CAOS MUNDIAL: ¿MUERE EL DÓLAR, NACE EL AMERO?

Mientras en EEUU, el pacato candidato republicano McCain no encuentra mejor forma de ganar puntos que llamando ‘terrorista’ y ‘socialista’ (qué desesperación) a Obama; Inglaterra, al otro lado del Atlántico, está usando su ley antiterrorista para congelar vindicativamente bienes islandeses.

Mientras una investigación oficial acaba de encontrar a Sarah Palin culpable de abuso de poder, Burlasconi, por su parte, propone muy discretamente el cierre temporal de las bolsas, además de azuzar a hacer negocios ahora que se presentan tantas oportunidades de compra, el muy listo.

No es una broma. No es una burla.

Mientras el pánico en las Bolsas mundiales crece, los inversores privados sólo confían ya en intervenciones públicas directas de los bancos privados y en el control estatal futuro.

Es decir, en el modelo chino olímpico-comuno-capitalista post Mao.

Qué enredo.

Pero esto es lo que acaban de decidir los ministros de economía y los presidentes de los bancos centrales de los países más ricos de la Tierra, el llamado G-7 y que reúne a EEUU, Alemania, Francia, Canadá, Reino Unido, Japón e Italia.

Increíble, además, porque han añadido una cláusula plenipotenciaria, al modo de los grandes dictadores de todas las épocas.

Pues se permiten adoptar “todos los pasos que sean necesarios” para ayudar a los bancos y a las instituciones financieras.

Es decir, se está empezando a premiar de paso, a nivel estatal (léase con el dinero de todos), el descalabro al que nos han conducido esas mismas instituciones privadas que antes rechazaban toda intervención o control por parte del estado.

La justificación es alta, sí. Pero los objetivos, justificaciones, metas, deseos e intenciones siempre son altos cuando se quiere.

¿Lo han consultado democráticamente?

¿Han explicado a sus gobernados y electores el alcance y los peligros de esta decisión?

No.

Porque cuando hay pánico, ya se sabe, todo se debe, se puede y está permitido.

Recordemos, nomás, todo lo que ha permitido hasta ahora ese terrible atentado en Manhattan del 11-S, que bien podían haber evitado la CIA, el FBI y el servicio secreto de EEUU y que por eso mismo algunos suelen llamar Autoatentado.

Todas son noticias del diario de hoy, sábado 11-10-2008. Ojo.

No estoy inventando nada.

Esto ya es un ‘crash’ titula El País su editorial del día de hoy.

Y uno ya no sabe si lo dicen como remedio, confesión, alarma, consolación, resignación o simple asombro.

Por otro lado, ya hay quien señala a Alan Greenspan como uno de los culpables de la crisis, nada menos que el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz.

El mundo es un caos.

Es interesantísimo.

Los mismos especuladores que semanas atrás se habían reído sobándose las manos porque habían conseguido precios inimaginables para el barril de petróleo, por ejemplo, ahora ven caer su precio a la mitad.

El precio al consumidor, al último de la cadena (al automovilista), permanecerá más o menos fijo, está claro.

Dejando la gran enseñanza y mejor constatación que se puede sacar de todo este embrollo financiero mundial.

Porque a partir de ahora ya nadie podrá afirmar que las leyes de la oferta y la demanda son las que, que los precios se rigen en base a, que lo que se necesita es menos control del estado y más libertad para, que todo se arreglará mediante, que el mercado libre y sus milagros y su autorregulación, que sólo hay que tener paciencia. En fin.

Por lo menos ahora hay consenso.

¿Qué dirá Marito Vargas a todo esto, mi compatritota defensor a ultranza del Mercado Libre, personaje que tanto admiro, como escritor pero no como político?

Por ahora, permanece callado y su última diatriba fue contra la especulación en el arte, que bien puede leerse como una fuerte crítica al y una alegoría del estado de cosas actuales. Aquí un fragmento:

La verdad es que no hay que sorprenderse de lo ocurrido con Hirst y su operación especulativa en Sotheby’s. El arte moderno es un gran carnaval en el que todo anda revuelto, el talento y la pillería, lo genuino y lo falso, los creadores y los payasos.

Es más, parece referirse directamente al momento actual y a sus actores, cuando señala:

las manipulaciones mafiosas de galeristas, coleccionistas y marchands y la ingenuidad de un público extraviado y sometido.

(Y ya que estoy por mi país, por qué dejar de mencionar el último escándalo de corrupción que -otra vez- llamará la atención sobre los corruptos y corrompidos, pero dejará con las manos limpias y lavadas a los corruptores, en este caso una empresa noruega. ¡Corruptos son tanto los corrompidos como los corruptores!)

Estamos, obviamente, entrando a una nueva etapa de la Historia Mundial.

El Plan para el Nuevo Siglo Usamericano de Bush, Rumsfeld, Cheney y su patulea -o patota, como decimos en mi país-, ¿tendrá que ver con todo esto o se trata de una mera casualidad?

¿CAE EL DÓLAR, NACE EL AMERO?

Interesante, también, este momento histórico que estamos viviendo, porque teorías que hasta ayer se habían tratado como meras conjeturas o simples estupideces, ahora resulta que podrían ser ciertas.

La nueva moneda común norteamericana, por ejemplo.

¿Unión Común de América del Norte?

Quien sabe algo de geografía mundial, sabe que América es un continente y no un país (aunque cada país tiene el derecho a llamarse internamente como quiera: Cielo, si fuera el caso, por ejemplo).

También sabe que México no pertenece a Sudamérica.

(No es una broma, me he encontrado con muchos europeos que así lo creen y me lo han querido demostrar –incluso- con un mapamundi en mano. Menos mal que no soy mexicano, me digo. ¿O me podría permitir llamar África del Norte a España o Italia? Porque cerca, muy cerca, están.)

Y ese alguien que sabe de geografía, sabe también que Norteamérica es una parte de nuestro continente, un subcontinente, tampoco un país.

Buenos pues, lo que hasta ahora había sido solo una teoría desmentida vehementemente por los gobiernos de EEUU, Canadá y México, es posible que pronto sea realidad. (Groenlandia pertenece al Reino de Dinamarca.)

Me estoy refiriendo a una nueva posible moneda común norteamericana: el Amero.

Ya en el 2006 se hablaba públicamente al respecto, pero entonces parecía una broma de mal gusto.

Y hoy existen varias voces periodísticas del mismo EEUU que alertan al respecto. Incluso algunas que hoy pueden sonar apocalípticas como las del periodista Hal Turner, quien en un video muestra un amero y hace aseveraciones que (hoy, repito) parecen fantásticas.

¡Hasta para los mexicanos es un tema de lo más común!

Y es que estas últimas semanas las más fieras y oscuras predicciones respecto al dólar y la economía usamericana no dejan de volverse realidad.

No es una casualidad que Oliver Stone haya tenido prisa por filmar su última película W, (adivinen a quién se refiere con esa letra) en nada menos que ¡46 días!

Antes de las elecciones presidenciales de su país, se entiende.

Algo se cuece y ya no parece irreal.

¿Alguien podía haber imaginado apenas un par de meses atrás que los países más ricos del planeta se reunirían de emergencia para aprobar la participación y el control estatal en la empresa privada, tratando de salvarla, además?

Unos comediantes británicos presentaron una didáctica explicación de las hipotecas de alto riesgo o subprime, que ya presenté aquí un par de días atrás.

¡Lo hicieron hace un año!

Es decir, hasta unos actores desconocidos en el resto del mundo pronosticaban más o menos lo que se veía venir, mientras que los grandes políticos nos callaban la verdad.

Lo sustancial es lo siguiente:

Si hace unos días se criticaba al gobierno de Bush por estar intentando obtener poderes dictatoriales irrevocables para intentar resolver la crisis, lo mismo acaba de ser decidido por los gobernantes de los países del G-7.

Existe una especie de consuelo.

Una periodista de The Huffington Post, Larisa Alexandrovna (a quien tras el final de la Guerra Fría nadie podría acusarla ya de espía soviética), lo venía advirtiendo.

Bienvenidos al final se titula su artículo.

Ella lo ve aún más negro.

Aparte de ver en el llamado Plan de Rescate un simple paso del dinero de los contribuyentes a poderosas manos privadas, ve también todo esto como la antesala a una especie de golpe de estado.

La periodista acusa abiertamente al gobierno de Bush de haber creado y fomentado la crisis para luego, pretextando querer controlarla, derrumbar la democracia.

Bueno, algo de lo último está ocurriendo ya. Y no solo en EEUU: los gobiernos de los países más poderosos del planeta están tomando decisiones que justifican solo con el pánico y que significan una masiva intervención del estado en la economía privada y -a mi entender- un exceso en sus competencias constitucionales. Lo mismo que se le criticaba a Chávez y Morales -guardando las respectivas y pertinentes distancias-, ahora parece estar de moda.

Claro, ya no lleva el ‘feo’ nombre de nacionalizaciones -parciales- sino, el más orondo de Rescates, que hasta parece el título de una película de Hollywood.

Personalmente, ya nada me asombraría. Porque sentado el caos, ¿ya qué puede asombrar?

Ocho años le han bastado para dejar al planeta en un completo y peligroso caos al hijo de Bush senior.

¿Cómo se traducía eso al inglés?

¿Son of a Bush?

…..

HjorgeV 11-10-2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s