EL GODZILLA CAPITALISTA

Cibernavego con Mozilla Firefox, porque, para empezar, eso de estar cerrando ventanas emergentes, indeseadas e indeseables, no es algo para mí.

Hace 10 años, la Fundación Mozilla puso un huevo cibernético: declaró como software libre el código fuente de sus programas.

Hoy, Mozilla Firefox ya es todo un Godzilla en la Red, un verdadero gigante que salió de su huevo para conquistar el mundo.

Pero, ¿quién era Godzilla y qué diablos tiene que ver con la crisis financiera actual?

[UNA EXPLICACIÓN DIDÁCTICA DE LA CRISIS CON HUMOR]

GODZILLA: ALEGORÍA DEL TERROR NUCLEAR

Tras los –para mí- más grandes atentados terroristas de la historia (Hiroshima y Nagasaki, con más de medio millón de víctimas, un cuarto de ellas muertas, de acuerdo a los cálculos más optimistas), Japón se quedó con un trauma probablemente perenne.

En 1954, un joven japonés que había pasado un año como prisionero de guerra del ejército chino y que había trabajado al lado del gran Akira Kurosawa, inició una serie de películas de ciencia ficción que tenían como protagonista a un saurio gigantesco.

El monstruo de Inoshiro Honda se llamaba Godzilla y fue un éxito comercial mundial.

Nada menos que 28 películas similares se han filmado desde entonces hasta ahora.

En el original de 1954, Godzilla, una especie de dinosaurio creado a través de experimentos nucleares y que nace de un simple huevo (una alegoría del trauma nuclear vivido), crece hasta alcanzar la altura de los rascacielos y termina destruyendo Tokio.

Pero sigamos haciendo historia para llegar a un engendro más moderno.

¿CORRERÁN LOS ALEMANES A RETIRAR SUS AHORROS?

En 1998, la Argentina entró en una increíble recesión y en un periodo de depresión económica que duró cuatro años.

(Entonces se achacó la crisis tanto a la rigidez como a la liberalidad de los mercados. Con una naturalidad tremenda además: blanco y negro a la vez.)

Una de las medidas más duras y controvertidas del gobierno argentino de esa época fue la de congelar los depósitos bancarios.

Entonces –aún lo recuerdo- los alemanes reaccionaron con estupor y menearon las cabezas cuando vieron cómo los argentinos se lanzaban a retirar sus ahorros presagiando lo peor.

Miraban en la televisión y en los diarios las colas de argentinos tratando -muchas veces infructuosamente- de retirar sus ahorros, en muchos casos de toda la vida, con una mezcla de asombro, compasión pero también de arrogancia: “Eso no nos podría suceder a nosotros”, pensaban, sin atreverse a decirlo del todo en voz alta.

Pero los alemanes no fueron los únicos en reaccionar así.

En ese entonces, nadie -tampoco-, podía imaginar que una potencia como EEUU iría a pasar por el apuro de ciertos países, como el Perú o la Argentina, de no poder pagar su deuda externa.

Cuando hace cosa de un par de semanas llegó la nefasta noticia del colapso del sistema financiero usamericano, los alemanes volvieron a menear la cabeza.

¿Cómo se habrán quedado esta mañana con las nuevas noticias?

¿Y qué tiene que ver todo esto con Godzilla?

EL TSUNAMI LLEGÓ A ALEMANIA

Hoy, Angela Merkel ha despertado a sus compatriotas de un profundo ensueño.

Después de haber estado criticando a la administración de Bush por no haber sabido frenar a tiempo los descontroles financieros de su país, ahora Angie –la administración de este país- se tira atrás y ha anunciado una ayuda directa al segundo banco hipotecario de Alemania, el cual se encuentra al borde de la quiebra.

“No permitiremos que una entidad ponga en peligro todo el sistema”.

Es lo que dice ahora. Y es algo que no parece sonar mal.

Solo que lo dice ahora la misma política que días atrás había amenazado con denunciar en la Unión Europea a países como Irlanda y Grecia por la misma práctica.

El riesgo añadido de esta sorprendente e inesperada actitud de uno de los llamados grandes de Europa, es que puede llevar al resto de los países a hacer lo mismo, arrastrándolos en una vorágine con imprevisibles resultados.

Se trata de un arma de doble filo.

Por un lado, tranquilizar a la población, garantizándoles que el 100% de sus ahorros están seguros y evitar así una estampida popular a los bancos para tratar de retirarlos.

Por otro lado, siempre se corre el peligro que de esto se aprovechen los grandes especuladores financieros, quienes, justamente, acaban de demostrar ser capaces de tirarse abajo la economía de un país como EEUU sin ningún escrúpulo, además.

El mensaje de Merkel es, por eso, peligrosísimo.

Porque se intenta corregir el tamaño del zapato cortándose uno o varios dedos, con el peligro añadido de desangrarse.

¿EL ‘COMUNISMO’ BURSÁTIL?

Pero, cuidado, no hay que engañarnos.

Esto es solo la punta del témpano.

Hay más huevos incubándose en este nuevo (?) y gigantesco Caso Gozilla Financiero.

Después de que los propios adalides del Mercado Libre empezaran a cavar la tumba de su propio sistema (sin saber ahora qué hacer), son los chinos los que -también- ya han tomado las riendas del acontecer económico mundial.

Ahora que está claro que los mercados no son capaces de regularse por sí mismos, el sistema político y financiero chino se verá reforzado.

Ojo. Atención.

Nada menos que tres de los cinco mayores bancos del mundo tienen su sede en China.

Los chinos ha inaugurado un nuevo juego planetario: el ‘comunismo’ bursátil.

Pero dejemos a los olímpicos por ahora de lado y concentrémonos en Occidente.

EL RESCATE ES UN CHISTE

Que el rescate planteado por la administración bushiana es más o menos un chiste, lo demuestra el hecho de que en un solo día, Wall Street perdió casi el doble del presupuesto aprobado para el plan de rescate.

¡En un solo día!

¡Y casi el doble!

Los especuladores no se detienen.

Al contrario.

Son las nuevas situaciones las que les dan más impulso, más hambre y más sed: las nuevas opciones de enriquecerse, las grandes sumas que pueden cambiar de dueño o cajón.

Si antes no habían tenido ningún escrúpulo en traerse abajo incluso la economía de su propio país (ya es posible imaginar qué tan bien forrados están para permitírselo), menos lo irían a tener (esta tendría que haber sido la conclusión) con el dinero de los contribuyentes, que es de donde va a salir la suma del llamado rescate.

¿No estaba ya claro?

El Godzilla Capitalista ya había roto el huevo, asomaba la cabeza peligrosamente, pero todavía Europa y el resto del mundo no lo querían creer.

Es más, seguimos sin creerlo.

Y todo esto sin tomar siquiera en cuenta que quienes terminarán fortaleciendo de nuevo a los que hoy quiebran, serán los pobres de siempre.

Porque no será otro que el dinero del contribuyente el que se use para tratar de ‘salvar’ los bancos y empresas similares en peligro de quiebra.

¿UN VERDADERO RESCATE O UN CINTURÓN DE PIEDRAS?

Lo que no se debe olvidar es que lo que ahora puede o aparenta ser un plan de rescate, dentro de poco será indefectiblemente el cinturón de piedras del próximo nadador en la presidencia de EEUU.

Y lo mismo vale ahora para Alemania.

Con todas las consecuencias que eso pueda tener en el resto del mundo.

Que Bush esté jugando otra vez irresponsablemente a hacer de dios no solo en el ajedrez geopolítico en el que se ha convertido el planeta, sino también en el juego de Monopolio que ya formalmente es, ya no nos debería llamar la atención.

Que vuelva a engañar como lo hizo para poder invadir Irak –con la anuencia y el mayoritario aplauso del resto del Primer Mundo-, tampoco deberá sorprender a nadie.

Esta vez, ¿quién puede creer honestamente que no tratará de ayudar más a sus amigos y a sus socios que a la economía de su país, ignorando así a los más necesitados e, incluso, a la clase media usamericana?

EL GODZILLA CAPITALISTA

Personalmente, sospecho que es demasiado tarde y que el Mercado Libre se ha puesto su propia soga al cuello.

Pero para beneficio de unos cuantos.

Podrá parecer ciencia ficción, pero a partir de ahora cada vez más todo el sistema económico mundial estará en manos de una clase social sin fronteras, sin nacionalidad única, casi incógnita y que es capaz de tirarse abajo el planeta por aumentar sus ganancias más que astronómicas.

Una Clase Especuladora Supranacional, me atrevo a llamarla.

Es el Engendro del Mercado Libre: un monstruo devorador, apostador, inescrupuloso y altamente insaciable que acaba de salir del huevo.

Una criatura que ni siquiera había imaginado Marx en el peor de sus sueños anticapitalistas ni los pensadores más liberales de las últimas décadas.

Es parte de la dinámica del capitalismo, no nos asombremos.

Es el efecto de dejar a fuerzas cada vez más crecientes e influyentes (es decir, cada vez más desconocidas en su efecto) el control de todo un aparato complejísimo y del que depende la sed, el hambre, la salud, la cultura, el vestido, el techo y la movilidad del mundo.

Fuerzas que, por otro lado, no muestran mayor aprecio ni interés por el sistema en el que se mueven y medran, salvo en la medida en que se pueden nutrir de él y aunque tengan que aniquilarlo.

Ya lo estamos viendo. (Comprobando, dirán muchos. Con razón.)

¿EL DINERO ES (CASI) COMO LA ENERGÍA?

Veamos una sola de las consecuencias de la actual crisis mundial.

Para efectos prácticos y normales, el dinero es como la energía.

Se transforma, pero no desaparece.

Lo peor que le puede pasar al dinero como valor real es que se transforme en materia: un banco que se incendia (cenizas), un barco que se hunde con su cargamento (metal aherrumbrado), dinero que se pierde en el desierto (papel deteriorándose) o dinero se olvida sin que nadie lo encuentre (más papel y tinta abandonados).

Salvo estos casos, el dinero cambia de manos, pero no desaparece.

(En verdad es mucho más complicado el asunto y existen excepciones a esta comparación, casi todas criminales: cuando se ‘inventa’ el dinero, por ejemplo, sea por medio de la ‘maquinita’ estatal o de alguna mafiosa. Pero aún en las grandes bancarrotas, si no es un banco el que asume las pérdidas, alguien lo pierde nominalmente, por lo general los empleados y obreros de la empresa quebrada.

Por otro lado si las acciones de cierta empresa que antes valían una determinada suma y a la hora de vender le pagan solo la mitad o un décimo del valor anterior, entonces ese ‘dinero’, ese valor se pierde. Algo que también ha sucedido masivamente en esta crisis financiera porque existían muchas cifras simplemente infladas. Pero no es esto lo que me preocupa aquí, sino la parte que sigue en juego y que sigue en la mira de los especuladores.)

Es importante recordarlo en esta behetría al estilo Las Vegas en que se han convertido las finanzas mundiales en el término de apenas un par de semanas.

Es decir, gran parte del dinero que actualmente están perdiendo las grandes empresas que se van a la quiebra y todo el dinero que están inyectando los gobiernos para tratar de salvarlas (independientemente de si lo consiguen o no) está yendo a parar a alguna parte.

A otras manos.

No se ha perdido.

¿Adónde ha ido a parar?

Si tomamos en cuenta lo dicho líneas atrás, está de más preguntarse quién se quedará con todas estas nuevas ganancias.

Quién se quedará con gran parte de lo que han perdido las gigantescas empresas que se han ido a la quiebra tanto en EEUU como en Europa.

Ese dinero real que sigue en juego lo tiene ahora un nuevo Godzilla, para decirlo con la metáfora que propongo aquí.

EL NUEVO PANORAMA: MÁS JINETES

Ahora bien, en un sistema económico y financiero como el que prima en el mundo, más dinero significa más poder, influencia y control.

De tal manera que no es difícil vaticinar que en esta crisis mundial solo un actor (o por lo menos él con seguridad) va a salir mejor alimentado y más fuerte para crecer.

Para mí, algo así como la clase supranacional especuladora: El Godzilla Capitalista.

Esto recién acaba de empezar, repito.

Curiosamente, la sorpresa tiene que haber cogido mal parado a cierto grupo dirigente de EEUU -al que pertenece el propio Bush y su hermano Jeb, Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz y Dick Cheney, entre otros republicanos y neoconservadores-, patulea que ya tenía sus planes para dominar el mundo.

Me estoy refiriendo al Proyecto por el Nuevo Siglo Usamericano, grupo formado en 1997 con la inocente meta de “promocionar el liderazgo mundial de EEUU” y que no dudó en recomendar y fomentar la invasión de Irak como parte de su plan.

Hoy entre los mismos republicanos no se entienden.

El nuevo Godzilla Capitalista, simplemente, se les ha adelantado.

¿Es el fin del capitalismo, como dicen algunos?

No lo sé.

Solo sé que el nuevo Godzilla acaba de salir de su huevo.

Y que no me llamaría la atención que el mundo se convirtiera en un gran Parque Jurásico, con saurios galopados por los nuevos jinetes: los banksters.

Neologismo que hibrida a banqueros y gánsters.

…..

HjorgeV 06-10-2008

…..…..P.D.: Gracias a Antonio Amarayona por el envío del video del comienzo, que vuelvo a mostrar tras la rectificación.

…..

RECTIFICACIÓN: Si bien el dinero que existe como papel moneda se porta más o menos como la energía porque no se pierde, solo pasa de manos, en el mundo financiero y especulador, existen valores que se inflan y desinflan. Cuando las acciones de una empresa aumentan o disminuyen, por ejemplo. También puede darse el caso que lo que ayer valía un par de millones en el mercado de valores, hoy nadie quiera dar un céntimo por lo mismo y se pierda en gran parte o parcialmente como nació: en el aire. La crisis económica mundial también tiene su origen en la capacidad –unida a la falta de control y límites- que tienen banqueros, especuladores, empresarios, magos, publicistas, inversionistas y malabaristas financieros para inflar valores sin mayor sustento real. HjV..

THE LAST LAUGH: UNA EXPLICACIÓN ‘DIDÁCTICA’ DE LA CRISIS

Se trata del programa The last laugh (la última risa o carcajada) producido por la BBC de Londres.

Es una abierta y certera sátira a la crisis financiera de EEUU, a sus prácticas y a sus absurdos, concretamente a los llamados créditos subprime.

Sin embargo, no deja de ser un buen retrato de la economía mundial actual: dirigida por banksters (banqueros gánsters), payasos, asaltantes, oportunistas, magos (falsos y verdaderos), malabaristas, contorsionistas, charlatanes, mentirosos y despistados.

Estos últimos somos nosotros y nuestros gobiernos.

Habiéndonos creído el cuento de que el capital y los mercados se regularían solos, hemos dejado hacer y pasar y ahora nos hemos dado cuenta muy tarde.

George Parr, el entrevistado, es una figura ficticia y el programa fue emitido nada menos que hace casi exactamente un año (!): el 14-10-2007.

Una lástima, nomás, que se haya tenido que recurrir al racismo en esta didáctica y divertidísima sátira.

HjorgeV 07-10-08

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s