CÓMO APRENDER UN IDIOMA

Para aprender un idioma como el chino, el ruso o el griego, diría un chistoso, basta nacer.

En China, Rusia o Grecia.

Un extraterrestre despistado (cualquiera que se acercara a la Tierra lo sería) diría que el chino mandarín es el idioma más fácil de aprender del planeta.

Porque es el que más personas lo han aprendido.

Poco menos de un millardo -unas 874.000.000 personas- lo hablan en el mundo.

En la lista de idiomas “más fáciles” seguiría el nuestro, con unos 358.000.000 hablantes. Solo recién vendría el inglés, con unos pocos menos: 341.000.000.

¿Desea aprender un nuevo idioma, muy diferente de su idioma principal?

¿Por qué tendría que ser difícil?

¡Hay más de 6.000 para escoger en el mundo!

Permítame presentarle mi primer método, especial para principiantes:

Conviértase en un bebé.

Sí: (a) hable como un bebé, (b) piense como un bebé y (c) compórtese como un bebé en o con su nuevo idioma.

HABLE COMO UN BEBÉ

¿Cómo hablan los bebés el idioma de su madre, de su hogar, de su entorno más cercano?

Al comienzo no lo hablan.

¿Ve que no es difícil mi método para empezar?

Pero, espere. Allí no queda la cosa.

Comencemos.

¿Sabe algunas palabras en el idioma que desea aprender?

¿Sí?

Olvídelas.

Sí.

Por un momento o por un par de días, pero olvídelas.

Escoja, en cambio, un par de vocablos que desconozca y pruebe a decirlos como un bebé: no tenga miedo a hacerlo.

Exactamente como los bebés.

Juegue con las palabras en su boca. Defórmelas. Tritúrelas. Chúpelas. Con una sonrisa en la boca. Babee. No se preocupe, usted está probando su aparato fonador. Como un bebé.

Pronuncie más palabras. No tengo miedo ni vergüenza de hacerlo mal. Use un babero si siente algún prurito ético.

Si alguien se ríe al escucharlo, dígale que es muy negativo reírse de los bebés que cometen errores al hablar.

Ponga cara de bebé molesto al decirlo.

(Si usted es un experto en informática o un investigador privado, consígase los videos de sus críticos cuando eran unos bebés. Extorsiónelos. Sáqueles una buena pasta. Tal vez después de volverse millonario por ese camino se dé cuenta de que ya no le interesa aprender un nuevo idioma.)

Continuemos.

PIENSE COMO UN BEBÉ

Cuando un bebé argentino, hondureño o español quiere decir mamá, papá o cigarrillo (dado el caso), ¿acaso piensa cómo se dice mamá, papá o cigarrillo en otra lengua?

¿Cómo, si no tiene otro idioma?

Eso mismo haga usted.

Intuya, imagínese, barrunte, asocie mentalmente con objetos o personas las palabras que ha escogido en el nuevo idioma, pero no les busque el equivalente en su idioma.

(Algunos pegan papelitos en las cosas, pero tuve un amigo que empezó poniéndole un papelito en la frente a su novia alemana y, bueno, sí, ya saben. Porque las alemanas también tienen su pudor y no les gusta que les pongan cartelitos en cualquier parte. )

Olvídese de su idioma principal. No piense en él.

Pero sí en sus objetivos:

¿Usted quiere aprender un nuevo idioma o quiere trabajar de traductor?

COMPÓRTESE COMO UN BEBÉ

Cuando un bebé está empezando y probando a hablar no se preocupa por el papelón que hará ni por lo que pensarán los vecinos, la novia ni el jefe.

El bebé habla y se pasa el mundo por, digamos, el pañal.

¿No ha visto que cuando dice mapi, maá, amá o amama (o incluso cuando bala como un carnero) en vez de decir la simple palabra mamá, hasta se lo celebran y lo llenan de mimos y le dan más leche?

¡Haga usted lo mismo!

O algo parecido.

Si alguien se burla de sus ejercicios en su nuevo idioma, mándese un berrinche del carajo, patalee y al final exija que le den de comer.

O por lo menos de beber. (De paso, le estoy dejando un buen pretexto.)

¿No le hacen caso?

Por lo menos duérmase profundamente como un bebé sin responsabilidades ni prejuicios.

Piense que el día siguiente lo espera para continuar con sus ejercicios guturales.

 

Continúa…

HjorgeV 05.11.2009

Anuncios

One comment

  1. Voy estudiar el inglés como un bebé ¿Pero los bebés ingleses son como los españoles o más formales?

    Rpta.: Hola Antonio Inmortal. Hay quien ha llegado a la conclusión de que los bebés ingleses son renacuajos o cachorros de hooligans. Por otra parte, pienso que es una suerte que no exista el toreo en Inglaterra. Ya ni qué decir de Alemania. Saludos. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s