“COMO EL AJEDREZ, PERO SIN DADOS”

PERLAS ALEMANAS

Lo leí en El País del sábado pasado que recién pude recoger hoy de la estación de la localidad vecina.

En un artículo de la sección correspondiente, citaban a Lukas Podolski, el delantero de la selección alemana, vecino de esta ciudad (Bergheim) aunque nació en Polonia.

“Es como el ajedrez, pero sin dados” era la cita que le achacaban a Poldi, que es como lo llaman por estos lares.

Mi primera reacción fue reír, porque como chiste la frase es genial.

Algo comparable a “Es como nadar pero sin motor” o “Es como el sexo pero sin traje de buzo”. Ejemplos hay miles.

La frase me interesó porque soy de los que consideran al fútbol, justamente, como un Ajedrez Humano:

Son seres humanos los que se mueven con movimientos y desplazamientos mucho más complicados que los de los peones, alfiles y caballos, sobre un tablero que excede de largo las 64 casillas del juego original y teniendo que pensar y decidir ellos mismos (grupalmente) a cada momento la nueva jugada o movimiento a realizar.

El artículo de El País me decepcionó parcialmente.

Aunque se ha empezado a comparar con justicia cada vez más al fútbol con el ajedrez, se sigue considerando sólo el aspecto estratégico común.

Pero eso es algo que comparten muchos juegos y la mayoría de los deportes de contienda, es decir los que se deciden mediante un encuentro entre dos equipos.

Además, al articulista se le ocurrió incluir el siguiente disparate:

“Exactamente, es un juego de estrategia en el que no hay lugar para el azar…”

¡¿Cómo que no hay lugar para el azar en el fútbol?!

¡Al contrario!

Me atrevería a corregir la frase de Poldi.

“El fútbol es como el ajedrez, pero con dados.”

Justamente en su imprevisibilidad (en su calidad de imprevisible) radica uno de los atractivos principales de la versión negocio/espectáculo del deporte llamado balompié.

En el ajedrez apenas existen esos márgenes azarosos que posibilitan que en el fútbol David le pueda ganar de cuando en cuando a Goliat, o que Alemania vuelva a ganar este campeonato, a pesar de su fútbol feo y castrense (ha mejorado un poco, hay que reconocerlo).

Los mismos márgenes de azar que permiten entender que España haya necesitado casi un siglo para vencer a Italia, a pesar de ser equipos más o menos del mismo rango.

Los dados -el azar- los pone la trayectoria muchas veces imprevisible de la pelota.

Bastan milímetros de diferencia en el contacto con el balón para alterar por completo su trayectoria (y su destino final) y traer por los suelos el cálculo previo de movimientos que habían hecho los jugadores.

(Obviamente, al darse cuenta de su error, ellos corrigen sus movimientos, pero no si aún se encuentran en el aire, por ejemplo.)

Allí está la emoción y las pasiones que ella crea en los espectadores, como si de una gran ruleta rusa se tratara.

Si a esto añadimos que el estado mental –y, por supuesto, también el físico- de los jugadores juega un papel primordial en su motricidad (en su calidad motriz, en la calidad de sus movimientos), tenemos entonces aún más potenciado el factor suerte en este deporte.

No es lo mismo un Ronaldo -o un Torres, un Arshavin o un Ballack- en forma, y mentalmente fuerte, que uno que pierde uno de cada dos balones, o más.

No es lo mismo jugar con la presión del público que sin ella.

En un campo seco o mojado.

Jugar un simple partido de liga que uno de la final de la Copa Europea: el nerviosismo de los jugadores puede ser decisivo.

‘FUTBOLIZANDO’ AL AJEDREZ

El ajedrez se podría parecer más al fútbol, si el primero se jugara de tal manera que los ajedrecistas tuvieran que mover sus piezas con golpes del pie o de la mano, aumentándole una componente motriz al juego ciencia.

Entonces, sí tendríamos algo muy parecido:

Una partida de ajedrez con los errores típicos del fútbol, traducidos en piezas que se caen del tablero o que no alcanzan la casilla que había previsto el jugador de turno.

(¿Cómo se devolverían las piezas al tablero? ¿Por encima de la cabeza?)

Pero volvamos a la frase poldiana.

¿La había dicho realmente el delantero polaco alemán o era un invento de la prensa española?

La curiosidad me llevó a hacer averiguaciones en la red y, efectivamente, la frase le pertenece y la traducción es literal.

Poldi es un típico muchacho de barrio y con esa frase ha dejado claro que nunca ha jugado ajedrez.

Pero no es el único filósofo del fútbol alemán.

Las siguientes son las perlas que he encontrado en mi búsqueda reticular (en la red).

Todas pertenecen a algún jugador, comentarista, funcionario o dirigente de este país. Las traducciones –bastante ‘liberales’, pero ajustadas al mensaje, a la filosofía- son del que esto escribe.

Aunque, a pesar de todo (todas), me quedo con una frase que le escuché –creo que- a Butragueño en una entrevista para la televisión hace muchos años.

-Lo voy a explicar –le dijo al entrevistador- en tres palabras: In-cre-í-ble.

MÁS PERLAS ALEMANAS

“Espero que este partido no sea mi único debut”, Sebastian Deisler

“Milán o Madrid. Lo que importa es que sea Italia”, Andi Möller

“Los suecos no son los holandeses, como todos han podido apreciar”, Franz Beckenbauer

“El fútbol se ha convertido en el deporte número uno en Francia. Ah, y el balonmano también”, Heribert Fassbender, comentarista

“Van 1:1. Pero podría ser completamente al revés”, Heribert Fassbender

“Un año tuve que jugar 15 meses seguidos”, Franz Beckenbauer

“Creo que no habríamos perdido el partido si hubiéramos terminado 1:1”, Uli Hoeneß, dirigente del Bayern de Múnich

“Maravilloso ver cómo mueve su cuerpo entre él y su rival”, Udo Lattek

“Me da igual si es brasileño, polaco, croata, alemán del norte o del sur. Lo que decide es el rendimiento y no el grupo sanguíneo”, Christoph Daum

“No siempre es necesario que te apoye la mayoría. A veces, basta el 51 por ciento”, Christoph Daum

“Esto puede pasar en Turquía, pero no en el mundo civilizado”, Toni Schumacher

“Lo primero que me alegró no fue ver que era gol, sino que la pelota también había entrado”, Mario Basler

“Algo así no se puede entrenar, sólo practicar”, Michael Ballack

“A veces se pierde. Otras veces, ganan los otros”, Otto Rehhagel

“El próximo partido siempre es el próximo”, Mathias Sammer

“Tengo un muslo desgarrado en el pie izquierdo”, Guido Buchwald

HjorgeV 23-06-2008

Fuentes y enlaces de interés:

http://www.elpais.com/articulo/agenda/dados/Podolsky/elpepigen/20080622elpepiage_3/Tes

http://www.elpais.com/articulo/deportes/Igual/dados/elpepidep/20080621elpepidep_16/Tes

http://www.stern.de/em2008/fotostrecken/allgemein/:Wie-Schach-W%FCrfel-Fu%DFballer-Spr%FCche/622828.html?cp=1

http://www.spiegel.de/international/germany/0,1518,558638,00.html


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s