NO SÓLO EL DIABLO VISTE DE PRADA

Leyendo El País de hoy, me topé con un artículo cuyo título me llamó la atención:

Las religiones ya son negocio

¿Dejaron de serlo alguna vez?, fue lo primero que me pregunté.

Si definimos un negocio como aquella actividad humana que, mediante el comercio de bienes o servicios, persigue una ganancia más allá de las necesidades existentes, es decir, que hace posible una acumulación de más bienes o capitales, entonces cualquier religión es más o menos un negocio desde sus comienzos.

Esto, claro, si entendemos como religión un fenómeno social más o menos masivo y orgánico. No la simple creencia de una persona en particular.

Como toda religión es, por definición, la religión (la única y verdadera), sus miembros tendrán lógicamente -¿?- prisa e interés por llevar su ‘verdadera verdad’ a todos los ignorantes de las demás falsas religiones.

Ese catequismo o catequesis (la acción de llevar la ‘verdad’ a los demás), obviamente cuesta y hace necesaria la existencia de ciertos medios. Económicos, se entiende.

A partir de esto, es fácil colegir que no puede existir una religión sin sus propios bienes, sus capitales y –claro- sus respectivos negocios.

(Los bienes y capitales no crecen por sí solos.)

Por lo menos desde el momento en que lo aportado por los creyentes sirvió para algo más que para darle de comer y vestir al sacerdote (el catequista y organizador), cualquier religión se convirtió en un negocio o en algo muy similar.

Luego vinieron las construcciones cada vez más grandes y más cercanas al cielo, las catedrales, los adornos y trajes pomposos, la arquitectura impresionante, el oro y las joyas.

Hasta las inverosímiles cuentas del Banco Ambrosiano, por ejemplo.

Pero lo que venden las religiones no son bienes materiales.

Venden un ‘servicio’, una especie de seguro de vida (de muerte, más bien), para el más allá.

Así, resultan un negocio más que redondo.

Parten de inventar algo que no existe, para después cobrarte por un supuesto uso que harás de esos bienes (llámense paraíso, vírgenes, eternidad, cielo o reencarnación) que tampoco existen.

O, por lo menos, jamás se ha demostrado que así sea.

Es decir, el negocio redondo es que parten de algo que no existe para venderte algo que tampoco existe.

Lo que no explican las religiones es que, si sus dioses son tan tercamente indiferentes con el destino humano, especialmente con el de los más desgraciados e indefensos, ¿por qué no pagarles con la misma moneda, con esa supina indiferencia?

Eso, obviamente, echaría a perder el negocio.

Que a nadie se le ocurra pensar que porque esto escribo, soy de los que se oponen a que así sea.

Sería necio de mi parte.

Toda organización humana, todo tejido social que tenga como meta cundir y expandirse, hará bien en multiplicar también sus medios económicos para conseguirlo.

La diferencia está en si los bienes y capitales acumulados se usan para evitar que cada tres segundos se muera un niño de hambre o pobreza en alguna parte del mundo.

O para que el Papa calce de rojo o vista de Prada y sea considerado “el hombre más elegante de la Tierra” por el diseñador Gai Mattiolo.

Quien de paso le recomendaría que se corte un poco el cabello.

(El diario católico británico Tablet reconoció que Benedicto XVI calzó unos Prada color rojo después de su elección. El diario oficial de la Santa Sede, L’Osservatore Romano, replicó enfadado: “El Papa no viste Prada, viste Cristo”.)

Es sólo un ejemplo de miles.

Pero que bien muestra cuáles son las verdaderas preocupaciones de ciertos dirigentes de ciertos negocios.


HjorgeV 01-07-2008

Fuentes y enlaces de interés:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/religiones/negocio/elpepusoc/20080701elpepisoc_1/Tes

“EL PAPA NO VISTE DE PRADA, VISTE DE CRISTO”

http://www.elpais.com/articulo/agenda/Papa/viste/Prada/viste/Cristo/elpepigen/20080627elpepiage_1/Tes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s