IMPUNIDAD E INMUNIDAD A LA ITALIANA

Incendiar el hogar de alguien que no te cae bien, es un deporte que se ha puesto de moda en Italia.

¿Y las autoridades y el gobierno?

Por lo visto, bien.

Grazie.

En mayo pasado fueron incendiadas en Nápoles las viviendas de 700 personas. El incendio provocado consiguió erradicarlas de sus hogares provisorios, sin que se produjeran víctimas mortales, felizmente.

Que se sepa, no se detuvo a nadie ni las autoridades italianas han abierto ningún expediente al respecto.

Es más.

A nadie se le ha ocurrido pensar en esa posibilidad. Ni a los medios de comunicación, ni a ningún particular, por lo visto.

Tampoco, a nadie parece habérsele ocurrido pensar en la mera posibilidad de denunciar a los criminales que con el fuego pusieron en peligro patente la vida de seres humanos como ellos.

Aparte de haber destruido sus pertenencias.

La Barbarie ha vuelto con fuerza y está tan presente entre los europeos que ya ni siquiera lo notan.

Claro, alguien podría decir que las barracas miserables donde vivían los gitanos ahuyentados por los incendios racistas no podían llamarse hogares, a lo más campamentos.

Con lo cual, quedaría justificada la piromanía “oficialista”, se entiende.

Oficialista, puesto que tiene inspiración en varias medidas berlusconistas, entre ellas, la de fichar a los gitanos romaníes tal como lo hacían Hitler y Musolinni en sus “mejores” momentos.

Cuando los fascistas, envalentonados por el apoyo de las masas, se creían con el derecho a decir:

“Tú no. Yo sí, porque es así. Y si no es cierto, lo es a partir de este momento”.

El que busca, suele encontrar.

Y cuando son pretextos lo que se busca, también se los encuentra.

Que porque no tienen papeles. Que no hablan el idioma del país, en este caso italiano. Que roban y atentan contra la ley.

Cualquier pretexto es bueno.

Si son asesinos, pues a asesinarlos.

Esas son las leyes populares-nacidas del pueblo- que necesita este mundo.

Como dijo Gandhi: “Ojo por ojo y el mundo se quedará ciego”.

El primer pretexto ha sido desmentido repetidas veces, porque la mayoría de los gitanos que viven en Italia tienen sus documentos en regla, según manifiesta Paolo Ciani, de la Comunidad de San Egidio.

Lo del idioma ya casi nadie lo menciona –me imagino- porque debe ser ostensible que proveniendo de Rumanía, la mayoría no debe haber tenido mayores problemas para aprender una lengua románica similar.

¿Que los gitanos roban y atentan contra las leyes?

No lo dudo.

Seguro que tienen sus ladrones y criminales, como todo pueblo del mundo.

Unos con el cuello (de la camisa) más blanco que otros, con corbata o sin ella, en la red o en la calle, en el gobierno o no, en los puertos más míseros y en las empresas más ricas, pero criminales hay por todo el planeta.

(Se dice que por ahí anda uno que con sus decisiones ha provocado indirectamente la muerte de más de medio millón de personas en un país que pronto será el tercer productor mundial de petróleo.)

La mala suerte de los gitanos italianos es no llamarse Berlusconi.

Sino, habrían hecho leyes a su medida y el asunto se habría resuelto con un gesto televisivo para las cámaras. Para sus propias cámaras de televisión, se entiende.

Inmunidad a la italiana.

No es el título de una película.

Es la cruel y repulsiva realidad de este Siglo de la Barbarie que acaba de empezar.

(Sobre el presidente italiano, al que un texto oficial del gobierno de Bush acaba de tildar como “uno de los líderes más controvertidos en la historia de un país conocido por su corrupción gubernamental y su vicio” en plena conferencia del G-8, penden varios procesos judiciales. Sólo por uno de ellos podría ir a parar 6 años a la cárcel.)

Lo sintomático de la barbarie es que es altamente cobarde.

(Son los mismos homínidos que han bailado y amado al ritmo de los Gipsy Kings, escuchan y se mueven al ritmo de la música afroamericana de moda, y se rinden a los pies de los futbolistas brasileños de piel oscura.)

Según informa El País, Rebecca Covaciu, una niña de 12 años, fue víctima de una brutal paliza por parte de dos adultos cuando se desplazaba con su hermano Ioni, de 14 años, por las calles de Milán.

¿Cuál era el “delito” de esa niña?

(Es decir, la “justificación” de semejante cobardía.)

Rebecca había recibido en mayo el premio Caffè Shakerato 2008 por sus óleos y dibujos que describen la vida en sus campamentos provisorios.

¿Quiénes eran esos dos adultos fortachones y con la gran valentía de enfrentarse a dos infantes?

Según parece, dos policías que dos días después se bajaron de su patrullero y vestidos con su uniforme policial, le recriminaron al padre el haber denunciado la agresión a sus dos hijos.

Como seguían siendo muy valientes y eran dos contra uno, lo apalearon.

Esta ola racista en Italia tiene un homicidio como gran pretexto inicial.

Un gitano rumano que vivía en un campamento en Roma, fue detenido, acusado del asesinato de la esposa de un alto oficial de la Marina italiana.

Es decir, mientras más alto el rango del afectado, mayor la impunidad en la vendetta (“venganza” en italiano).

Y mayor la capacidad de saltarse las leyes por parte de los italianos.

Los mismos que reclaman seguridad y justicia a fuego y a gritos, han empezado a sembrar el terror en un grupo tan humano como ellos, saltándose la más elemental y civilizada definición de justicia.

La Nueva Justicia italiana se toma con las propias manos y es incendiaria, anónima y cobarde.

Lo curioso es que estos gitanos romaníes son ciudadanos europeos, miembros de pleno derecho de la Unión Europea.

¿Hitler y Musolinni han vuelto?

Un solo ejemplo.

El “Grupo Armado para la Purificación Étnica” (GAPE), responsable el año pasado de la muerte por carbonización de cuatro niños gitanos rumanos menores de 11 años, en un incendio provocado, ya envió un ultimátum a los gitanos para que abandonen Italia en 20 días.

¿Hizo algo el gobierno para detener a estos terroristas?

¿Hubo alguna manifestación ciudadana por esas cuatro muertes?

¿Se repite la historia?

¿Quién incendia los hogares de los mafiosos de todo nivel, si de tomarse justicia de esa manera se trata?

¿Han vuelto las cavernarias ideas fascistas?

Por mi parte, si tomamos en cuenta el curso de los hechos a partir de la Segunda Guerra Mundial, pero enfocando nuestra mirada no sólo en lo positivo de Europa sino también en el resto del acontecer en el mundo entero, tengo las cosas claras.

Basta una pregunta.

¿Se fueron alguna vez del todo?

HjorgeV 08-07-2008

Fuentes y enlaces de interés:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/ficha/gitanos/Italia/incluye/casilla/etnia/elpepuint/20080708elpepiint_8/Tes

http://medios.mugak.eu/noticias/noticia/119567

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Lider/controvertido/pais/corrupto/elpepuint/20080708elpepuint_11/Tes

Anuncios

One comment

  1. Es verdad que el racismo en italia se esta volviendo cada vez mas violento e intolerable, es triste y a la vez irritante ver como surgen nuevos grupos de ultraderecha que manipulan un pueblo ignorante, incitandolos desfogar su rabia y frustraciones por un pais que se esta yendo al diablo por unica causa de su propia mafia y sus propios politicos (mafia=politica=mafia) haciendoles creer que somos los inmigrantes, legales o clandestinos, los causantes de las desgracias que se vienen arrastrando enmascaradas por decadas…..

    exelente blog hjorjev

    Renato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s