POSTALES DE ALEMANIA: CIERTAS PARTICULARIDADES

¿Es posible reconocer a un alemán por sus gestos?

Es decir, ¿cómo se puede saber que no se trata de un impostor, de alguien que se está haciendo pasar por un alemán?

Esta pregunta me la ha hecho indirectamente un médico peruano, lector de esta bitácora.

Eduardo Salazar ha planteado el asunto así:

“En la escena sobre el impostado oficial alemán (escocés al final), cuando el oficial SS le dice que no detecta su acento, al final se da cuenta que no era alemán por la manera de señalar el número tres, con los dedos primero y quinto flexionados uno sobre otro, y los otros dedos extendidos… (esta es la manera que siempre he visto para señalar el número tres) y la actriz espía le cuenta a Pitt que los alemanes señalan el número tres flexionando los dedos cuarto y quinto, extendiendo los demás, ya que hacerlo de otra manera es “raro”… es eso cierto?”

Es cierto.

Lo descubrí relativamente tarde, porque es algo que se suele usar especialmente en el trato con los niños.

De situaciones de mi país recordaba casos en los que un pedido en una tienda, o en un bar, podía reforzarse señalando con los dedos el número de unidades deseadas con el fin de evitar malentendidos.

Hacer algo así acá en Alemania sería muy mal visto, porque lo primero que se preguntaría el vendedor sería si el comprador piensa que es duro de entendimiento o sordo. (Salvo en los casos en los que el vendedor no puede oír bien por el ruido circundante.)

El número uno se señala, entonces, con el pulgar levantado en Alemania.

El dos con el pulgar y el índice.

El tres con estos dos dedos más el dedo medio.

¿Y el cuatro?

No se agrega el dedo anular (es muy difícil, inténtelo): se señala con los dedos índice, medio, anular y meñique.

No son las únicas diferencias entre los lenguajes corporales de mis dos países.

Mis primeros grandes chascos los pasé al saludar a la gente que iba conociendo.

La regla o costumbre que conocía de mi país me llevaba a intentar dar un beso en la mejilla a las mujeres y la mano a los hombres.

Practicándola, no tuve problemas con los hombres, en cambbio, me encontré con una gran diversidad de reacciones femeninas:

Mujeres que terminaban abrazándome con especial cariño sin conocerlas yo apenas (animadas por mi beso inesperado); otras que me dejaban con el beso en el aire (alguna enojada, sin que yo entendiera por qué); algunas me daban dos besos o tres (como los franceses); tampoco faltó la que me ofreció con frialdad y rápidamente su mano para dejar claro que no deseaba ser besada.

Aunque parezca mentira, me costó años entender que no existe una regla fija de saludo en este país.

O, si existen ciertas reglas, estas varían de región a región, de clase a clase social dentro de la misma región; incluso hay reglas que varían según la época del año o la hora del día. O, simplemente, dependen de la situación.

Me he encontrado con gente que me ha saludado con una mínima inclinación de cabeza durante el día y que, al volverla a encontrar en un bar o lugar parecido por la noche, me ha saludado con besos y abrazos.

En general, se puede decir que, en situaciones más o menos formales, dar la mano con energía (pero sin hacer daño) a hombres y mujeres con una ligera inclinación del torso hacia adelante será muy bien visto.

Esto último vale especialmente si uno ha sido presentado a una persona.

Sin embargo, esto último (presentar a dos personas) es algo que no se acostumbra mucho en este país.

El amigo de tu amigo no tiene por qué ser tu amigo en Alemania.

Me ha sucedido y me sigue sucediendo muchas veces.

Estoy con alguien en algún lugar y se acerca una persona que conoce a quien me acompaña pero no a mí:

Puede ocurrir perfectamente que no solo no intercambie ninguna palabra conmigo ni se presente a sí misma, sino que me ignore por completo ¡durante minutos, incluso!

Algo que sería muy mal visto en mi país.

Todo esto es así porque el alemán es una persona muy reservada, alguien tan poco acostumbrado a conocer y a ser presentado a nuevas personas, que, para evitarse problemas o incomodidades, prefiere evitarlo.

Esto tiene que ver, también, con el concepto de amistad que tienen los alemanes.

Mientras que un peruano como yo puede mantener amistades a lo largo de los años sin apenas verse o comunicarse, para un alemán un amigo que deja de dar señales de vida por un cierto tiempo, deja también de ser un amigo.

Mientras que un latinoamericano como yo puede hacer amistades en un vehículo del transporte público, en la calle o más o menos en cualquier lugar: un alemán “típico” evitará justamente esos lugares para hacer una amistad.

Como el concepto de amistad está muy ligado al concepto de fidelidad más o menos absoluta (y al de la conversación como terapia), son muy pocos los amigos que un alemán corriente tiene.

Es algo que se puede notar cuando celebran sus cumpleaños: personalmente, he visto celebraciones de hasta solo dos o tres personas (incluida la homenajeada). Y no estoy exagerando.

(Nuestro tercer hijo cumple nueve años este sábado y ya ha invitado -por influencia paterna- a 20 personas para su fiesta “adulta”, algo que asombrará a todos los presentes.) (Después, en la fiesta “infantil”, seguirá la costumbre de este país: solo asistirá un núcleo de cinco a ocho niños.)

(Otros dicen que los alemanes tienen muy pocos amigos porque son tacaños y así se ahorran los gastos en sus cumpleaños.) (Creo que no es una exageración.)

Por cierto, los alemanes, como todos los seres humanos, también gozan formando grupos.

Pero ese tipo de encuentros los consiguen por otros medios diferentes de su concepto de amistad: a través del deporte, de una actividad cualquiera o por la simple asiduidad a un bar o taberna.

En este último caso es común ver que la forma de despedirse de los demás es golpeando la mesa con el nudillo del dedo medio de la mano derecha.

Esto se entiende como gesto de buena educación.

Tan confuso es el asunto de la forma de saludarse que mi suegro lo hace dándome dos besos en la mejilla y abrazándome. Pienso que alguna vez vio una película italiana de mafiosos y debió convencerse de que todos los Südländer (los que vienen de países del sur, más cálidos que Alemania) se saludan así.

En su descargo, debo decir que no me consta que a mi suegro le gusten los hombres y que sé que apenas ve una película cada par de décadas.

Otro detalle que llama la atención de los habitantes de este país es su inclinación escatológica al maldecir.

Incluso para insultar existe una especie de fijación anal: el peor insulto de los alemanes es llamarte ‘ano’, Arschloch (‘agujero del culo’, literalmente).

Uno peor aún es Leck mich am Arsch: ‘lámeme el culo’.

(Lo he escuchado decir tanto a albañiles como a lindas y académicas muchachas.)

No sé quién dijo que tal vez de allí dedujo Freud su concepto de fijación anal.

Simplemente porque sus primeros pacientes expresaban sus problemas y frustraciones en el idioma que también era el suyo: el alemán.

.

..

..HjorgeV 25-02-2010

Anuncios

2 comentarios sobre “POSTALES DE ALEMANIA: CIERTAS PARTICULARIDADES

  1. Hola Jorge, gran post! Si, la duda de marras me corroía puesto que al ver la película pensé que era parte del mundo ficcional de Tarantino, pero al ver en un video dicha imagen numérica me acordé del tema. Sobre las demás costumbres, creo que cada pueblo tiene las suyas, y qué gran diferencia entre unas y otras, que buena crónica has escrito, te felicito por el post gracias por despejar mi incógnita, un abrazo desde el (caluroso) verano limeño-

    eduardo

  2. Off topic.- Sobre la escatología, existe la llamada “literatura escatológica” la cual es un subgénero de la literatura… infantil, nada mas y nada menos, existen teorías al respecto como la facilidad de atracción que los títulos escatológicos tienen para los jóvenes lectores (niños), a ver si hablamos luego del tema con mayor detalle, saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s