PERDÓNAME POR HABER ASISTIDO DESHUESADO

Perdóname por haber asistido deshuesado al concierto

de nuestras cosas más triviales.

Sé que alimentaron un día nuestros sueños

y que ahora son papel perseguido por el amarillo del tiempo.

(La asíntota que persigue eternamente a la curva

sin alcanzarla.)

Perdóname porque tú sabes muy bien quiénes

somos,

cómo vestimos

debajo de nuestras ropas

y dónde nos duele más el rencor,

aunque no dé para una fiesta o una manifestación

por las calles más lejanas de la ciudad.

(He reposado mi sed allí donde un día nos dijimos

que no quedaría ninguna calle desierta

sin nosotros.

He visto a tu alma y a mi alma de la mano

bajo el fragor del día

como dos animalitos trémulos que se quieren y

se saben perdonar.)

.

Perdóname el hombre que llevo dentro

renqueando,

el sapo en la lengua,

el toro en los celos,

la iguana en la voz.

Perdóname haber nacido

solo para morir

y por no haber sabido diferenciarme mucho

ni especialmente a tiempo

de mí mismo.

.

Perdóname el reptil de mi ojo,

el hierro de mis días,

la sal de mis huesos y

tantos adjetivos mal puestos

como un mal andamio ante una tormenta

especialmente cruel.

.

Perdón por mis días lentos

llenos de cieno,

por las tenazas de mi humor insolente,

por la cobardía de mi frente cuando se trata de

pedir perdón.

.

Dónaper.

Dónameper. ¡Dónameper!

.

.

HjorgeV 07-06-2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s