AH, LAS AFICIONES (y II)

Creo que si perdemos los dos partidos que se vienen, lo sabré aceptar.

Está bien, diré.

Mala suerte.

¿No me creen?

¡Desde 1982 estoy en las mismas!

Ya tengo práctica. Y cuánta.

Por lo menos, me repito, me gustaría que los jugadores dejaran todo en la cancha.

Sinceramente, soy de los que saben aceptar las derrotas si se ha hecho todo lo humanamente posible y no se ha podido. Sacaré más o menos pañuelos, pero lo sabré aceptar.

El que lo tiene especialmente difícil es el entrenador, José Guillermo del Solar.

Me gustó Chemo porque durante el último partido contra Argentina, se quedó relativamente lejos de la cancha, sentado sobre una silla de plástico que los dirigentes peruanos debieron comprar minutos antes del partido, a juzgar por su aspecto enclenque.

¿Se creen estos señores que esas son cosas que no se notan en la televisión?

Pero dejemos la decoración a un lado.

Personalmente, detesto a ese tipo de entrenadores que se las pasan queriendo enseñar desde el borde del campo (y todo el bendito partido, además) todo lo que debieron enseñar y practicar en los entrenamientos y, obviamente, no lo hicieron.

Respeto a aquellos que dicen, muy bien, yo ya hice mi trabajo, ahora les toca a ustedes.

Mis amigos alemanes se ríen con y de mis cuitas futboleras.

Me preguntan, medio en broma, medio en serio, si en mi país se juega al fútbol.

-No tenemos la suerte de tener a Luxemburgo, San Marino, Lichtenstein o Malta de rivales –les respondo.

Ellos no se pueden imaginar cómo son las eliminatorias sudamericanas. Tan duras que, no hace mucho, hasta un equipo como el pentacampeón mundial Brasil sudó frío en La Paz y en Lima para quedar 1:1 en ambas oportunidades.

Pero no sólo es eso.

Los alemanes no conocen la historia de nuestro país.

Hace poco me topé con una nota en la Red que recordaba al gran Juan ‘Loco’ Seminario, con quien Perú le empató a Brasil 1:1 en Lima y perdió -por las mismas eliminatorias para Suecia- 0:1 en Río de Janeiro.

Al año siguiente, Brasil fue campeón del mundo.

Con unos grandes desconocidos, además, que respondían a estos graciosos nombres: Garrincha, Didí, Zagallo y Pelé.

¿Quién los conoce hoy?

El piurano Seminario, por otra parte, es hasta ahora el único peruano que ha sido goleador -pichichi- de la liga española y el único del mundo, junto con Van Basten, que le ha marcado tres pepas a Inglaterra en un mismo partido.

Minucias, claro.

Como aquella de haber ganado dos veces la Copa América o la de nuestra participación en las Olimpiadas de Berlín en 1936.

Aquella vez, un equipo en el que había varios morenos afroperuanos se clasificó para las semifinales después de golear 7:3 a Finlandia y 4:2 a Austria.

(Según algunas versiones, Hitler, indignado por la superioridad patente de un equipo no ario, ordenó repetir el partido contra Austria, provocando la protesta y el retiro de nuestra selección y de toda nuestra delegación olímpica.)

Algunos dirán que se trata de la prehistoria de este deporte.

Pero lo menciono justamente para fundamentar lo que quiero decir: tenemos tradición y cultura futbolística en mi país.

No tenemos los más de 7 (¡siete!) millones de futbolistas oficialmente registrados que hay en Alemania, pero un combinado de los equipos Deportivo Municipal y Alianza Lima derrotó el 7 de enero de 1971 por 4:1 al Bayern Múnich de Gerd Müller y el Káiser Beckenbauer.

(Kaiser, sin la tilde, es ‘emperador’ en alemán.)

Aparte de dirigentes serios, honestos y verdaderamente preocupados por el deporte, nuestra niñez y por nuestro futuro como nación, nos falta aguante, aprender a lucharla también en desventaja, cuando se va perdiendo, hasta el final, aunque vayamos 0:5.

¿Nadie sufrió nunca un accidente? ¿No hay gente que pierde una pierna, una mano o su trabajo y todas sus propiedades?

¿Se tiene que rendir uno por eso?

Como futbolistas, nos falta pugnacidad, saber soportar la presión y no bajar la cabeza cuando las cosas no salen como queremos o como nos lo habíamos imaginado.

Pero eso es algo también lo tenemos que aprender nosotros como público.

Y no sólo reclamárselo y exigírselo a esos seres humanos llamados jugadores.

…$.

HjorgeV 27-09-2008

…$.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s