¿DE QUÉ MUEREN LAS ESTRELLAS?

Este podría ser el título de todo un libro.

En estos días sazonados con la pésima noticia del golpe de estado en Honduras (que El País llamó “expulsión del presidente” y la CNN “sucesión forzada”), me he hecho la siguiente pregunta:

¿De qué murieron realmente Elvis Presley, Marilyn Monroe y Michael Jackson?

La muerte por drogas sigue siendo uno de los más grandes tabús de nuestras sociedades actuales.

La adicción a las llamadas drogas ‘duras’ como la cocaína o la heroína suele solaparse incluyéndolas bajo el título genérico de ‘drogas’.

Curiosamente, cuando alguien muere por una sobredosis de alcohol, a nadie se le ocurre decir que murió por una ingestión de drogas, así genéricamente.

El eufemismo estándar y oficial para explicar la muerte prematura de muchos artistas se refiere a un “uso abusivo de calmantes”, somníferos o barbitúricos en general.

“Sobredosis de pastillas”, “exceso de fármacos” son otras expresiones muy caras.

La primera pregunta que se tendría que hacer alguien debería ser, ¿para calmar qué?

Pongamos un ejemplo obtuso.

Si resultara que muchos artistas empezaran a morir por resbalarse debido a su uso de mantequilla en la planta de los pies, ¿no sería lo más sensato preguntarse qué diablos hacía ese derivado de la leche allí?

Es decir: ¿sedantes, calmantes y barbitúricos para qué?

Para calmar algo, obviamente.

Pero, ¿qué?

¿O necesitan las estrellas sedantes y somníferos por su tipo de trabajo?

¿Cantar, bailar, actuar o tocar un instrumento no deja dormir?

Obviamente, no es eso. ¿Qué es, entonces?

¿Tienen prisa para dejar este mundo?

La lista es larga y apenas se conoce la de los famosos.

Judy Garland en 1969 (“sobredosis de pastillas”) muerta a los 47 años, Presley a los 42, Monroe a los 36.

En 1970, Janis Joplin y Jimi Hendrix (muerto presuntamente ahogado en su propio vómito de somníferos y alcohol) a los 27 años los dos.

Los siguió Jim Morrison a la misma edad al año siguiente en París. Y no hace mucho el músico de Nirvana, Kurt Cobain, también a los 27 años.

Estos son algunos ejemplos de esa larga lista de famosos, extendida hace unos días por Jackson, ansiosos por dejar este mundo a pesar del éxito, la fama, el dinero y el cariño de sus fanáticos y admiradores.

Para mucha gente, el mundo del espectáculo –la farándula- es tan interesante y vivaz, que a los propios artistas apenas les queda tiempo para experimentar, gozar y conocer todo lo que quisieran.

¿Podría ser esa una razón para su consumo de somníferos, calmantes y sedantes?

El que apenas duerme, cae tarde o temprano rendido sin necesidad de ayuda de ningún tipo.

No necesita adormecedores.

Obviamente, algo más los ha puesto en órbita, los ha subido, para que después necesiten bajar artificialmente.

¿El alcohol?

Su efecto euforizante es corto, después de muchos tragos no es raro quedarse dormido sin poder controlarlo.

De lo que se trata -es mi tesis- es de ocultar de cualquier manera y a la fuerza el consumo de la droga más atractiva para el mundo del espectáculo y la más versátil en sus efectos: euforizante y relajante a la vez, sueltalengua, potenciadora de la líbido y de la capacidad orgásmica, desinhibidora y –tal vez su uso más extendido- supresora de la sensación de cansancio y aburrimiento.

Me estoy refiriendo a la droga predilecta -después del alcohol- de la gente de la farándula, de prostitutas, políticos (aquí en Alemania, una investigación descubrió que en todos los retretes del parlamento había restos de ella) y actores y actrices porno: la cocaína.

Casi siempre acompañada de alcohol, complementándose excelentemente.

(El por qué de ese deseo de ocultarlo es otra tema aparte y bastante complejo y amplio.)

Janis Joplin, se dopaba –además- con heroína para soportar mejor los bajones de sus dos drogas principales: la blanca y el alcohol.

Dejó una frase célebre, a propósito del mundo en el que se movía:

“Hago el amor con veinticinco mil personas sobre el escenario y luego me voy sola a casa”.

Dejemos por ahora las razones que llevan a una persona a no detener el proceso de autodestrucción iniciado con su múltiple consumo de drogas y tratemos de concentrarnos en lo fisiológico, en lo corporal.

Para poder dormir y, sobre todo, para poder estabilizar las funciones principales del cuerpo (pulso, presión arterial, respiración) después de una juerga de estimulantes, entran en juego los sedantes, calmantes, somníferos y barbitúricos.

Pero solo recién entonces.

(Alguien que siente el cansancio natural de haber trabajado durante horas, no necesita ninguna ayuda para dormirse. Cae rendido.)

Entonces se produce la Ilusión Mayor en la cabeza del adicto:

Creer que los placeres de la cocaína y otras drogas estimulantes como las anfetaminas pueden consumirse a voluntad, puesto que para “bajarlas” están el alcohol y los somníferos, sedantes y barbitúricos en general.

(Algunos, como Michael Jackson, llegan a contratar a un médico personal para correr menos riesgos con esa ilusión.)

Cuando los involucrados se dan cuenta de que el círculo se ha cerrado y que es casi imposible escapar de él (la drogas por definición son adictivas), suele ser demasiado tarde.

La tendencia a desear y obtener más placer los lleva a subir las dosis, hasta que llega la sobredosis. (Letal en el caso de los barbitúricos como veremos más adelante.)

Y no resisten el bombardeo continuo con sustancias para subirlo a diario al cielo y otras tan o más fuertes y peligrosas para bajarlo a su vulgar cama.

Veamos primero el caso de la rubia falsa más famosa de la historia y –acaso- el mayor de los iconos sexuales humanos.

MARILYN MONROE

A las 04:25 de la madrugada del 5 de agosto de 1962 los servicios de emergencia de Los Ángeles reciben una llamada del número 12305 de la Fifth Helena Drive.

Es el doctor Ralf Greenson, psiquiatra, informando del deceso de la dueña de la casa y su paciente.

Cuando Jack Clemmons, sargento de la policía de Los Ángeles, llega a la vivienda, se encuentra con que la mujer lleva ya más de dos horas muerta.

Se trata de Norma Jeane Mortenson, bautizada como Norma Jeane Baker alias Marilyn Monroe.

…..

Continúa…

HjorgeV 30-06-2009

Anuncios

2 comentarios sobre “¿DE QUÉ MUEREN LAS ESTRELLAS?

  1. Perdon por opinar en este post sobre la tensa situacion en mi País.
    Una conversación cualquiera en un día cualquiera antes del 25 de Junio 2009:

    Entonces como se debe comportar un pueblo que en su mayoría clama la salida de su Presidente por diversas razones.
    La primera respuesta es obvia: Si el Presidente ha cometido actos delictivos (entiendase abuso de autoridad, desobediencia, enriquecimiento ilitico, malversación de caudales publicos, Desviacion de Poder, Traición a la Patria, Chantaje, Extorsion, Lavado de Activos y narcotrafico)arrestalo y entregalo para que se le haga un juicio justo.
    Para detenerlo o arrestarlo ocupas a la Policia.

    Ahorita mismo no se puede, la Policia esta corrupta puesto que ha recibido dinero ilicito del Presidnete para que “juegue” a su favor.

    Mmmmm…recurre a la Fuerzas Armadas.

    Las Fuerzas Armadas Vrs la Policia que protege al presidnete precisamente porque ha sido “mojada” con dinero de Mel proveniente del narcotrafico y de los Petrodolares de Chavez.

    Mmmm…Como se detiene al “Hombre” sin evitar una confrontación entre la Policia y los Militares?. Ademas hay que agregar el irrespto absoluto del Presidente a cualquier orden judicial, es decir, la actitud del Presidnete ante una orden de detencion sin fuerza coercitiva sería una gran: Jajajaja.

    Ok, que hacemos?

    Nombremos un nuevo Ministro de Seguridad, encargado de la Policia, para que éste, no corrupto por dinero, cumpla la orden judicial.

    Pero cómo le hacemos, es facultad del Presidente nombrar y remover al Ministro.

    Nombremos un nuevo Presidente que remueva al Ministro Corrupto, y ponga uno nuevo que cumpla la orden.

    Ok, pero como nombramos un nuevo Presidente.

    Tienes muy pocas opciones. Hazlo que renuncie.

    Cómo.

    Con una 9mm en la sien de su cabeza.

    Jajaja podría hacerlo pero estamos en desventaja. Es decir, no lo podemos detener sin confrontar a nuestras propias Fuerzas Armadas con la Policia ¿Verdad?

    Asi es.

    Aunque logremos la renuncia por la fuerza, si él permanece en el País va a negarlo, y convocaria a sus seguidores, tambien sobornados, para que lo rescaten de cualquier prision del País, tal y como saco el material eletoral de la Fuerza Aerea.

    Que hacemos.

    Saquemoslo del País durante unas horas para instaurar una sucesion presidencial constitucional, le dictas la orden de captura para que el nuevo Presidente nombre a un nuevo Ministro de Seguridad y cumpla con la Orden.Para cuando él regrese ya podria ser detenido.

    Con que fundamento legal lo sacamos del País?

    No sé, no lo hay.

    Nos la jugamos?.

    Pos si, lo otro sería dejar que haya otro Chavez en el País.
    Bam!

    Rpta.: Sin comentarios. Dejo el enlace a un artículo de Sergio Ramírez. Saludos. HjV

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/Regreso/caverna/elpepuint/20090630elpepuint_11/Tes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s