ESPERANDO EN LA ESTACIÓN DEL OLVIDO (Poesía)

……

La superficie de la cúpula presenta brechas y hendiduras como si nadie

se hubiera ocupado de refaccionarla desde

la Guerra.

Esto no es una iglesia: es una estación de

ferrocarril de uno de los barrios más antiguos

de Colonia, al otro lado del río.

Me ha tocado el día de partir y mi músculo cardíaco pesa

más que mi maleta ahora que debo abandonar

esta ciudad.

Si esto fuera una iglesia del Vaticano, desde allá arriba estarían

mirándome ángeles

celestiales salidos

del pincel de algún genio renacentista.

Tengo tres horas por delante, que son como tres

vidas que tengo que administrar hasta

que salga el tren hacia Berlín.

Harto de cargar con mi pesada maleta,

pregunto

por un lugar dónde dejar mi equipaje, dispuesto

a dejar mi alma si me lo pidieran.

El lugar que me indican, semeja una gran obra a medio construir.

Me espera Berlín.

Bien podría esperarme un retroceso al tributo

inicial, a la lengua salada de la historia.

Un empleado ferroviario me dice que la oficina de

consignas está en construcción.

-¿Cuándo la terminan de construir? -le pregunto a su alma, que me mira

como un santo caído del cielo de pura inanición.

Las cosas que nada sirven se regalan, como sonrisas

que nada han costado.

-Cuando la terminen de construir –me responde él, mirándome

por si le saco un cuchillo o un clavel ante su respuesta.

Pero no digo nada,

porque este no es mi país.

Hasta que se me ocurre que no debería rendirme

tan fácilmente.

-¿Cuándo será eso? –insisto, como un niño dispuesto

a recuperar su pelota confiscada.

Pero esta vez el hombre de la gorra, calla.

Somos altos. Demasiados altos.

Y tal caída también nos corresponde.

Busco a otro empleado y cambio mi rostro por

el de alguien con absoluta cortesía.

El empleado que encuentro está armando su cilindro

que lo llevará más rápido a la muerte y

se prepara a encenderlo con una mano.

He hecho bien en mostrar más que mediana cortesía.

El Mono Sapiens sabe reconocer a un amigo

cuando éste no lo está apuñalando.

El segundo hombre tasa mi maleta como quien mira

a una mujer por primera vez y se pregunta si podría vivir

con ella una vida entera.

Hace sus consideraciones. Luego concluye:

-Va a entrar con las justas su maleta en el

casillero. Por las medidas, digo.

Le sonrío, porque

me fascinan las personas que saben calcular bien.

Minutos después, compruebo que estaba en lo cierto

por milímetros

y mi ánimo empieza a recobrarse.

Me alivia saber que he escapado a la cárcel

de llevar una maleta por más de dos horas conmigo.

Solo me queda ahora cargar el peso de mi corazón

o mis entrañas (ya me es indiferente)

hasta que llegue el tren.

……

Estoy en la estación del olvido.

Lo que espero es algo que va a dejar de existir apenas lo encuentre.

……

……

HjorgeV

18-12-2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s