HAITÍ Y FRANCIA: UN NEGOCIO DE UN SIGLO

Son cuatro islas.

Las mayores del Caribe y llamadas por eso las Antillas mayores.

Los primeros europeos que las pisaron las llamaron Juana, Santiago, Española y San Juan Bautista.

Hoy son conocidas, respectivamente, como Cuba, Jamaica, La Española (o Isla de Santo Domingo o Hispaniola en inglés) y Puerto Rico.

A La Española llegó Cristóbal Colón el 5 de diciembre de 1492 durante su primer viaje y a sus orillas se hundió su nao capitana, la Santa María, veinte días después, el día de navidad.

Con los restos del navío construyó el primer asentamiento español (y europeo por tanto) en América, el Fuerte de Navidad.

Lo hizo con ayuda de Guacanagaríx, un cacique de etnia taína de las cinco cacicazgo o naciones de aborígenes arawak, caribes y taínos que vivían en La Española antes de la llegada de los españoles y que no sobrevivieron a los enfrentamientos con los invasores, ni a las enfermedades que traían ni a sus masacres como poder colonial.

Un año después, el mismo Colón fundó La Isabela, la primera ciudad europea en América.

Pocos años después, también en La Española, en 1496, Bartolomé Colón fundó Santo Domingo de Guzmán, la ciudad más antigua fundada por europeos en América, cuando ya apenas quedaban aborígenes en la isla.

Los taínos llamaban a su isla Aytí.

De allí proviene el nombre de uno de los dos países en que hoy se divide La Española: Haití y la República Dominicana.

Santo Domingo de Guzmán no solo dio nombre a la actual capital de este último país, fue también el nombre con el que durante mucho tiempo se conoció a la isla de 600 kilómetros de longitud y 241 de anchura máxima.

¿Cómo llegó a dividirse La Española (o Santo Domingo) en dos países de lenguas diferentes?

Sucedió, entre otras cosas, por el efecto de la llegada a América de emigrantes que amaban el peligro, odiaban el trabajo y ambicionaban la riqueza ajena:

Los piratas europeos del Caribe.

Vulgares ladrones de mar que vivían al margen de toda ley y que tuvieron su época de oro, literalmente hablando, durante los siglos XVI y XVII.

Ocurrió más o menos así.

Tras firmar la paz España e Inglaterra, Portugal y España quedaron como las únicas naciones comerciantes entre el Nuevo Mundo y Europa.

Hasta que otros europeos se enteraron de que los barcos españoles partían con mercancías y regresaban llenos de oro y plata.

Y también de que, debido a la larga travesía, debían repostar, es decir, reponer provisiones, pertrechos y combustibles, en las islas del Caribe.

Entonces aparecieron los primeros ladrones marinos venidos desde la lejana Europa.

España, en su intento de frenarlos, prohibió el comercio con el Nuevo Mundo a todo barco no español. Con un solo fin: poder considerar como pirata a todo barco navegando en “sus” aguas.

Inglaterra notó muy tarde que había hecho un mal negocio firmando la paz con España.

Junto con Francia, vieron en un comienzo cómo España y Portugal se enriquecían prácticamente del “aire”: o sea, del oro de los Incas, básicamente, y del trabajo de sus esclavos aborígenes y africanos.

Hasta que Francisco I reaccionó.

Ya que Francia no tenía marina, por lo menos podía estimular a los armadores particulares en su afán de “compartir” el oro sudamericano.

¿El resultado?

Hacia 1537 el Caribe ya se encontraba infestado de inmigrantes franceses dispuestos a todo. Poco después aparecen los primeros ingleses bajo la protección de la reina Elizabeth.

(Algunos piratas como Francis Drake cruzaban el Estrecho de Magallanes y recorrían las costas sudamericanas aterrorizando las poblaciones costeras.)

La Española era entonces una isla próspera (gracias al trabajo de los esclavos y las tierras robadas a los taínos, arawaks y caribes).

Tan próspera, que casi un siglo después, en 1605, el comercio informal de los colonos criollos asentados en las bandas norte y oeste de la isla empezó a ser un dolor de cabeza para el régimen monopólico de la corona.

Ese año, el gobernador español Antonio de Osorio de la isla ordenó la despoblación de esas áreas de la isla –las llamadas devastaciones de 1605- aduciendo la lucha contra el contrabando y la penetración religiosa protestante en la isla.

En la región oeste de esas áreas despobladas de La Española empezaron a asentarse entonces dos personajes venidos de la Vieja Europa: los bucaneros, hombres que vivían del comercio de carne ahumada, pieles y tabaco, y los filibusteros,

Los bucaneros eran aventureros principalmente franceses que habían aprendido de los arawaks las técnicas de conservación de la carne mediante el ahumado sobre una parrilla (bucan) y usaban sus conocimientos de preparación de las pieles de esos animales para hacer comercio costero con los piratas y los galeones españoles y portugueses de paso por el Caribe.

(Posteriormente, exterminados sus animales por las autoridades españolas y perseguidos por las nuevas francesas, se dedicaron a una de las actividades más lucrativas de los europeos de entonces: la piratería de esos mismos galeones que otro tipo de piratas europeos cargaban con el oro de Perú y Bolivia.)

En 1697, el rumbo de la historia de La Española vuelve a cambiar.

En el marco del tratado de Rijswijk, firmado en esa ciudad de los Países Bajos, se pactó el final de la llamada guerra de la Gran Alianza, que había enfrentado a Francia contra la alianza formada por España, Inglaterra y el Sacro Imperio Romano Germánico, un conglomerado de estados de Europa Central.

Por ese tratado, Francia se quedó con la parte occidental de La Española y España recuperó Cataluña, entre otros puntos del acuerdo.

¿Qué hace Francia con La Española?

Secuestra decenas (¿cientos?) de miles de esclavos africanos y los pone a trabajar en la isla.

En la época colonial, Haití llegó a ser por eso, uno de los países más ricos del Caribe.

Hasta que los esclavos se rebelaron y consiguieron que Francia les reconociera su independencia.

Haití, se convirtió así en el primer país en obtener su independencia en América, solo después de EEUU.

Y en el primer caso de abolición de la esclavitud por los mismos esclavos.

Pero todo no era -no podía ser- color de rosa.

Francia vendió cara la independencia de 1804 a los esclavos africanos haitianos.

Haití tuvo que pagar durante casi todo un siglo –XIX- un total de 90 millones de francos de oro, lo que hoy haría un equivalente a 17 milliardos de euros.

Tras la independencia, los antiguos esclavos se repartieron las grandes plantaciones entre todos, con una consecuencia inmediata: la exportación de productos agrícolas de la isla se vino abajo.

Varios intentos de elevar la productividad del sistema de pequeñas parcelas, entre ellos el Code Rural de 1826, fracasaron por todo lo alto.

El fin de la esclavitud en Haití, significó así el comienzo de una ruina que ya dura más de dos siglos y que tuvo su origen no en la abolición de la esclavitud.

Sino la desvergüenza francesa.

La de cobrar durante casi un siglo por lo que habían robado, en realidad.

Lo que llevó al país directamente a la ruina.

Seguramente otra hubiera sido la historia si el Estado haitiano y su sistema de pequeñas parcelas implantado tras la liberación y la independencia, no se hubiera visto gravado durante casi cien años por un pago sinvergüenza y leonino.

Iniciado el caos, el país se convirtió en víctima de sus propios dirigentes: cleptócratas ávidos por copiar las costumbres aprendidas de los españoles y franceses coloniales: quien tiene el poder y las armas, hace lo que quiere.

De 1915 a 1934, EEUU creyó haber descubierto una nueva colonia moderna en Haití y lo invadió durante esos años, profundizando aún más una certeza en su población: el poder de las armas es lo único que vale.

Hoy Haití es un país desorganizado, en el que huracanes, terremotos, la deforestación, las maquilas y el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que acabó con lo que quedaba de agricultura, han multiplicado la pobreza.

En su desesperación, los campesinos pobres se sirven hasta de matorrales para alimentar el fuego para poder cocinar, agravando la deforestación del país y ahondando con ello su propia tumba.

Haití podría ser un país pobre, con playas idílicas, un Estado incapaz como producto de su particular historia y el azote periódico de terremotos y huracanes.

¿Pero por qué más que eso?

Lo peor que le puede pasar a Haití después del terremoto del martes pasado es que el resto del mundo, y especialmente Occidente, del cual Haití es su país más pobre, siga permitiendo su verdadera ruina:

La violencia.

La violencia que se multiplica e impone debilitando al Estado gracias a las armas que llegan a la isla y que el mismo Occidente les vende.

Fácilmente se olvida o se ignora que la historia de países como Haití (y las consecuencias de hoy) está íntimamente ligada a Europa en su origen.

¿Qué pasaría, por ejemplo, si franceses, españoles o alemanes tuvieran que pagar a los piratas somalíes de hoy durante ¡todo un siglo! solo para terminar en la ruina?

Para colmo de males, hoy se ha dado a conocer que EEUU está estudiando (¿creerán que hay petróleo o cuáles son sus verdaderos intereses: una expansión disimulada bajo la apenas discreta forma de un protectorado?) enviar a sus marines.

Con la terrible y machacona enseñanza que eso tendría como consecuencia y que es lo que menos necesita la población de Haití hoy:

El poderoso lo es porque tiene las armas.

Tenerlas es la clave.

(O venderlas, que es lo mismo.)

Y que es una de las grandes razones por las que no puede existir un Estado que funcione en el país que dio el primer ejemplo al mundo en cuestiones de esclavitud y alguna vez fue el más próspero del Caribe.

Lástima que Europa tenga un gran problema con sus recuerdos.

No solo con los concernientes al siglo XX pasado y sus Adolfos, Benitos y Franciscos. (De EEUU mejor no hablar.)

Lo digo, porque leyendo las noticias de los medios europeos no puedo dejar de pensar que muchos ciudadanos de Europa deben creer ahora que debería volver la Colonia para que funcione todo otra vez en Haití.

Hay que saber aceptarlo, me digo.

La ignorancia no es potestad de los más pobres y desgraciados.

.

.

.

HjorgeV 15-01-2010

.

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Crist%C3%B3bal_Col%C3%B3n#Primer_viaje_.283_de_agosto_de_1492_-_15_de_marzo_de_1493.29

http://de.wikipedia.org/wiki/Hispaniola#Ursprung_der_Namen

http://es.wikipedia.org/wiki/Pirater%C3%ADa

http://www.familia.cl/cultura/piratas/piratas.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Bucanero

http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_de_Osorio

http://www.elmundo.es/america/2010/01/13/noticias/1263353645.html

http://www.elpais.com/articulo/opinion/solo/racismo/elpepiopi/20100113elpepiopi_7/Tes

http://www.elpais.com/articulo/portada/Testigo/horror/piedra/sol/elpepusoceps/20090510elpepspor_7/Tes

http://de.wikipedia.org/wiki/Haiti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s