AUSCHWITZ Y OTRAS SOLUCIONES FINALES

Auschwitz fue un campo de concentración creado por las SS de Hitler en mayo de 1940 y que existió casi cinco años hasta su liberación por el ejército soviético, en enero de 1945.

Se calcula que  murieron más de un millón de judíos de un total de 1,5 a 2,5 millones de personas asesinadas por los nazis allí.

El destino de los prisioneros judíos se definió cuando los gerifaltes del III Reich se reunieron el 20 de enero de 1942 en una villa en la ribera del lago Wannsee para discutir el exterminio de todos los judíos, la llamada Solución Final nazi.

La villa había sido adquirida por las SS dos años atrás: se trataba de una lujosa construcción hecha por ricos industriales alemanes en la periferia del sur de Berlín.

Las SS la convirtieron en un centro de conferencias y reuniones.

La de la fecha indicada llevaba el discreto nombre de Besprechung über die Endlösung der Judenfrage, literalmente un eufemismo: “Conferencia sobre la solución final de la cuestión judía”.

La cuestión judía era el exterminio del pueblo judío.

Auschwitz era en realidad un complejo de tres campos de concentración y el más grande de los creados por los nazis.

Sus funciones principales:  1) servir como cárcel de los enemigos del régimen,  2) permitir la realización de trabajos forzados, y 3) servir como lugar de exterminio de sus víctimas.

Los campos estaban ubicados a 60 kilómetros al oeste de la ciudad polaca de Cracovia, cerca a la antigua frontera germana-polaca anterior a la anexión nazi de esa porción de Polonia en 1939.

Las SS (Schutzstaffel, ‘escuadrón de defensa’), por su parte, habían nacido como la guardia personal de Hitler en 1925, para pasar a convertirse luego en una organización paramilitar o policía interna del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán y, finalmente, en la responsable de lo que se conoce como Holocausto, genocidio judío o la shoa.

Los nazis pretendían acabar con todos los judíos de Europa, de allí la gran infraestructura pensada para su aniquilación.

Los primeros internados en Auschwitz, sin embargo, fueron presos políticos polacos y delincuentes reincidentes alemanes traídos desde el campo de concentración de Sachsenhausen.

Los prisioneros recién llegados debían pasar por una prueba de selección para determinar su capacidad laboral: los considerados no aptos para los duros trabajos eran enviados a las “duchas”, en realidad, cámaras de gas encubiertas.

En los campos se realizaban diversos tipos de trabajos forzados: agrícolas, para la producción industrial y de armamento, en la extracción minera, en factorías de pescado y canteras de piedra.

Cada prisionero recibía un número de identificación tatuado en el brazo izquierdo.

En enero de 1945, las SS empezaron a destruir las instalaciones más compremetedoras y a evacuar los campos de concentración al enterarse de la proximidad de las fuerzas soviéticas.

Tanto la evacuación como el desplazamiento y el transporte de prisioneros en dirección a Alemania huyendo del avance soviético, se convirtieron en una carnicería continua.

Además, los prisioneros pasaban tres días hacinados en vagones de carga sin agua, comida ni abrigo.

En un día como hoy hace 65 años, el 27 de enero de 1945, cuando el ejército soviético ingresó para liberar los campos de concentración de Auschwitz, Birkenau y Monowitz, ya apenas quedaban 7.000 prisioneros entre enfermos y moribundos.

Los cálculos más modestos hablan de por lo menos 1,3 millones de personas que fueron deportadas a alguno de los campos de concentración del complejo de Auschwitz, de las cuales murieron por lo menos 1,1 millones.

11 de cada 13.

(Algo que no ha impedido que el juez sudafricano judío Richard Goldstone haya sido comparado por otros judíos con Hitler por haber acusado a Israel de crímenes de guerra en Gaza. Gente como Idith Zerthal, sin embargo, recuerda que el Holocausto “está siempre presente para justificarlo todo: nuestras prácticas políticas y nuestra autopercepción como víctimas”.)

LA SOLUCIÓN FINAL DE LOS HALCONES DE EEUU EMPIEZA A TAMBALEARSE

El funesto grito de guerra y venganza que lanzaran Bush y sus secuaces (en verdad, era al revés, Bush era el secuaz bufo de todo un grupo ultraconservador y belicista) tras el atentado del 11-S tuvo mucho de ese sueño de solución final nazi.

En ese entonces, recordemos, la idea era acabar, es decir, asesinar (significa matar a alguien con premeditación) a los llamados terroristas.

En Afganistán se trataba de acabar con los talibanes.

No se trató de hablar, entenderse, dialogar con ellos.

La idea del gobierno de EEUU era una especie de solución final: desaparecidos los terroristas, desaparecido el terrorismo.

We’re gonna kill them! -llegó a exclamar Donald Rumsfeld para que lo oyera todo el planeta, sin que nadie se quejara: “¡Los vamos a matar!”

Hoy, diez años después del inicio de esa funesta y nada desinteresada aventura, recién Occidente empieza a reconocer que se trató de una quimera.

Nadie menos que la misma CIA ha empezado a reconocer que la guerra antiterrorista no se podrá ganar.

Y  para coronar el fracaso de esa entelequia neocon (neoconservadora), nadie menos que el gobierno alemán ha anunciado su intención de ‘reconocer’ a los talibanes.

¿Reconocer a los talibanes?

Así es.

Alemania se ha cansado de invertir dinero, trabajo y vidas humanas y no ver verdaderos resultados.

En estos días en los que está en juego el futuro de Haití, también se celebra este jueves en Londres una conferencia para buscar una solución a lo que ahora se conoce como conflicto afgano (Invasión sería lo correcto).

Y Angela Merkel ya ha anunciado su intención de apoyar económicamente la reinserción de los talibanes a la vida civil. En otras palabras, Alemania está dispuesta a pagar para que dejen la insurgencia.

(O para que se dediquen tranquilamente al cultivo de amapolas como dicen los más críticos.)

La ONU ya ha reaccionado y ha retirado a cinco líderes talibanes de la lista de sospechosos de terrorismo.

La idea es la respuesta alemana a la realidad: la cacareada Guerra Contra el Terrorismo ha resultado un fracaso, además de contraproducente.

La Solución Final propuesta e iniciada por Bush ha empeorado el mundo, lo ha hecho más peligroso e incómodo (hasta para simples desplazamientos en avión), ha minado la comprensión y la tolerancia entre los pueblos del mundo, ha potenciado el racismo y ha despertado más sentimientos antioccidentales allí donde no los había o eran inocuos.

¿Qué esperaban los invasores?

¿Que los afganos los terminaran aplaudiendo por invadir su país?

Muchos debieron hacerlo al comienzo, claro.

Hoy, después de diez años, se ve que ha sido un gran error.

Habiendo contado con todos los medios (legales e ilegales) a su favor han fracasado.

Occidente no quiere entender que ha pasado de una perversión a otra.

De discutir sobre la “necesidad” de invadir un país y matar en nombre de cierto concepto de Libertad, ha pasado a discutir sobre cuánto tiempo más seguir haciéndolo sin mayor esperanza de solución concreta.

Felizmente, Occidente recién empieza a reaccionar y a aceptar que la fuerza bruta siempre empeora las cosas (sea contra el terrorismo o las drogas).

Hay quienes pensamos que reacciona demasiado tarde.

.

.

HjorgeV 27-01-2010

Otras fuentes:

http://www.ushmm.org/wlc/article.php?lang=es&ModuleId=10007021

http://www.ghwk.de/deut/texte/shalom-de.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Auschwitz

http://www.elpais.com/articulo/internacional/ONU/retira/lideres/talibanes/lista/terroristas/elpepuint/20100127elpepuint_1/Tes

http://www.nacion.com/ln_ee/2010/enero/25/aldea2238723.html

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/orienteproximo/2010/01/27/las-siete-vidas-del-preso-de-auschwitz.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s