EL PLAN DE ISRAEL

En el editorial de El País de hoy leo una frase que me sorprende de forma varia:

La torpeza criminal de Israel.

La transcribo en su contexto:

«La torpeza criminal de Israel, que ha causado el previsible furor en el mundo árabe, es también un balón de oxígeno para Hamás, la organización radical islamista que controla Gaza»

Me sorprende, primero, por venir de un diario como El País, por lo general especialmente cuidadoso con Israel.

Y, segundo, porque opino que, más que una torpeza, se trata de un plan preconcebido y provocado.

Por lo demás, Israel lo ha vuelto a conseguir:

Sus actos criminales volverán a quedar impunes.

Para empezar, tras una reunión de urgencia que ha durado 13 horas, la ONU apenas ha conseguido lamentar las muertes, pero sin atreverse a condenar a Israel. (El país agresor, por su parte, ha “agradecido” el detalle, para variar, tachando de “hipócrita” el lamento del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.)

Vale decir, más o menos con lo que Israel contaba.

(No quisiera saber qué habría sucedido si la misma agresión criminal la hubiera perpetrado Irán, Venezuela o Cuba, por ejemplo.)

Por si alguien estuviera buscando evidencias de lo mal que va este mundo, de los terribles tumbos que va dando nuestra llamada civilización tan esforzada en perder su condición de tal, esta nueva y particular propina de Israel a la historia de la humanidad le cae de perilla.

El solo hecho de que tenga que organizarse ayuda humanitaria para cientos de miles de personas que viven en una gran cárcel a techo abierto, es, de por sí, ya grave.

TERRORISMO ISRAELÍ

Luego, está la barrabasada, la estupidez, la “torpeza” criminal israelí.

Atacar a un barco con ayuda humanitaria.

Y en aguas internacionales, además, es decir, donde no se puede argumentar siquiera jurisdicción alguna y, por ello, bien se podría considerar este ataque como un simple acto de piratería marítima.

Para darse una idea de cuáles eran las intenciones de Israel, de lo maquiavélico de la acción, basta reproducir las declaraciones de un miembro del comando atacante a la radio Kol Israel.

Las copio de la versión digital del diario El Mundo:

«En las imágenes proporcionadas por el Ejército israelí y filmadas desde un helicóptero, los soldados del comando de élite de la Marina bajan a la plataforma del barco principal de la flotilla, el turco Mavi Marmara. “Los activistas nos recibieron como si fuera una guerra. Con fuego real y barras de hierro. Sólo cuando vimos que la vida de los soldados corría peligro y estaban expuestos a un linchamiento seguro, usamos nuestras armas”, dijo esta tarde un miembro del comando a la radio Kol Israel.»

Hasta donde se sabe (y se puede ver aquí), todo lo que dice el militar israelí es más o menos cierto.

Los activistas tenían barras (probablemente también patas de sillas) y atacaron con ellas a los soldados que estaban invadiendo su barco.

Un soldado fue empujado fuera de la plataforma.

El fuego real fue probablemente el de -por lo menos- una luz de bengala (de las que existen en todos los barcos para enviar señales en caso de peligro o necesidad) lanzada, al parecer, por un activista.

Lo digo por lo que se puede ver en el video y porque hasta ahora no existen noticias de que haya habido alguna explosión, ni de soldados israelíes heridos con proyectiles menores o mayores. (Salvo el caso de un soldado herido con su propia arma al intentar evitar que se la arrebataran.)

Pero son las palabras finales del comandante israelí las verdaderamente importantes.

Las repito, porque constituyen el meollo del asunto:

«Sólo cuando vimos que la vida de los soldados corría peligro y estaban expuestos a un linchamiento seguro, usamos nuestras armas»

Insisto:

Por lo que se puede apreciar en las imágenes difundidas por el ejército israelí, es cierto lo que afirma ese militar.

El detalle que falta es la inversión causal de los acontecimientos.

Se ve en el mismo video.

Los primeros soldados (que no tienen aspecto de ser soldados de élite, sino inseguros muchachitos recién ingresados al ejército, la denominada carne de cañón) que descienden desde un helicóptero a la cubierta del Mavi Marmara sabían que no iban a ser recibidos con aplausos.

Es decir, sabían que estaban invadiendo ilegalmente un barco fuera de su jurisdicción y que estaban exponiéndose a que la tripulación se defendiera de su acto de piratería marítima.

Sin embargo, ya se había decidido que lo hicieran, o sea, que se enfrentaran a un linchamiento seguro.

¿Por qué?

Obviamente, como el mismo militar lo dice: para poder justificar el uso de sus armas.

No hay otra lógica.

Si se hubiera querido detener el barco, para empezar, se podía haber esperado que la flotilla abandonara las aguas internacionales.

Por otra parte, uno de los ejércitos más poderosos, mejor dotados y formados del mundo, tenía y tiene una serie de métodos a su disposición para conseguir sus objetivos y salvaguardar de paso la vida y la salud de sus miembros en una misión así.

Desde el uso de fuego disuasivo y bombas lacrimógenas, hasta la introducción de un comando de élite al puente de mando o a la sala de máquinas, por ejemplo.

Uno de los mejores (o sea, en realidad, peores, porque su función principal es acabar con vidas humanas) ejércitos del mundo, con uno de los mejores servicios de inteligencia del mundo, tenía que haber sabido que los activistas no estaban armados.

(Si se llama armas a los palos, cuchillos y luces de bengala, entonces a partir de ahora se puede justificar cualquier ataque a cualquier barco o incluso de una casa cualquiera donde siempre hay algún palo y -más que seguro- muchos cuchillos.)

El primer soldado podría haber bajado con una ametralladora o una pistola en la mano amenazando disparar, o disparando hacia la cubierta del barco incluso, para evitar que alguien se le acercara. (Es lo que después hacen los demás incursores.)

Pero no.

Esa no era la idea.

El primer soldado que desciende al barco era una simple carnada, la provocación.

El palito que había que pisar.

Así de maquiavélicos y espeluznantes (exponer a un pobre muchacho, de sus propias fuerzas además, a un linchamiento seguro) son los actuales métodos de Israel.

Opino que la idea de fondo de Israel era una de mayor alcance y por eso el ataque ha tenido que realizarse en aguas internacionales, muy lejos de su costa, porque tenía que adelantarse a un encuentro importante.

Hoy día debía reunirse Netanyahu con Obama en Washington.

En ese encuentro se esperaba que el primero anunciara su disposición a iniciar el diálogo directo con las autoridades palestinas.

Ahora Netanyahu ha suspendido su viaje con una “buena” excusa y, por lo tanto, su esperado anuncio.

Opino que este ataque pirata israelí tenía otra intención aún mayor:

Desacoplar a EEUU del llamado “proceso de paz” (hasta ahora solo ha sido de guerra) entre Israel y Palestina.

El más grave peligro para las intenciones israelíes de perpetuarse en los territorios invadidos no es Irán ni el mismo Hamás.

El verdadero peligro es EEUU, concretamente Obama y sus intenciones de favorecer la coexistencia pacífica de los dos estados, algo que no quiere aceptar Israel de ninguna manera.

Netanyahu ha hecho así una peligrosísima pero, a la vez, astuta, taimada, jugada política y militar en su intento por llevar a Palestina a la (completa) ruina. Y, por lo tanto, a su desaparición.

Que en el camino quede una decena de muertos -al parecer, todos turcos- o más, es algo que a Israel no le importa. (Lo demostró en la Masacre de Gaza.)

Lo peor es que acciones criminales como la de ayer sirven para impulsar otro descalabro mundial.

El del bamboleado Derecho Internacional.

El que estipula que las aguas internacionales son de libre circulación.

El mismo Derecho que debería permitir una condena o castigo a Israel por este acto criminal de piratería marítima.

En teoría, a Turquía le quedarían dos posibilidades: recurrir al Tribunal Internacional de La Haya (pero este no es reconocido por Israel).

O dirigirse al Consejo de Seguridad de la ONU, organismo que acaba de lamentar las muertes, pero no se ha atrevido a condenar a Israel.

Dos caminos, en la práctica, ya bloqueados.

Una pregunta queda en el aire.

¿Por qué ningún medio occidental se ha atrevido a llamar Terrorismo a este ataque?

No haciéndolo, se sigue prorrogando la validez del cheque en blanco que Occidente le ha extendido tácitamente a Israel por el Holocausto sufrido.

Por lo menos hay algo para reír.

Israel ha intentado, en un primero momento, considerar a los activistas detenidos como “inmigrantes ilegales”.

¿Qué tribunal del mundo podría considerar legal abordar un barco en aguas internacionales, detener a sus ocupantes, ingresarlos a punta de pistola a un país (Israel) y considerarlos luego inmigrantes ilegales?

.

.

HjorgeV 01-06-2010

Anuncios

One comment

  1. Tres Apuntes en libreta ajena:
    1) ¿Desde cuándo El País, un diario de izquierdas, ha sido especialmente cuidadoso con Israel?
    2) Honduras fue declarado apestoso por ese cadáver putrefacto que es la OEA. Y, recibió la condena unánime de la ONU por expulsar a un delincuente del poder. Israel recibe un simple “zape” por su acción delictiva, además, documentada y aceptada. ¡ah! Las mieles del Poder libreta.
    3) ¿No es por este tiempo que usted se toma sus vacaciones de veranillo?
    Un gentil abrazo desde esta colonia centroamericana.

    Rpta.: Hola Libretilla:
    1) Si El País es de izquierda, entonces yo soy el Papa (no pederasta). Independientemente de eso, todos los grandes diarios europeos y del mundo occidental siempre han sido especialmente cuidadosos con Israel. Por dos razones: por cierta mal entendida “compasión” con la víctima del Holocausto y por el trabajo diplomático y de presión de Israel. Ni siquiera en la Masacre de Gaza se leyó en ese diario la palabra ‘criminal’. Esta vez sí, además en un editorial.
    2) Cuando algo no nos gusta lo llamamos apestoso, pero las organizaciones intergubernamentales como la OEA y la ONU son necesarias. No quiero imaginarme a qué se atrevería Israel si la ONU no existiera. Que son altamente deficientes es otra cosa.
    Interesante llamar a un golpe de estado “expulsión de un delincuente del poder”. Con ese argumento no existiría casi ninguna democracia en el mundo, me atrevo a decir.
    3) La pausa estival será recién el próximo mes.
    Saludos desde los arrabales de Colonia. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s