UNA TETA ASUSTADA EN BERLÍN

[Hoy, domingo 15 de enero, un día después de escribir estas líneas, leo que la película hispano-peruana La teta asustada ha ganado el Oso de Oro en el Festival de Berlín. La uruguayo-argentina Gigante se ha llevado el Oso de Plata del jurado.]

Muchos inventos o grandes hazañas se hacen persiguiendo un sueño.

Con el microscopio se buscaba llegar hasta el fondo de la materia.

La llegada del hombre a la Luna satisfizo por lo menos dos sueños: el de volar y el de llegar a tocar otro cuerpo celeste.

Rubén Darío, en uno de los poemas infantiles que más me gustan (A Margarita Debayle), describe las vicisitudes que afronta una gentil princesita que, por traviesa, se va por el cielo y más allá en busca de la blanca estrella que la hacía suspirar.

No sé si en el cine y sus antecesores, el daguerrotipo y la fotografía, siempre estuvo claro que, de lo que en realidad se trataba, era de pescar un imposible.

Aunque su origen común tiene que ver con el comportamiento de la luz (piénsese en la cámara oscura, por ejemplo), lo que ‘oficialmente’ se perseguía era capturar el movimiento por medios mecánicos.

Pero, detrás de todo eso, estaba la persecución de un sueño imposible, tal vez el mayor de todos: la detención del tiempo. La posibilidad de detener el tiempo.

De detenerlo en el justo instante en que está por morir un ser cercano o cualquier otra desgracia, incluido ese No, gigante como un planeta lejano, que te va a decir la persona que amas. O, simplemente, detener el tiempo en los mejores momentos de cualquier vida. En la simple sonrisa que te regala tu hijo.

(La conocida propuesta del mexicano Roberto Cantoral –Reloj, no marques las horas– es bastante sensata, también: no pide detener el tiempo, solo su simple conteo.)

Berlín, sin ser Cannes ni Venecia, tiene su Festival Internacional de Cine, la Berlinale, que, con sus 270.000 entradas vendidas este año, es el evento cinematográfico con mayor afluencia de público en todo el mundo.

La Berlinale se abrió en 1951 con una película fuera de concurso: Rebeca, de Hitchcock; primera que había rodado el londinense en EEUU y que ya, diez años atrás, en 1941, había ganado dos Oscar.

(¿Por qué abrir un festival de cine con una película de una década de antigüedad?

Por la guerra, es la respuesta.

Acababa de terminar la guerra y la Berlinale era, además de un evento cinematográfico, una prueba más de que la normalidad regresaba a la vida de Alemania.)

Al festival berlinés se presentan anualmente unas veinte películas, escogidas por la dirección de la Berlinale entre aquellas producidas en los últimos 12 meses y que no han sido todavía presentadas fuera del país de origen.

Todo esto viene a cuento porque acabo de leer que la primera película peruana que se presenta a la Sección Oficial de la Berlinale en toda su historia, ha ganado el Premio de la Crítica del evento.

A pesar de que el festival está dotado (si no he contado mal) con 29 premios, el de la Crítica está considerado en el quinto lugar de importancia, después del Oso de Oro, de Plata y de Cristal y del premio al mejor debutante.

Se trata en realidad, de una coproducción hispano-peruana de la directora Claudia Llosa (Lima, 1976), sobrina del escritor Mario Vargas.

Al parecer, la película ha sido recibida con el calor y el entusiasmo que los alemanes saben dar cuando están convencidos de algo o alguien y no tienen reparos en demostrar su aprecio e inclinación. Lo dice alguien que lleva más de 20 años por estos lares. (Aunque tampoco puedo dejar de pensar en Hitler al decir esto.)

El siguiente es el comentario del Berliner Morgenpost:

Una mujer trata de alejar su miedo cantando

“En primera línea es un film misterioso el que Claudia Llosa ha presentado en la Berlinale. La teta asustada es la historia de una mujer y sus miedos. Una película llena de símbolos, tragedia y canto, y que exige a sus espectadores.”

Al parecer, la película ha fascinado al director y a los organizadores del festival.

Es un título ciertamente atrevido, porque tiene de vulgar y provocador, por más que no tenga nada que ver (no he visto aún la película) con la serie Sin tetas no hay paraíso, basada en el libro homónimo del colombiano Gustavo Bolívar.

Las palabras de una emocionada Claudia Llosa:

“No puedo estar más agradecida con el festival. Nos han recibido con los brazos abiertos. Todo el mundo le teme a la crítica, por eso este premio nos ha entusiasmado tanto.”

Milch des Leids es la traducción propuesta para el idioma de este país; bastante cómoda, por lo demás, porque, si bien Milch es ‘leche’, el término Leid tiene varios significados: pesar, angustia, desgracia, sufrimiento, pena, dolor.

¿Leche del dolor, de la desgracia, del sufrimiento?

La película ha sido rodada en una barriada de los grandes arenales que rodean Lima (la costa peruana es un desierto de más de 2.200 kilómetros de longitud, apenas interrumpido por algunos valles) y trata de la violencia contra las mujeres, concretamente, del drama de aquellas violadas en los años de 1980 al 2000 en la guerra sucia entre el Estado y Sendero Luminoso: dos décadas de terror y guerra civil que dejó más de 70.000 muertos en el Perú.

La teta asustada es algo que no me consta haber escuchado alguna vez en mi país, aunque bien podría tratarse de una expresión del quechua, idioma que se usa hasta en un 40% en la película.

“Su madre le transmitió el miedo por la leche” dice uno de los protagonistas, explicando de paso el por qué del título.

La prensa alemana habla de poesía en el lenguaje cinematográfico y de misterio. Y de emoción.

De una narrativa rica en elipsis y espacios vacíos (a ser llenados por la imaginación y la voluntad del espectador).

Quede expresada mi curiosidad por esta producción hispano-peruana que acaba de estrenarse en España, por más que aún no se haya inventado nada eficaz contra las peores pesadillas.

Parte de la curación parece estar en enfrentarse abiertamente a ellas.

$ …..

HjorgeV -14-02-2009


Anuncios

Un comentario sobre “UNA TETA ASUSTADA EN BERLÍN

  1. hola jorge, todos estamos con la mente puesta en berlin y en el oso de oro ganado por llosa, la mayoria contentos por este exito de la cineasta, de la actriz y finalmente, del pais, al tocar temas que durante la ultima veintena de años han estado ocultos (por no decir censurados)…
    aunque claro, nunca faltan los “resentidos” que lanzan denuestos contra la pelicula basados exclusivamente en el color de piel de la directora o en su apellido…
    un exito el logrado por “la teta asustada” y esperamos con ansias el que salga en cartelera para poder verla, y coincido, no conocia esa frase pero al parecer es una expresion comun entre los pobladores de la sierra que vivieron el conflicto en carne propia…
    un abrazo jorge, felicitaciones por el blog.

    Rpta.: Desconozco qué ha querido decir Llosa con su película. Muchas veces, en el arte, eso es algo que solo se ve después de terminado el trabajo. Quiero creer que en el verdadero arte, lo que debe primar, e importar, es la mirada individual del creador. La curiosidad escoce. Gracias y saludos. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s