PUTO BARCO II

-La próxima será la entrada número 400 de mi bitácora. La cuadringentésima, según el diccionario. Bonito nombre. Cómo corrió el tiempo.

-Che, ¿por qué no decís post como todo el mundo?

-Tiene su explicación. En alemán es una palabra antiquísima. En inglés, post tiene diversos significados: puesto (de trabajo), elemento de una lista, correo, columna, artículo. Pero llamar ‘artículo’ a una simple entrada de un diario o cuaderno de incidencias que a veces no pasa de ser un par de líneas y una fotografía es bastante atrevido, ¿no te parece?

-Atrevido o no, por lo menos la gente te entendería, nene.

-Yo creo que la palabrita sirve más como escondite o disimulo que nada. Suena a moderno, la gente habla de postear como si hiciera algo totalmente dificultoso y especial, supersónico, celestial. En realidad, lo que la mayoría hace es copiar y pegar. Me quedo con ‘entrada’ y con ‘escribir una entrada’ de mi cuaderno. ¿Aparte de ser mi idioma, para qué complicarlo innecesariamente?

-¿Y, pibe? ¿Cómo está el mar hoy?

La mar estaba serena, serena estaba la mar.

-Sereno está el mar. El mar es masculino, como el que habla, pibe. Seguro que te vas a hacer un lío con el género del sustantivo mar esta noche y sobre eso vas a escribir. Sos un obsesionado, pibe.

-Seguro.

-Ya ves.

-También escribo en las mañanas. Trato de hacerlo cuando se presentan las ideas. Creer que después van a seguir allí es bastante iluso. En mi caso es dolorososímo. Lo que pienso o se me ocurre una vez, si no lo amarro, no lo vuelvo a pescar como era nunca más.

-Sos un obsesionado, pibe.

-La última vez me dijiste que estaba mal de la cabeza.

-Ahora sos vos el que lo corrobora, ¿eh? Bueno, dejemos al mar sereno.

-Ahora con e.

-¿Coné? ¿El de Condorito?

-No. Con e. Con la letra, con la vocal, e.

-¿Sabías, pibe, que así nació el nombre del sobrino de Condorito, el tal Coné?

-¿Un argentino leyendo chilenadas?

-¡Pero se lee en toda Latinoamérica, nene! ¿Vos que te creés? ¿Conocés o no al sobrino de Condorito? ¿O era el hijo?

-En las revistas de historietas, en los chistes como decimos los peruanos, los protagonistas nunca tienen hijos. ¿Lo notaste? Ni Superman, ni Batman, ni el Pato Donald ni el Hombre Araña. Que yo sepa, encima, ningún niño se ha quejado.

-Bueno, pibe, pero si ni siquiera tienen sexo, actividad sexual quiero decir, menos van a ser padres, ¡qué querés!

-Lo que te digo. Una sarta de eunucos.

-Pero no me interrumpás con tus barcos, che. El caso es que Condorito lo lleva a bautizar a su sobrino y le dice al cura que la criatura se va a llamar Ugenio. ¿Con e?, pregunta el cura. Ugenio, repite Condorito. ¿Pero con e?, insiste el sacerdote. Ugenio, insta nuestro héroe. ¿Con e?, machaca el otro. Bueno, ya, ¡póngale Coné!, se rinde Condorito.

-Con e es así. Escucha: Le mer estebe serene, serene estebe le mer.

-¿Te gustá cantar? Pero parece francés, che. Y yo a los franchutes no los paso, para que sepás.

-¿Tú crees que eshos se mueren por los argentinos?

-Parala, parala, con tu xenofobia argentina, pibe. Tú que le pones velitas a San Maradona, el único santo vivo. No lo olvidés.

-Tú eres el que has dicho que no los pasas.

-Sí, pero tú de allí te inventás que los franceses nos odian y eso no lo ha dicho nadie, ¿eh?

-¿Cómo sabes?

-¿Ves? ¡Vos te inventás cualquier pretexto para crear un tema y después tener sobre qué escribir allí en tu puto barco!

-Es un lindo nombre, mira. Puto barco. Poético.

-Pero seguís sin decirme qué carajo escribís en tu blog.

-¿Cómo puedo saber qué pasará mañana?

-Pibe, te lo repito. Tenés que hacerte ver, tenés que hacerte ver.

Puto barco. No suena mal, en serio. Podría ser el nombre de una bitácora, mira. O hasta de una novela.

-Sí, sí, vení. Ahora, vos vas, te sentás a escribir una novela, ganás un premio y a este pibe que es el que te da las ideas, ni una hamburguesa.

-Estoy por terminar la segunda. Pero, de acuerdo. Si gano algo alguna vez, algún día, volverás a sentir alegría, te invito a un par de hamburguesas gringas a tu querido Mäcki. Palabra.

-No, no, no, pibe. ¡Dejate de pavadas, que después la gente va a pensar que solo me alimento de comida basura todos los días!

Comida cartón suena más bonito. Suena a desechable.

-Sí, pero el cartón por lo menos es reciclable, pibe. En cambio, esa eme del Mäcki

-Lo que comes, quieres decir.

-Che, che, che, parala, parala.

-¿Ya no vas a la cartonería?

-Sí, pibe, sí. Pero no tenés que estar haciendo de todo un tema. ¡Una discusión! Ya te lo decía el otro día, vos podés estar mal de la cabeza, pibe. Deberías hacerte ver.

-¿No es tu profesión?

-Yo soy psicólogo, pibe. No cirujano.

-¿Una lobotomía me recomiendas?

-No. Mirá. Vos lo que necesitás es una buena mina que te haga olvidar los días. ¿Viste? Olvidar el tiempo, el sentido de las cosas, la posición del planeta.

-Che. Soy casado, no lo olvides. Conoces a mi esposa.

-Ah, sí, sí, sí. Digo, ¡no, no, no, no!

-¿Sí o no?

-¡Ahora no pongás en tu puto barco que he dicho que tu esposa no es una linda mina, pelotudo!

….

HjorgeV 18-08-2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s