LA OSCURA DEL HOMBRE (Engendro)

.

Y entonces fue la luz.

La oscura del hombre.

El chorro negro y putrefacto que ya no es sangre

colgando de sus costillas.

.

(Ahora, arrodíllate y repite conmigo:)

Despiértame señor

(decirlo rápidamente, casi atropellando las

palabras),

tú que no existes sabes

del dolor en la frente, pero desconoces el sudor tumba

en el torso

del que respira y rasca la tierra boca arriba.

(Respira. No ha llegado todavía el final.)

.

Oh, creador, tú que domingo a domingo te desconoces

en las réplicas de tu rostro, ¡repica en tu campo!

¡Mesías, hágase tu voluntad pura tierra!

¡Detén tu invento ya!

Quita esta maldición del hombre.

(Solo un instante más y habrás terminado.)

¡Despierta ya, inhumano ser!

.

(Vuelve a respirar ahora.)

.

Y entonces fue la luz.

La oscura del hombre.

.

¡La mezquindad de llamar murmuraciones al sufrimiento ajeno!

.

.

HjorgeV 28-03-2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s