LOS NOBELABLES DE ESTE AÑO

Un lector de esta bitácora inútil, Ramón Nipedo Catrachus (Comayagüela, Montaña de Jutiapa, 1968), jugador compulsivo y escritor clandestino de Honduras, me pregunta por mis favoritos para el próximo Nobel de Literatura.

¿Acaso soy pitoniso o timbero?

¡Qué preguntita!

¿Sacamos los dados?

Le mencionaba -para empezar- que así como el amor no se puede comprar con dinero (dicen, tengo mis dudas comprobables), un premio literario tampoco es garantía de excelencia.

Añadiendo, de paso, que el éxito en las ventas y la calidad muchas veces son inversamente proporcionales.

De allí, el relativamente poco interés que este y otros premios me suscitan.

Sin embargo, paso el guante lanzado por Nipedo Catrachus.

¿Quién será designado por la Academia sueca este año -dentro de apenas un par de semanillas, entre comienzos y mitad de octubre- Nobel de Literatura?

Punto primero: no nos hagamos locas ilusiones.

Ni tú ni yo.

La clara gran mayoría de los premiados (más del 70%) son de países de Europa Meridional y Europa del Norte. (Contando a EEUU más del 80%.)

Los idiomas que predominan son europeos: inglés (27 ganadores), francés (14), alemán (12) y español (10).

Los siguen muy de cerca dos idiomas europeos más: el italiano y el sueco (qué increíble coincidencia), ambos con 6 ganadores.

¿Por qué es así?

Porque los de la Academia no son bolivianos, pues.

Es decir, una explicación podría estar en la conformación del jurado: todos sus miembros son escandinavos.

Punto segundo: la Academia es famosa por haber ignorado autores de renombre mundial y grandes clásicos como Joyce, Proust, Kafka, Borges, Cortázar, Vallejo y Tolstói.

(¡Siguen ignorando a Pelé los muy insulsos!)

Punto tercero: lo es también por haber aupado a una larga ristra de autores que pasada la ceremonia de entrega del premio volvieron a pasar al relativo anonimato o al olvido.

(¿Quién recuerda ya a Aznar o a Bush, por ejemplo?)

Ramón Nipedo Catrachus me ha retado a nombrar a mis favoritos.

¿Cuáles son?

No es una tarea fácil.

Sobre todo cuando uno es casi un analfabeto. Pero, vamos, caminante no hay camino: se hace camino al pagar. (Sé -por nuestras últimas vacaciones- lo que es cruzar España y Francia y pasar por sus peajes.)

Para comenzar, la Academia maneja -como la CIA- grandes listas de todos los continentes y países. (Y creo que también una bola mágica que sabe mucho de geopolítica: por ello no me asombraría que pudiera ganar el Nobel un musulmán, sobre todo si prospera esa bendita y muy gringa idea de quemar el Corán en La Florida pasado mañana.)

Personalmente, por eso, solo podría referirme a conocidos con ciertas posibilidades de ganar.

(Yo se lo habría dado a Vallejo y al olvidado Manuel Scorza, acoto.)

Estas son mis listas (soslayo escribir los correspondientes nombres de pila y los segundos apellidos, salvo excepciones, y, enjabonándome, aclaro que no reflejan necesariamente mi gusto, como en el caso de Marías, por ejemplo), en orden algo cartesiano:

Roth, Auster y DeLillo; Fuentes y Vargas; Marías y Vila-Matas; Banville y Murakami.

Como a los suecos les gusta sorprender, agrego otros ‘nobelables’: al español Muñoz Molina y al usamericano McCarthy. (¿A Piglia y Aira?)

(Hay que reconocerle a la Academia no solo su puja por dar a conocer autores olvidados o casi anónimos, sino también su esfuerzo por premiar toda una vida dedicada a la literatura; por lo que en estas listas bien podría entrar mi compatriota Bryce, si no fuera porque ya se cortó las alas con sus plagios.) (¡Más de 30! Qué descarado don Alpedo Bryce Echenique.)

Y si este año la onda de los suecos resulta que es provocar a lo lindo: propongo al chileno Rivera Letelier o al usamericano Jonathan Franzen.

(Si desean atraer atentados terroristas, que nombren a David Baldacci, del que acabo de regurgitar una de sus últimas novelas. Más al respecto, pronto aquí.)

(Me hablan también maravillas de Pynchon, pero solamente una vez hace muchos años intenté leerlo, sin poder salir de las primeras páginas. «Me gusta leer, no nadar como si estuviera haciéndolo contra la corriente y, encima, con cieno en los ojos», le dije entonces al amigo que me recomendó su novela V.) (Un día de estos voy a volver a intentarlo con su novela Contraluz, por ejemplo.)

Ninguna mujer en estas listas, compruebo con verdadero pesar.

(Es una pena que Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, Condesa de Murillo y Grande de España, sea una desconocida fuera de su país. ¡La de turistas -añadidos-, por lo menos, que tendría el Circo Madríz!)

¿Y mi favorito?, preguntará alguien, haciéndome recordar la apuesta catracha inicial.

Eso es sencillo:

Tal vez uno de los anteriores.

Qué

...HjorgeV 20-07-2010

Anuncios

Un comentario sobre “LOS NOBELABLES DE ESTE AÑO

  1. Buena lista. Ganará Vila-Matas.

    Rpta.: Hola, Óscar Tardío. No era una broma mi propuesta-apuesta. Saludos desde los arrabales de Colonia. (Conozco tu respuesta: “La mía tampoco era una broma.”) HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s