APUNTES SOBRE LA DÉCADA QUE TERMINA

I DÉCADA DEL II MILENIO: TERROR, TECNOLOGÍA, CAFÉ

Se termina el año, y, con él, la primera década del segundo milenio de nuestra era.

Nunca como antes ha podido resumir una década las verdaderas facetas de la condición humana.

A mi modo de ver las cosas, se han iniciado grandes eras. A continuación, un par de bosquejos al respecto.

LA ERA DEL TERROR INVENTADO

¿Cuál ha sido el peor ataque terrorista de la década?

¿El de Al-Qaeda al derribar las Torres Gemelas o los de Bush al invadir Afganistán e Irak?

La llamada Guerra Fría ha sido reemplazada por la Guerra Antiterrorista. En caso extremo el peligro terrorista se inventa (ver el caso de Inglaterra) o se genera in situ.

Cualquier conflicto se puede decidir desde el inicio, denominando terrorista al enemigo.

Incluso, se pueden inventar conflictos, valiéndose de la misma figura.

LA TECNOLOGÍA COMO SIGNO EXTERIOR DE RIQUEZA

Nos hemos convertido en esnobs tecnológicos.

Si no tenemos el celular de la última generación, nos sentimos desnudos. Si no almacenamos miles de canciones y fotografías en un adminículo minúsculo, no somos nadie. No importa si no llegamos a escuchar ni ver todas.

Lo que vale es la capacidad para almacenar.

¿Qué demuestra esto?

  1. Nuestra capacidad para crear luces de bengala y fuegos artificiales y llamar a todo eso Adelanto.
  2. Nuestra incapacidad para concentrarnos en nuestras más urgentes necesidades y en nuestros más agudos problemas como especie sobre el planeta.
  3. Preferimos las luces, el color, el deslumbramiento a la realidad acuciante.
  4. Nos fascina almacenar, coleccionar, juntar cosas, independientemente del uso que le podamos dar y de la utilidad que puedan tener.

EL RENACIMIENTO DE LOS CAFÉS

Resulta paradójico que en el milenio de la Red y de las plataformas o redes sociales digitales (Facebook, Hi5, MySpace; aquí en Alemania: studiVZ y schülerVZ), se haya (re)descubierto el placer de sentirse arropado en un hogar público, con una taza caliente en la mano y el calor humano de conocidos compartiendo la mesa o simplemente de desconocidos alrededor.

No son otra cosa las cafeterías o, simplemente, cafés, de hoy en día (coffee shop, coffeehouse en inglés; Café en Alemania).

(Otra característica de esta época: el lenguaje decide si algo es cul, o no. No basta serlo, tiene que ser expresado.)

Por otra parte, la moda redescubierta del café ha salvado de un gran colapso económico a los países tradicionalmente dependientes de este cultivo.

Varios países asiáticos, como Vietnam (hoy ya segundo productor mundial después de Brasil y por delante de Colombia, Indonesia cuarto), nuevos productores de la droga negra, amenazaban con llevar a la ruina a los cafetaleros de Colombia y Centroamérica, por ejemplo.

¿Cuánto durará el auge de la excusa del café como una forma de pasar el tiempo, hacer una pausa e ingerir una buena dosis de una de las drogas más consumidas y extendidas del planeta?

LA ERA DEL SOBRECONSUMO

Pero la moda del café es solo un ejemplo de cómo un simple producto comercial puede encandilar a grandes masas.

No somos solidarios de igual manera, por ejemplo.

Incapaces de satisfacer nuestras necesidades básicas como especie del planeta Tierra, hemos llenado el mundo de objetos de consumo, artilugios llamativos y la basura concomitante.

Si no volamos o no nos desplazamos grandes distancias para hacer nuestras vacaciones, no son vacaciones.

Si el automóvil que conducimos no es último modelo, vivimos como unos desgraciados añorando cambiarlo pronto.

Si la familia solo posee uno, puede ser motivo de infelicidad grupal.

Si nuestro televisor no es de pantalla plana y de por lo menos un metro de diagonal, nos sentimos en la era de las cavernas.

(Aquí en casa, el nuestro televisor ya lleva estropeado una semana y estamos tratando de ver con mi esposa cuánto puede soportar nuestra familia de seis miembros sin uno nuevo.)

Lo mismo vale para nuestra vestimenta y nuestro calzado.

No importa la calidad. La comodidad es más o menos secundaria.

La moda no solo no incomoda, es una dictadura implacable.

EL DESCONTROL Y EL DESCARO DE LOS POLÍTICOS

Todos se quejan de Chávez, pero, muchos lo hacen solo para ocultar algo peor: es el siglo del descontrol y el descaro de los políticos.

Ejemplos recientes sobran:

Berlusconi, Bush, el caso Gürtel (significa ‘correa’ en alemán) en España (¿en qué quedó?), el bien pensado golpe de estado en Honduras, la evasión de impuestos de Blair, los casos de Argentina y mi país, Perú, las mentiras de los políticos alemanes respecto a la matanza de civiles por parte de militares de Alemania en Afganistán.

Nunca como antes, la llamada democracia –sistema por el que lucharon y murieron millones de personas en el mundo- no es más que una farsa.

Nunca como antes, los políticos conforman una clase social empeñada más en perpetuarse más o menos a cualquier precio, que en cumplir su función para la que fue creada.

PIRATERÍA Y RAPIÑA MASIVAS

El Renacimiento de la Piratería no ha hecho sino empezar.

Habrá cada vez más piratas marítimos, más piratería en la Red y en todas las actividades humanas.

Los crímenes informáticos en el sector financiero se incrementarán.

El pirateo no será exclusivo de personas ‘privadas’, gigantes como Google (ver aquí el reciente caso de escaneo de miles de libros sin permiso) se verán involucrados en casos de piratería.

Las grandes compañías transnacionales se verán ‘forzadas’ (para sobrevivir frente a la competencia) a hacer contratos leoninos con los gobiernos de países débiles (y estos a aceptarlos), según los cuales los últimos renunciarán a todo tipo de derechos elementales con tal de garantizar cierto empleo.

Eso tendrá un nombre: piratería de las fuerzas laborales y recursos naturales de un país.

GRANDES OLEADAS DE DESEMPLEO MASIVO

Las grandes oleadas de despidos y desempleo masivo acaban de empezar, no solo en Alemania y España.

Si antes había que ser muy valiente como administrador o gerente para dejar en la calle a miles de familias enteras que habían hecho posible la riqueza de la empresa, ahora es algo tan común que ya ni siquiera llama la atención.

Despedir masivamente se volverá una moda (si ya no lo es), a aplicarse incluso allí donde no sea necesario.

Por otro lado, las empresas habrán ganado temporalmente en calidad competitiva con su ahorro en gastos de personal, pero las leyes de la oferta y la demanda seguirán su curso, obligando a una continua y más feroz guerra de precios.

Las consecuencias se notarán en mayores despidos y la disminución de la calidad de los bienes de consumo.

Los más curtidos y poderosos formarán (segurirán formando) sus monopolios secretos e ilegales y controlarán el mercado clandestinamente.

De ser necesario, comprarán las convenientes leyes o normas para preservar su predominio.

LA ERA DE LA NEO-ESCLAVITUD

La esclavitud (sexual y laboral, en general) ya ha dejado de ser una rareza de ciertos países exóticos de la ‘periferia’ mundial.

La esclavitud inundará tanto el ámbito europeo. así como seguirá desarrollándose con mayor fuerza en EEUU: no solo en la prostitución, en la construcción y en la gastronomía.

¿Para qué buscar esclavos en parajes lejanos si los inmigrantes pobres y necesitados están a la mano?

Por supuesto, los culpables seguirán siendo los inmigrantes, nunca los esclavistas compatriotas.

Ya existen europeos con muchos menos derechos laborales que los que existían décadas atrás. Cuando la gente se haya acostumbrado, se resignará a ganar como en el llamado Tercer Mundo con tal de sobrevivir.

·
·
·

Continuará…

HjorgeV 18.12.2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s