ABUELO NAZI, TATARABUELA JUDÍA

Relatábamos anteayer que un cartero alemán, Lars Menk, deseoso de conocer la historia de sus antepasados, había empezado a revisar registros públicos y se había encontrado con dos hechos sorprendentes:

1. Su abuelo había sido miembro de la SA (la Sturmabteilung, tropas de asalto) del NSDAP, el Partido Nazi.

2. Su tatarabuela había sido judía.

El abuelo del investigador aficionado Menk, se había incorporado a los 19 años de edad a la SA, organización paramilitar que veía en los judíos a sus más grandes enemigos y los perseguía violentamente sin tregua.

Si afirmar que la SA era un grupo de insurgencia, puede parecer exagerado o inadecuado, hay que recordar que insurgencia significa ‘levantamiento contra la autoridad’. Por lo demás, intentaron un golpe de estado.

TÍPICO DISCURSO HITLERIANO (1923)

En el caso de la SA nazi, se trataba de atacar el sistema representado por la República de Weimar (se lee vaimar).

Curiosamente, los que después serían conocidos como los camisas pardas –para diferenciarlos de sus colegas, los camisas negras de la temible SS nazi-, nacieron de la sección de gimnasia y deportes del NSDAP.

El NSDAP, el Nationalsozialistiche Deutsche Arbeiterpartei (‘Partido nacionalsocialista alemán de los trabajadores’ u ‘obrero’), por su parte, era el Partido Nazi fundado en 1920 en una taberna cervecera –o, simplemente, cervecería- de Múnich a partir de otra agrupación política, el DAP, el Partido Obrero Alemán.

El DAP no era un partido propiamente dicho, era apenas un grupúsculo, a pesar de su nombre. Una agrupación más de las tantas que habían comenzado a aparecer a partir de 1918 al perderse la guerra y empezar a tambalearse seriamente la economía del país, llegándose a hablar de hambrunas.

Para darse una idea de la envergadura del DAP, baste decir que sus reuniones se realizaban en pequeñas tabernas cerveceras de Múnich, en los salones llamados traseros (Hinterräume) de ellas, habitáculos discretamente separados del salón principal y cuyo uso aún se estila en las tabernas tradicionales alemanas actuales.

(Esos apartados se usan, como antaño, para celebraciones de equipos de fútbol, simples grupos de amigos o para celebraciones familiares.)

Por esos bucles que tiene el destino, el 12 de septiembre de 1919, un miembro del ejército nacional alemán (nacido en Austria y que había terminado en Múnich huyendo del servicio militar en su país para dedicarse a la pintura), fue enviado a una de esas reuniones cerveceras del minúsculo DAP como espía.

Ese espía militar, que apareció vestido de civil en esa reunión, comentó al respecto en un libro famoso:

«Un día recibí la orden de mi superior más inmediato, de averiguar a qué se dedicaba un grupo denominado ‘Partido Alemán Obrero’, que en los próximos días pensaba tener una reunión en la que hablaría Gottfried Feder. Mi tarea consistía en observar esa organización y entregar un informe.»

Ese libro –tristemente- famoso llevaba el título de Mi lucha.

Con lo cual tenemos a su autor: un austriaco al servicio del ejército nacional alemán, un tal Adolf Hitler.

Esa noche, olvidando su verdadera condición de espía en esa reunión, Hitler habría intervenido en la discusión y se habrían notado dos de sus grandes características: su capacidad para fascinar a un auditorio y despertar emociones en él.

Como consecuencia directa fue enrolado inmediatamente en la incipiente agrupación, ingresando al diminuto partido (con el número 55 de orden) un mes después, por órdenes expresas del mismo superior, quien debía creer que Hitler solo fungía de espía.

Mientras tanto, el desertor y pintor austriaco había descubierto e iniciado una nueva faceta en su vida, la de orador a sueldo, con la que rápidamente consiguió incrementar el número de nuevos miembros de la DAP y, por consiguiente, acumular cada vez más poder personal dentro de la organización.

A instancias suyas, el 24 de febrero de 1920 el DAP pasó a refundarse en la cervecería muniquesa Hofbräuhaus, convirtiéndose en el NSDAP.

(Léase algo así como jof-broi-jaus.)

Un año después, en 1921, la inicialmente inofensiva sección de gimnasia y deportes del NSDAP fue convertida en la Sturmabteilung (‘sección de ataque’ o tropas de asalto) del partido, la SA.

La SA nació expresamente como “instrumento de agitación y preparación paramilitar para la ‘Lucha por la Libertad’ del movimiento nacionalsocialista contra el sistema de la República de Weimar”.

Su agresivo antisemitismo, acompañado de diversos actos terroristas y otros ataques violentos contra los judíos alemanes y contra todos los que consideraban sus enemigos, era azuzado pública y paralelamente por la diabólica labia hitleriana.

Convertido en un orador magnético y exitoso, Hitler decidió proclamar la noche del 8 de noviembre de 1923 su ‘Nationale Revolution’ y marchó al día siguiente, ya como cabeza de su partido, por las calles de Múnich con las tropas de asalto del mismo, la SA, declarándole la guerra a la ‘camada judía marxista’ gobernante de Berlín.

La SA (muchos de cuyos integrantes marcharon ese 9 de noviembre fuertemente armados) era la misma agrupación nazi a la que había ingresado el abuelo de nuestro cartero, Lars Menk.

El mismo Menk que descubrió que su tatarabuela había sido judía.

En ese primer intento, Hitler, acaso la peor figura de la historia de la humanidad, quien no escondía su desprecio por la democracia y a quien el mismo ejército le había detectado una psicopatía (observar con detenimiento el video de arriba hasta el final), terminó en la cárcel y su partido fue prohibido.

….…»

HjorgeV 25-01-2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s