MERCEDES SOSA: PARTIDA DE UN MITO VIVIENTE

Un amigo (músico) argentino la detestaba.

Nunca me pudo decir exactamente por qué, pero su opinión bastó para que me contagiara en parte su animadversión.

(Creo que la encontraba arrogante. Tengo la sospecha de que alguna vez se cruzaron sus caminos como músicos y que sabía de lo que hablaba.)

Así, olvidé fácilmente los años en los que los casetes con su música no solo habían acompañado con fruición mi época universitaria, sino también un par de amores frustrados.

De esos que duelen como un país entero muerto.

¿Lo sabía La Negra?

¿Sabía que a la par de grandes admiradores tenía también sus grandes detractores?

¿Qué artista lo puede ignorar?

Personalmente (a pesar de que -lo debo confesar, porque la admiración no tiene por qué ser insincera- me llegó a parecer cansino cierto componente lamentoso de su oscura voz), me quedo con un disco suyo, el que marcó toda una época en mi vida.

Me estoy refiriendo a Mercedes Sosa en Argentina (1982) del año en que regresó a su país tras el desastre de las Malvinas y la retirada de los militares, concluyendo su exilio de cuatro años. (Llegó a París en 1979 y se instaló en Madrid al año siguiente. En teoría, podía entrar y salir de Argentina, pero no se le permitía cantar.)

Era mi primera vez aquí en Alemania y sus canciones me ayudaron a sobrellevar los tres (primeros) fríos meses que pasé en Mannheim.

(Luego, cuando volví por segunda vez a este país años después, ya para quedarme, agregué a esa selección su interpretación de Todo cambia del cantautor chileno Julio Numhauser.)

Pero hay que agregar que Mercedes Sosa gozaba de un particular estatus aquí en Alemania: una especie de mezcla de diva, cantante justiciera y folclorista, la corporización del romanticismo revolucionario de décadas pasadas, si se quiere.

(De paso, ella llegó a decir en una oportunidad que no había público más efusivo que el alemán.)

Como le ocurre a todos con determinadas canciones, terminé aprendiéndome de memoria todas las canciones de ese casete.

Las recuerdo con bastante exactitud (mantengo la guitarra entre las piernas y mis brazos mientras esto tecleo, buscando los acordes de la tercera):

  1. Drume negrita (Eliseo Ernesto Grenet)
  2. Sueño con serpientes (Silvio Rodríguez)
  3. María va (Antonio Tarragó Ros)
  4. Al jardín de la república (Virgilio Carmona)
  5. Gracias a la vida (Violeta Parra)
  6. Alfonsina y el mar (Félix Luna – Ariel Ramírez)
  7. Como la cigarra (María Elena Walsh)
  8. Sólo le pido a dios (León Gieco)
  9. La flor azul (Mario Arnedo Gallo – Antonio Rodríguez Villar)
  10. Los hermanos (Atahualpa Yupanqui)
  11. La arenosa (Gustavo Leguizamón – Manuel José Castilla)
  12. Años (Pablo Milanés)
  13. Los mareados (Juan Carlos Cobián – Enrique Cadícamo)
  14. Cuando ya me empiece a quedar solo (Charly García)
  15. Volver a los 17 (Violeta Parra)
  16. Fuego en Anymaná (Armando Tejada Gómez – César Isella)
  17. Polleritas: a) Pollerita colorada, b) Carnavalito del duende y c) Pollerita (Julio Santos Espinosa – Manuel José Castilla – Gustavo Leguizamón – Raúl Shaw Moreno)
  18. Canción con todos (Armando Tejada Gómez – César Isella)

(Acabo de recordar otros dos temas imborrables. Uno escrito por el correntino Antonio Tarragó Ros y León Gieco, Canción para Carito; y el otro de Horacio Guarany, Si se calla el cantor, a dúo con el compositor.)

Sosa llegó a estar prohibida por la dictadura militar de su país, la que también censuró a Tejada Gómez e Isella.

(Aunque los milicos de ese entonces también llegaron a prohibir canciones de Sandro y Palito Ortega, aparte de temas de Eric Clapton, John Lennon y Rod Stewart.)

Haydée Mercedes Sosa había nacido en San Miguel de Tucumán en 1935.

A los 15 años, animada por unas amigas íntimas, se presentó –ganándolo- a un concurso de LV12 Radio Tucumán cuyo primer premio consistía en un contrato de dos meses actuando en la misma emisora.

Al concurso se había presentado bajo el seudónimo de Gladys Osorio para que sus padres no se enteraran.

Curiosamente, su carrera se cimentó después cantando entre número y número del circo de los Hermanos Medina, actuando en actos del Partido Peronista y cantando boleros en la radio como integrante del conjunto de los Hermanos Herrera.

Su olvidado primer disco, aparecido en 1962 bajo el título de Canta Mercedes Sosa pero grabado el año anterior para la RCA Victor con el nombre de La voz de la zafra, (y que  Página/12 de Argentina acaba de rescatar) marca también la gestación en Mendoza del movimiento Nuevo Cancionero, precedente de la Nueva Canción Latinoamericana.

En esa primera grabación interpretaba las primeras composiciones de una conjunción artística especial: la del músico (Manuel) Oscar Matus (con el que se había casado en 1957 rompiendo una previa promesa matrimonial hecha a otro hombre) y el poeta Armando Tejada Gómez.

Su segundo disco, Canciones con fundamento (1965), lo editó Matus en un sello independiente, el mismo año de su consagración en el Festival de la Canción de Cosquín bajo la égida y el auspicio de Jorge Cafrune.

Se fue La Negra.

La Voz de América Latina, la descendiente de aborígenes calchaquíes y franceses, la que había nacido pocas semanas después de que muriera Gardel en Medellín, acaso con él, los dos artistas argentinos más conocidos, reconocidos y admirados mundialmente.

Nacida el mismo día y en el mismo lugar, San Miguel de Tucumán, de la Declaración de Independencia de la Argentina en 1816.

En las que entonces llevaban el nombre de Provincias Unidas de Sudamérica.

..

$…..

HjorgeV 04-10-2009

Enlaces de interés:

http://www.dayanabarrionuevo.com/discografia-mercedes-sosa-descarga/

http://losquenoseconsiguen.blogspot.com/2009/10/en-vivo-en-la-deutsche-welle-rda.html

http://inesnegrete.blogspot.com/2009/10/gracias-negra-hermosa.html

Anuncios

One comment

  1. Ese casete lo conozco bien yo también.

    Saludos otoñales, Jorge,

    Inés

    Rpta.: ¿Por qué me parecen esas las mejores canciones de La Negra? Una simple ilusión, claro. Saludos, Inesísima. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s