ERROR Y MEDIO: NO BUSHEES, PUES

Decía anteayer, que sigo con la duda:

¿Por qué se le ha soportado y sigue soportando tanto a Bush?

¿Cuál es la explicación para esto?

La sociedad usamericana ha tenido que romper varios tabúes y reglas no escritas en estas últimas elecciones.

Empezando por la ascendencia africana del candidato ganador -su padre era, además, musulmán-, pasando por su lugar de nacimiento –Honolulu, Hawái-, su nombre completo -Barack Hussein Obama Jr.- y su etapa escolar en Indonesia, hasta su pasado religioso musulmán.

escipion-el-africano1ESCIPIÓN EL AFRICANO, emperador romano, S. II a. C.

(Imagen: Wikipedia)

Obama es obviamente un resultado de la crisis.

Es decir su triunfo se lo debe principalmente a Bush.

Existe, por otra parte, un triste paralelismo entre el triunfo de Obama y los antepasados de sus compatriotas descendientes de esclavos africanos.

EMPEZANDO CON LAS MANOS VACÍAS

El nuevo presidente usamericano tiene la piel más o menos oscura, pero no desciende de ellos. No es ese el paralelismo.

Cuando Lincoln abolió oficialmente la esclavitud, los primeros libertos tienen que haber sentido la misma sensación de triunfo, alivio, liberación y justicia que deben haber sentido Obama y muchos más.

Pasada la euforia, tienen que haberse dado cuenta de que en verdad no tenían nada y de que la libertad les valía de poco si no tenían mayores medios, apoyo y todas las puertas se les cerraban.

Si bien esto último no es el caso del candidato demócrata, tanto esos esclavos como él, empiezan con mucho en contra y con algo común: empiezan con las manos vacías.

Peor aún.

Tanto esos esclavos libertados como Obama empiezan con todo en contra, en menos, debiendo.

Libertar a los esclavos y dejarlos a su suerte, sin educación garantizada, medios materiales, vivienda propia y decente, sin vínculos grupales realmente valiosos ni tradiciones familiares, sin ninguna cultura común ni continuidad educativa, y, peor aún, sin ningún reconocimiento ni resarcimiento por su trabajo gratuito y doloroso, fue tan cruel y absurdo como la misma esclavitud.

Solo quien cree en la superioridad de una raza respecto a otras, puede cerrar los ojos ante la realidad: después de más de siglo y medio de la abolición oficial de la esclavitud y después de casi 50 años de decretado el fin (oficial) de la discriminación racial en EEUU, el colectivo de los descendientes de africanos sigue sin poder encontrar un lugar digno en la sociedad a la que regaló (a latigazos) su esfuerzo y su vida para contribuir a su riqueza.

El racismo político, social y económico remanente continuó haciendo su trabajo, con los resultados que vemos ahora.

Obama por su parte, no solo empieza con el mayor déficit macroeconómico de la historia de su país.

También comenzará su mandato con un legado especialmente maligno.

EL LEGADO MALIGNO DE BUSH

Bush no solo nos deja (sí, al mundo entero) dos y hasta tres guerras abiertas: dos de ellas en verdad invasiones a países más o menos indefensos y la tercera contra un enemigo al que ha terminado copiando en sus métodos. Terroristas, se entiende.

Habiendo empezado con un superávit heredado del gobierno de Clinton, se marcha, además, muy tranquilo a su rancho dejando un hoyo de 455.000 millones de dólares de déficit presupuestario.

Suma a la que hay que añadir los 10.000 millones de dólares que cuesta la invasión de Irak por día, más los 700.000 millones que sus amigotes de Wall Street necesitan para continuar con su capitalismo casino.

(American Express se ha sumado a la lista de los pobres menesterosos esperando su generosa limosna hace apenas unos días. Las lágrimas se me caen solas.)

Obama pronto se dará cuenta de que no hay nada que celebrar, que Bush deja EEUU económica y moralmente descalabrado, a Irak material y espiritualmente en ruinas y a la economía mundial tambaleándose.

Y esto, sin tener en cuenta el gran daño moral que le ha hecho a su país y al mundo entero en otros aspectos.

Por otra parte, muchos no pueden entender que parte del daño hecho por Bush también lleva el nombre de personajes como Chávez o Ahmadineyad.

bush-avion

Que las fanfarronadas bushianas han sido el mejor caldo de cultivo para que otros se atrevan a lanzar las suyas propias, retándolo incluso verbalmente.

No pueden o no quieren entender que cada Acción Bush ha creado su Reacción Bush en el mundo, con consecuencias en distintos niveles y ámbitos que todavía están por verse y descubrirse.

Lo malo es que no se ha aprendido la dura lección.

NO SE ESTÁN CAMBIANDO LAS LEYES

Por lo menos Europa ni el resto del llamado Primer Mundo lo han hecho.

¡No se están cambiando las leyes!, por ejemplo.

Ni se está contemplando cambiarlas.

Ni siquiera estoy hablando de iniciar un Plan Ético en las escuelas.

Aquellos que lleven a la ruina y al hambre a miles de personas e, incluso, a un país entero, pueden seguir jugando su particular casino financiero sin preocuparse: las leyes los siguen amparando.

Los que roban por necesidad, por desesperación o por enfermedad (la drogadicción lo es) son los que seguirán llenando mayoritariamente las cárceles del mundo.

Jueces, políticos, dirigentes, estadistas, administradores en general, estudiosos, científicos, no quieren cambiar nada.

Mientras el planeta se tambalea en más de un sentido, los que verdaderamente podrían hacer algo en sus respectivos países, no ven la necesidad de cambiar absolutamente nada.

Hace un par de días leí en el diario que existía un costoso proyecto llamado Operación Captura 2, que funciona a través de la Red y es un trabajo conjunto de las organizaciones británicas Crimestoppers, la Serious Organizad Crime Agency, la embajada de su país y las autoridades españolas.

Existía, concretamente, una lista de “Los más buscados”.

Obviamente, no esperaba encontrar a Bush ni a Rumsfeld en ella.

Pero sí, a alguno de los banksters (banqueros gánsters) responsables del descalabro y de los momentos de incertidumbre por los que pasa el mundo entero.

Pues, no.

La mayoría de los buscados son por cuestiones de drogas.

Ilegales, se entiende.

Es decir, por delitos verdaderamente menores, si se tiene en cuenta que el daño que causan las drogas legales como el alcohol y el tabaco, es abrumadoramente mayor que el de sus congéneres clandestinas, que no tienen otro objetivo, por lo demás, que hacer momentáneamente feliz a un ejército de desesperados sociales.

La gran pregunta tendría que ser la siguiente:

¿Quiénes son los interesados en gastar tantas energías en algo así, cuando en realidad las estafas fiscales y financieras, el ocultamiento de dinero en Suiza o Luxemburgo, la tortura y la invasión de países son cosas mucho más graves, gravísimas, que el tráfico de drogas ilegales?

Otra cosa, por supuesto, son los homicidas y secuestradores de esa lista.

LO MÁS LEJOS POSIBLE

Bush se va.

Lo hace contento, relajado.

Es que para él no ha pasado nada.

En su mente, en su mundo desgajado del real, las cosas han mejorado, seguimos teniendo el mejor sistema comercial y financiero jamás inventado, no ha habido caídos en Irak, el sistema de seguro médico en EEUU es algo envidiable. Me detengo.

A él, no le ha podido suceder mejor cosa que estar haciendo el tejano bonachón durante ocho años al mando de la que aún es la primera potencia mundial.

Dudo que alguien tenga el valor y los medios para juzgarlo por sus actos.

Se va un mentiroso, torturador (quien ordena, protege y promueve la tortura lo es) y arruinador.

Por lo menos, el mundo puede empezar a respirar más tranquilo.

¿El mundo puede empezar a respirar más tranquilo?, he dicho.

Obama no cambiará el mundo.

Peor todavía.

Los que ven en él a la salvación de EEUU e, incluso, del mundo, olvidan que tanto él como el propio Bush, son simples instrumentos dependientes de un poder mucho más poderoso y casi invisible que realmente no tiene ningún interés en alterar un centímetro el status quo.

El llamado a la reunión del G-20 ha sido quizás la estocada final que se le ha dado a la ONU, sin que nadie haya reclamado.

El mundo se debate al borde de su colapso financiero y comercial, y la mayor potencia del mundo no quiere una solución de todos, sino de 20.

Se necesitan mecanismos de regulación del sistema financiero internacional, pero el término internacional solo está dirigido a un grupo elitista de naciones.

Es la misma historia de siempre: llenarse la boca con palabras como libertad, democracia y mercado libre, para usarlas después sólo cuando conviene.

El llamado Primer Mundo no ha aprendido la lección.

Es grave, a mi parecer.

Tal como están las cosas, habría que contentarse con que Obama retire el veto presidencial de una moción del congreso que quería prohibir la tortura, y con que cierre Guantánamo.

Algunos creen que Obama no hará otra cosa que quitarle el carácter hamponesco al gobierno de un país que terminó pareciéndose en sus métodos y sus prácticas a los terroristas que decía querer combatir.

Pero que, aparte de no haber podido combatirlos adecuadamente, ha conseguido que se multipliquen.

Como un pobre demente irresponsable, Bush seguirá sonriendo.

Y como no podría ser de otra forma, se va ayudando a sus amigotes.

En cierta forma es bueno que EEUU haya entrado en crisis, porque muchas de sus arbitrariedades como potencia imperial las cometió justificándose en su mayor desarrollo industrial y avance económico.

Como eran los ‘mejores’ tenían ‘derecho’ a hacer lo que quisieran en el mundo, a imponer su supuestamente infalible fórmula ganadora.

Hoy, por lo menos ese argumento ya no cuenta: la economía del imperio que empieza a decaer tiene las cuentas -las cifras económicas reales- similares a las de un país subdesarrollado.

EL MAL MENOR

No nos engañemos, se ha hecho bien en preferir a Obama frente a un republicano.

Pero solo se ha escogido el mal menor.

Por cierto, como la vida tiene sus guiños, y, claro, Bush sabía que hoy terminaría estas líneas dedicadas tiernamente a su persona, esta mañana me he enterado de que acaba de reconocer errores.

Atención: Acaba de reconocer errores.

No: “Acaba de reconocer sus errores”.

Simplemente: Acaba de reconocer errores. ¿Cuántos?

1 ½ nada menos.

Sí, uno y medio.

Esta vez ha lanzado una frase críptica a modo de crema que adorna la torta, para referirse al triunfo de Obama:

“Es bueno para el país que la gente sienta interés por el futuro.”

Pueden leerlo ustedes mismos aquí.

Como para decir: ¡No bushees, pues!

….

.HjorgeV 12-11-2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s