ELECCIÓN DEL VIENTO (poesía)

Lo nuestro fue una estrella fugaz

Una de esas que se salen de su órbita

por vete a

saber tú qué razones

del perro escondido

O del gato inmundo


Y estuvo a punto de quemarnos

De arrasar con dos humanidades

hechas de días, hojas

y gaviotas


Lo exigíamos todo de

nosotros

Lo alto y lo bajo

Lo agudo y lo grave

La furia y la calma

El vendaval en la arena

intacta

El tacto de la araña en

el fragor de las olas

Despertar llorando para no dormir con

lágrimas antiguas

Retozar en la luz

perdidos

en la oscuridad

Amar el placer de amar

sin pedirle nada a nadie

Ni a nosotros mismos

siquiera

Algo imposible para conjurar

una cópula

Bien se sabe


En nuestro ímpetu olvidábamos

el simple medio

La moderación lejos de los extremos

La boca central succionadora de todo lo

bueno y lo malo

El sentido de la diana

El ojo del huracán

mientras nuestras almas vibraban

como dos pajaritos con corazones

trasplantados

y ateridos de frío

en la mitad del hambre

del hombre


Como si el centro real de las cosas

fuera un abismo que había

que evitar a cualquier precio

Incluso el falsificado

El equilibrio en una cuerda

-lo sabíamos-

presenta dos grandes riesgos

laterales


El borde de un precipicio

sólo un gran riesgo


Y nosotros

nos inclinamos por

él


Yo volteo a veces todavía el

Rostro en una calle

Cualquiera y en

Medio de la muchedumbre

Siento todavía el golpe

Del viento que sentíamos

Al caer

HjV 27-08-08

Anuncios