JUANES: PAZ SIN FRONTERAS EN LA HABANA

EL CONCIERTO BLANCO EN LA ISLA JUANA

Vivimos tiempos confusos, de una especial confusión.

Los que te prestaban el dinero con saco y corbata han resultado ser los más grandes gánsters.

Aquí en Alemania, la canciller Angela Angie Merkel llamando de la derecha social a su partido.

Al sur de Europa, los italianos tienen a un presidente con la brillante capacidad para presentarse como lo contrario de lo que es. (Lo dice el escritor Andrea Camilleri.)

Y ayer domingo, en La Habana, más de un millón de personas vestidas de blanco en un concierto permitido y co-organizado por las autoridades cubanas para gritar que es tiempo de cambiar.

Y nada menos que en la mismísima Plaza de Revolución; sí, en el santuario donde hasta hace no mucho Fidel lanzaba sus discursos (otros dirán peroratas) de horas.

Y todo eso con un sol cayendo a plomo.

El concierto que el exilio duro de Miami quería boicotear a toda costa y que consideraba “un regalo al régimen dictatorial de los hermanos Castro” empezó con un mensaje de la portorriqueña Olga Tañón:

“Les damos un abrazo fraternal lleno de amor, de hermandad y de paz de parte del exilio cubano, por parte de los que nos apoyaron y por parte de los que no”.

Es una gran paradoja, sin duda -¿qué otro término usar?-, que el régimen dictatorial de los hermanos Castro haya permitido la segunda edición de Paz sin fronteras dentro de sus fronteras y que el concierto en la Plaza de la Revolución empezara con una frase en inglés (el idioma del enemigo) de la misma cantante boricua (“Cuba y Puerto Rico son / de un pájaro las dos alas” escribió su compatriota, la poetisa Lola Rodríguez de Tió):

“It’s time to change”.

Es tiempo de cambios. Es hora de cambiar.

(Paz sin fronteras es una serie de conciertos gratuitos multitudinarios ideada por el colombiano Juanes, que se inició el año pasado en la frontera entre Venezuela y Colombia con motivo del conflicto entre estos dos países y cuya tercera edición está para el próximo año en la frontera entre México y EEUU.)

El colombiano Juanes no lo ha tenido fácil.

Sobre él han pesado amenazas de muerte y sus discos han sido destrozados a mazazos públicamente por el ala más radical del exilio duro de Miami: los enemigos del régimen dictatorial actuando al estilo de los más fieros dictadores.

El español Miguel Luchino González Borlino, más conocido como Miguel Bosé (hijo de un torero famoso, Luis Miguel Dominguín, y de Lucía Bosè, vendedora de una pastelería, Miss Italia en 1947 y luego actriz), es el otro artífice de estos conciertos. (Bosé, no Bosè, nació en Panamá.)

El público, más de un millón de personas, en su mayoría jóvenes, cubanos y vestidos de blanco, gozó de lo lindo durante cinco horas y a temperaturas de de más de 32º C, como si le importara un pito la gran controversia desatada por la iniciativa de Juanes, quien llegó a dudar varias veces de su proyecto y no solo por las amenazas de muerte del exilio cubano de Miami.

Qué tiempos más confusos.

Los Castro permitiendo un concierto –vamos a decir- pacifista dentro de las fronteras de su dictadura y el exilio del País de la Libertad, con mayúscula, clamando por la interdección -por lo menos temporal- de la libertad de expresión para los músicos de Paz sin fronteras.

La lista de participantes, dieciséis, en orden cuasi alfabético, obtenida de la Wikipedia (Paz Sin Fronteras II), era la siguiente:

* Amaury Pérez (Cuba)
* Danny Rivera (Puerto Rico)
* Juan Fernando Velasco (Ecuador)
* Jovanotti (Italia)
* Juanes (Colombia)
* Juan Luis Guerra (República Dominicana)
* Luis Eduardo Bauté (España)
* Miguel Bosé (España)
* Olga Tañón (Puerto Rico)
* Orishas (Cuba)
* Silvio Rodríguez (Cuba)
* Los Van Van (Cuba)
* Carlos Varela (Cuba)
* Víctor Manuel (España)
* CuCu Diamantes y Yerba Buena (Venezuela / Cuba)
* X Alfonso (Cuba)

(Como la Wikipedia no es infalible, ya he detectado por lo menos un error en la lista. Al cantautor, cineasta, pintor y poeta español nacido en Manila, Filipinas, Luis Eduardo Aute, le han endilgado una be inicial y una tilde final inexistentes a su apellido.)

(El País, por su parte, consigna solo quince participantes.)

Desconozco si este concierto ha servido “para avalar al gobierno de Raúl Castro”, como se han quejado los cubanos del exilio miamense.

Tampoco sé si la gente más fue a gozar de un concierto gratuito -relajo dominical- que a pensar en la paz.

Lo cierto es que los de Miami deben haber reventado de rabia y los Castro tienen que haberse regocijado de contento.

Si ese es el camino para que en Cuba, en plena Plaza de la Revolución, alguien pueda decir (y cantar) libremente que es tiempo de cambios, que es hora de cambiar, ¿por qué impedir que cunda el canto de reconciliación de Juanes y no alegrarse porque la congregación de 1.150.000 de personas pueda ser el principio de una gran transformación?

Les dejo una curiosidad hallada en las redes de la Red y desconocida para mí como no cubano.

Juana, fue el primer nombre de Cuba.

Así denominó Colón a la recién ‘descubierta’ isla de Cuba en honor a Juan de Aragón y Castilla, único varón de los cinco hijos de Fernando II el Católico e Isabel I la Católica, los patrocinadores de los viajes aventureros del almirante genovés.

Pero Juana también se llamaba una de las cuatro hermanas de Juan, nacida un año después que él, conocida históricamente como Juana la Loca (1479-1555).

La reina nominal y demente, cuyo padre, al no saber qué hacer ante su evidente desequilibrio mental decidió encerrarla en un palacio para evitar que se formase un partido de nobles oportunistas en torno a ella.

Como habría dicho Tres Patines:

¡Cosa más grande en la vida, chico!

$

$…..

HjorgeV 21-09-2009

2 thoughts on “JUANES: PAZ SIN FRONTERAS EN LA HABANA

  1. Hola Libreta.
    Cómo hago para apuntar a mí país en tan prestigiosa, y deseada, lista.
    Un abrazo

    Hola Nero: ¿a qué lista te refieres? ¿A la de los músicos participantes o a la de los países que esperan el paso a la democracia? Saludos. HjV

  2. Si usted entiende la democracia unicamente como aquella actividad de ir cada cierto periodo de tiempo a votar por un candidato presidencial, pues no. Ah por cierto cuando, nos va a dedicar unas lineas sobre Stieg Larsson y su saga “Millenium”.

    Rpta.: Curioso, algo muy parecido decía Pinochet. Justo acabo de terminar el primer libro de Millennium y me he quedado conmocionado. Aunque tengo algunos apuntes al respecto, estoy esperando encontrar un hueco más grande en mi tiempo para dedicárselo a ese genial sueco. Saludos. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s