llamar con moderna y culta elegancia a gente como él. Es decir, como yo mismo, también.

(Ésta, Mitbürger mit Migrantenhintergrund, es otra expresión que fue hecha para sonar bien, seguramente, pero el tiro les ha salido por la culata a los inventores. Aparte de que la ciencia ya dio su veredicto: todos procedemos de un antepasado o tronco común. En realidad, todos nos deberíamos llamar Conplanetarios con Trasfondo Africano.

Afroterrícolas.

Sería una buena forma para empezar a cambiar el mundo.)

Los padres de Fatih Akin son dos turcos que se vinieron a Alemania soñando con eso que se llama progresar.

Él era un actor musulmán que terminó trabajando como obrero en un negocio de limpieza de alfombras. Ella, una pedagoga y maestra de escuela que acabó de ‘mujer de la limpieza’, es decir, fregando pisos para poder sacar adelante ese sueño de dar de comer a sus hijos y esforzarse para que alguna vez ellos lo tengan mejor en la vida.

Limpiando pisos, tuvo que tragarse también las feas miradas de sus nuevos conciudadanos al pasar a su lado.

Se dice que Fatih ya sabía a los ocho años de edad que iba a ser cineasta.

Hace un par de años, cuando su primera película tuvo un gran éxito inesperado, se habló de una especie de Cine de Migrantes aquí en Alemania. En modo más o menos despectivo, se tiene que entender. O folclórico, si quieren.

Hoy, Akin triunfa por todo lo alto –acaba de ganar el Oso de Oro- y sus Conciudadanos sin Trasfondo Migrante (eso es lo que creen, por lo menos, que ninguno de sus antepasados también fue un migrante como es el caso de todos los seres de este mundo ancho y ajeno) ya hablan y aplauden el internacional Triunfo del Cine Alemán de su conciudadano.

Hay que saber subirse al tren, pues.

Por cierto, Akin también habla castellano, está casado con una alemana mexicana, Monique Obermüller, con quien tiene un niño de nombre Santiago quien es un niño alemán con trasfondo turco y mexicano, es decir, por esto último, también con trasfondo indígena americano y español, o sea, por esto último, también con trasfondo árabe. Ustedes sigan.

(Ya querría ver yo la cara de mis compañeros de vida y cohabitantes teutones si los llamara Conciudadanos con Trasfondo Nazi. Es la verdad.

Así como el bebé de un llamado inmigrante no puede saber ni ser responsable de los movimientos de sus padres, tampoco pueden saberlo ni serlo los bebés cuyos antepasados fueron unos asesinos en serie.)

A su empresa productora de películas la ha llamado -como no podía ser de otra forma, a quién sorprende- Corazón Internacional.

Abajo, en una fotografía que lo muestra haciendo lo que más le gusta: su trabajo.

akin.jpg

En una entrevista, al preguntársele su opinión sobre la Unión Europea respondió, entre otras cosas:

“Cada día odio más a la UE. ¿Qué es en realidad? ¿Angela Merkel vendiendo armas? ¿Sarkozy con la Bruni?”

Otras palabras suyas:

“Siempre me interesaron los outsiders, aquellos que están fuera del camino habitual; tengo simpatía por las prostitutas, los homosexuales, los negros, los indígenas, los parados, los borrachos, los noctámbulos, los sin techo, los sin papeles, los sin nada, todos esos seres que están siempre ahí, al lado de uno, ¿no?”.

Vale decir: él siente simpatía por sí mismo.

UN BARRIO QUE PROGRESA

He tenido y tengo muchos amigos y conocidos como Akin: hablan alemán como un alemán y además dominan perfectamente el idioma de sus padres, aunque muchos de éstos aún tengan problemas para expresarse en la lengua teutona.

Son gente que ha sufrido la discriminación en el barrio, en la escuela, en la universidad y luego también como profesionales.

Pero no les ha importado y han seguido adelante. Tal vez porque a los necios no vale la pena siquiera devolverles la mirada a veces.

Otros se han juntado para soportar mejor esa discriminación. Y a esas comunidades se les ha llamado después guetos. Todas las grandes ciudades alemanas tienen su Gueto Turco.

En este país este entramado discriminatorio es muy sutil. Aplaudo a Alemania por muchas cosas, pero también sé mirar cuando tengo los ojos abiertos.

No son todos, hay que decirlo, aunque personalmente apenas tenga de qué quejarme -al contrario-, pero sé que lo son, que hacen bien su trabajo y que los que lo sufren apenas se pueden defender. Para empezar, no con el idioma.

El otro día no más -cómo es la vida, lo voy a contar, ya no quiero cansarlos más-, mi esposa y una amiga suya se encontraban en plena sesión de corte de pelo. Ellas, dos alemanas, contratan cada cierto tiempo a una joven que se gana unos mangos extras trabajando como peluquera a domicilio.

Se trata de una muchacha que por alguna razón no consigue mantenerse en ningún empleo fijo durante mucho tiempo a pesar de sus capacidades como peluquera.

Es una mujer muy simpática, madre de un hijo que parece sacado de uno de esos antiguos almanaques en los que con cada nuevo mes se abría la posibilidad de vivir uno más con la compañía de la bella sonrisa de otro bebé contento y feliz.

La peluquera alemana contaba que en su nuevo puesto –fijo-, la dueña les obliga a convencer a sus clientes de que se tiñan el pelo. Los empleados que no lo consiguen, vuelan.

No sé nada del negocio de peluquería, pero me imagino que la teñida debe reportar buenas ganancias para la dueña.

Me imagino que como alguna vez le crecerá el cabello al cliente y notará feamente el contrastante color de las raíces, se verá obligado a volver a la peluquería para dejar que le vuelvan a teñir el cabello.

Llamémoslo por su nombre.

Lo que la dueña le pide a sus empleadas y empleados es que le aumenten la dosis a sus clientes.

Al final de la tarde peluquera, me puse a charlar un momento con las dos mujeres -mi esposa había tenido que salir de casa- y ya no sé cómo, llegamos al tema de la migración.

Es un tema que evito tratar en esta mi segunda patria porque no suelo tener pelos en la lengua y no tengo ningún empacho en llamar a las cosas por su nombre. Por lo general, claro.

Aquí debo aclarar que yo siempre olvido que soy un inmigrante. La verdad, mucha veces hasta me olvido de todo, de lo distraído que ando.

Bueno, pues.

Les conté que acababa de estar en un barrio en el que había vivido a mi llegada a Alemania, Ehrenfeld, y que, hacía poco, al volverlo a visitar, me había asombrado de encontrarlo tan cambiado.

El que había sido el Gueto Turco por antonomasia de Colonia, ahora es un pacífico y vivaz Gueto Global.

Quería contarles que me había resultado muy agradable ver en qué magnífica y pacífica convivencia se podía ver a alemanes, turcos, kurdos, italianos, griegos, españoles, latinos, africanos y ciudadanos con otros colores de pasaporte, allí en Ehrenfeld.

Quería expresar mi impresión de haberlo encontrado tan cambiado y notar eso que se llama generalmente progreso y que se percibe claramente en el cuidado de las calles, la limpieza y el orden de las vías públicas y la proliferación de la vida comercial. Pero no solo en eso.

-¿Ehrenfeld? Hace poco estuve allí –dijo la joven y simpática peluquera.

¿Qué creen que dijo luego? Era para no creerlo.

¡Qué terrible!, ¿no, Jorschen?

No supe qué responderle.

        HjV 12-03-2008

P.D.: Como la vida a veces es justa, me he encontrado hoy, 14 de marzo, finalmente con alguien que se ha atrevido a decirlo más claramente: ¿qué sociedad es esa que exige la destitución de un político por contratar a una prostituta, pero sigue apoyando a otro político responsable de las invasiones de dos países con los miles y miles de muertos que se conocen?

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Sexo/Nueva/York/elpepiint/20080314elpepiint_10/Tes

Anuncios

2 comentarios sobre “ALIMENTO DEL ALMA, DENUEDO DE LOS SENTIDOS

  1. Hola Jorge,
    Felicitaciones por el parto!, es decir, la novela. La mejor de las suertes.
    Interesante lo que cuentas de Fatih Akin, me encantan sus pelis, pero no conocia su historia. Por los comentarios parece un tío muy bacán. Mira tú, así que estaba con una mexicana, quiéen lo diria…Ah!, y ahora si me queda claro lo de los helicópteros, si pues, hay que tener cuidado.
    Saludos.

    Rpta.: Gracias, Daniel. Te agradezco sinceramente y de todo cucharón tus palabras. De aquí a medio año sabré algo concreto. Con lo de “tío” me has hecho recordar que la escritora Clara Sánchez en su bitácora de El Boomeran(g) criticaba el uso de ‘abuelo’ para dirigirse a cualquier anciano. Personalmente, ¡ya quisiera yo tener la certeza de que voy a ser uno alguna vez! Sería un honor. Hice un comentario: “Más grave me parece que los cristianos llamen Padre a su dios, si se supone que nunca folló”. Saludos. HjV

  2. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
    DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA – Vigésima segunda edición
    – denuedo.
    (De denodarse).
    1. m. Brío, esfuerzo, valor, intrepidez.

    – denodarse.
    (Del lat. denotāre, señalar).
    1. prnl. ant. Atreverse, esforzarse, mostrarse osado y feroz.
    – — – – – – – —–
    Hola, disculpa si me hallas … ( que no ayas o hayas. Ver definición en el D.L.E. de la R.A.E., esto comprenderás, así lo espero, es una ironía relacionada con mi “post”…mmm… comentario de ayer acerca de tus acertados análisis sobre “NIÑOS BILIGÜES I Y II, en castellano que no casteyano ) … osado, intrépido, atrevido o feroz ( si molesta, ofende u ofusca el tuteo me lo indicas), pero no tengo mas remedio que volver a felicitarte por el acertado título de este artículo: ALIMENTO DEL ALMA, DENUEDO DE LOS SENTIDOS. Denuedo…palabra, tan poco usada, tan poco usada en el leguaje corriente y cotidiano pero no, por ello, menos mágnifica, expresiva y brillante por si sola. Con denuedo, o sea, con brío, esfuerzo, valor, intrepidez, osadía, ferocidad y atrevimiento y, nada más o nada menos, solo con eso la humanidad, y con ella cada uno de nosotros, está donde está, para bien… o para mal…
    Pero, releyendo este artículo tuyo por tercera vez, saco la conclusión, seguramente simple, que no es oro todo lo que reluce ni siquiera nos dejan ver la mayoría de las veces donde está oculto ese oro, o tan siquiera si en realidad hay oro. Claro, no hay que subirse al tren, ni dejarse llevar por la corriente. El mundo es como es porque siempre hay, ha habido y habrá individuos o colectivos que con DENUEDO, la mejor de las veces sin alimentar el alma y no por no desearlo, obligan a evolucionar ideas o comportamientos. Como te dijo la joven peluquera : -¡Que terrible!, ¿no, Jorschen?.

    D.L.E. de la R.A.E.
    -carminoso, sa.
    1. adj. De color que tira a carmín.

    Saludos, laicos e ibéricos. ArgsSs.

    P.D.: (a tú P.D.) Al ex-gobernador de N.Y. le ha salido, como supongo sabrás, un competidor Hispano-mallorquín, que con DENUEDO se fajó la VISA municipal para sus devaneos erótico-relajantes.
    Item-más…abuelo-a, lindo, yo no lo pude disfrutar en mi infancia. Admiro abuelo-a, anciano-a, por lo que representan de vivencias, conocimientos y experiencia. Todo ello denostado en la actualidad.
    Mis mejores deseos para tu novela, para tí, y para todo-os lo que aprecias en la vida.
    Y, ya, Chao, atè mais, sin ironia.

    Rpta.: (La negrita es para diferenciar tu divertido y atento comentario de mi respuesta.) Me has alegrado esta mañana que ha empezado a las cinco para mí dándole a este teclado, ArgsSs Plaskacz. No creo que sea tu apellido. Suena a polaco. ¿Tienes una bitácora en la cual se te pueda visitar? (Lo del carmín -aunque me imagino que la explicación es obsoleta- era por el rubor que me habían causado tus amables palabras.) (¿Qué terrible, no?) Leí lo del mallorquín. Mi comentario: “¿Por qué el pobre drogodependiente que roba compulsivamente un monedero en la esquina, habiéndolo hecho sólo a una persona y sin haberse burlado de un país entero, sí va a parar a la cárcel?” Saludos. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s