EL GRAN PROBLEMA ES AHORA LA GRAN SOLUCIÓN

1. CUANDO UNA CIUDAD QUIERE, PUEDE

La noticia del desastre financiero en EEUU me llegó cuando me encontraba de visita en Heidelberg el fin de semana que acaba de pasar.

Justo me acababa de enterar que la policía colonesa había tenido que suspender el mitin del ultraderechista Pro-Colonia por razones de orden público.

La prensa española –tenía El País en mis manos- anotaba que manifestantes de izquierda habían conseguido boicotear el llamado Congreso Antiislamización, en el que el mismo Le Pen había anunciado su participación.

"Nosotros somos Colonia"

“Nosotros somos Colonia”

La realidad (después me enteré al regresar a Colonia por la noche) había sido mucho más compleja.

Todos, la gran mayoría de los coloneses, habían boicoteado ese encuentro ultraderechista: desde choferes de autobuses y taxistas del aeropuerto, gastrónomos y taxistas de la ciudad, simples ciudadanos, y hasta los hoteleros.

Miles de manifestantes de izquierda y público en general habían cerrado las calles del casco viejo de Colonia –donde debía realizarse el acto principal- formando una cadena humana e impidiendo el paso de todo ‘sospechoso’ de participar en el congreso.

La nota fea la pusieron integrantes del Bloque Negro, especie de organización clandestina y altamente agresiva de la que me he ocupado alguna vez aquí en esta bitácora, enfrentándose violentamente a la policía.

Salvo esto último, ha sido un acto de solidaridad con los inmigrantes –y su derecho a practicar libremente su propia religión- pocas veces visto en toda Alemania.

Bueno, pocas veces se ha visto también a la ultraderecha tan tozuda y falta de ideas.

2. LA HISTORIA ES LA MISMA

La historia es la misma.

Aquí en Alemania se puede mostrar con un ejemplo muy claro.

En julio de este año el barril de petróleo llegó a costar 150 dólares. Hoy, apenas dos meses después, cuesta menos de 100.

¿Ha disminuido el precio de la gasolina para los automovilistas?

¡Claro!, dicen las multinacionales.

¿La verdad?

Sólo en un 10%.

Debería ser para reír, eso de ver cómo se burlan impunemente de los automovilistas las grandes multinacionales; sino fuera porque nosotros mismos somos los automovilistas.

La historia es la misma.

¿Se debe controlar el Mercado o no?, es la pregunta que se repite hasta la saciedad y que hasta hace pocas décadas dividió en dos el mundo: en socialistas/comunistas y capitalistas.

Como el socialismo fracasó (si es que alguna vez hubo socialismo realmente), el flanco capitalista se creyó ganador.

Pero el capitalismo nunca ha ganado como doctrina (si existe como tal).

Es decir, nunca ha quedado demostrado que un mercado verdaderamente libre puede ser garantía de paz, pan, justicia y progreso para todos. Ni siquiera para una mayoría.

Al contrario.

Este fin de semana ha quedado demostrado una vez más que el Mercado dejado Libre a sus propias fuerzas puede traerse abajo el mundo.

Ahora, una cosa es controlar o no el Mercado.

Otra, si se puede.

Opino que el entramado económico mundial ya está demasiado desarrollado en un solo sentido como para querer cambiar su orientación, ni siquiera para ser frenado un poco. Su dinámica es imparable.

El ejemplo de arriba, lo demuestra.

El Estado no puede.

Todos saben que los precios de la gasolina en Alemania lo deciden los 5 grandes -Aral, Shell, Esso, Total y Jet-, es decir que los precios no se rigen por las leyes del mercado, las de la oferta y la demanda.

Pero en este caso el Estado alemán no puede intervenir, porque no tiene ni puede encontrar pruebas concretas de conducta delictiva.

¿Qué creen estos inocentes funcionarios, que los directivos de esas empresas lo van a hacer por teléfono o por carta y los van a invitar para ser descubiertos?

Todo esto no debe significar, por supuesto, que el Estado se tenga que rendir.

EL GATO DE DESPENSERO

Por otra parte, los 700,000 millones de dólares que servirán para salvar el sistema en EEUU, ¿de dónde saldrán?

¿Los pondrán Bush y sus consortes de su bolsillo, acaso?

¿Los donarán los más ricos de los superricos de ese país?

Todos saben la respuesta.

Lo pagarán todos los usamericanos. Es su dinero, el de los contribuyentes.

Y Bush les hará creer a todos que ha sido el salvador, incluso.

Es decir, los niños han jugado con el dinero de los padres después de convencerlos de que todo irá bien y será por el bien común.

Cuando los niños ya no pueden y pierden todo, vienen los padres y sin chistar cubren las astronómicas deudas de juego.

Los padres se quedan al borde la ruina.

Los niños siguen con su dinero y sus juegos.

¿En qué planeta estamos?

Este es el símbolo de los Tiempos Modernos:

No entendemos nada.

Vamos, ahora hay promesas de control por parte del Estado. Pero, ¿quién las cree realmente?

Hoy el Capitalismo llora para ser salvado al más puro estilo socialista.

Hoy, hasta el candidato republicano, McCain, quien hace apenas una semana se declaraba contrario a las regulaciones del mercado, se ha convertido en un converso regulador.

Se ha hecho un gran Rescate para Millardarios, pero -como en las películas de Hollywood- sin que a éstos les pase verdaderamente algo.

En palabras más crudas aún:

Los pobres, los obreros, los empleados y la clase media de EEUU han salvado a sus superricos, para que éstos sigan con sus riquezas, sus juegos de casino mundial y sus -falsas- promesas de bonanza para todo el mundo.

Pero, ¿se puede seguir creyendo en un sistema que quiere vendernos algo que ayer era el Gran Problema (la regulación y control de los mercados) y resulta que ahora es la Gran Solución?

¿Se puede seguir confiando en que los mismos Paladines del Riesgo sigan haciendo de Guardianes de ese mismo Riesgo?

¿En el gato de despensero?

¿Se puede confiar en un sistema que incentiva a los apostadores?

¿Apostadores, he dicho?

¡Ni siquiera apuestan con su propio dinero, los muy cobardes!

Y, cuando las papas queman, menos tienen las agallas para asumir sus propias pérdidas.

Esto es sólo el comienzo, jóvenas y jóvenes, damas y caballeros.

…$.

HjorgeV 22-09-2008

Anuncios

Un comentario sobre “EL GRAN PROBLEMA ES AHORA LA GRAN SOLUCIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s