DOMINGO DE LLUVIA, MODAS SECUESTRADAS

I

Entre pausa y pausa, entre partido y partido del campeonato de fútbol de nuestro hijo menor, los padres coincidimos a veces en el espacio alrededor de las canchas de juego y conversamos de esto y de lo otro.

De pronto, alguien saca a tema el asunto de la moda.

«¿No es la moda la mejor demostración de que nuestros intereses como seres supuestamente superiores sobre el planeta apuntan a la absoluta nada?», pregunté.

«Lo que hoy nos puede parecer ridículo, absurdo y horrible, tal vez mañana o pasado mañana lo estemos vistiendo con gusto», traté de explicarme.

…Qué

II

Desde hace una década aproximadamente, se han puesto de moda los llamados comediantes (lo que hacen lo denominan Comedy) acá en Alemania.

Son un ejemplo de lo que bien se podría llamar la nueva Generación Party alemana. Sí, la Generación Fiesta, aquella cuya partida de nacimiento coincide más o menos con la caída del muro de Berlín.

Desde entonces, los jóvenes y no tan jóvenes del país, han (re)descubierto el gusto por grandes concentraciones masivas y jubilosas.

La elección del Papa y los Mundiales de fútbol, han sido ejemplos de acontecimientos celebrados masiva y eufóricamente de una manera tal que, si Hitler se enterara, se revolvería en su tumba y acaso en una nueva vida lo volvería intentar.

Pero sabría que, como medio de atracción de las masas, tendría que amenizarlo y aderezarlo todo con el nuevo concepto de fiesta alemana: música estridente y machacona, baile anticoreográfico y espástico, júbilo automatizado, alcohol y otras drogas.

(El viejo concepto de fiesta alemana consistía en comer, beber y conversar en grupitos hasta empezar a bostezar, sin bailar ni mezclarse esos subgrupos.)

Solo teniendo en cuenta este cambio de mentalidad en la sociedad alemana (el trabajo ya no es tan importante de por sí, existen otras formas de vida aparte de la estrictamente disciplinada y otras formas de diversión personal y colectiva diferentes de las de los abuelos y abuelas -si las tenían-), es que se puede entender el nuevo repunte económico de Alemania justo en plena crisis mundial.

…Qué

III

Escuché a uno de esos llamados comediantes en la radio no hace mucho.

He olvidado el nombre, lo recuerdo por lo que dijo.

No sé qué edad tendría el personaje en cuestión, pero debía haber vivido los setenta o rezagos de la moda de esos años, puesto que le escuché decir lo siguiente:

«También van muchos jovencitos a mis actuaciones. Y ya he tenido alguno que me ha preguntado, en son de burla, por qué suelo llevar la moda que me fascinaba de adolescente. Yo les respondo que la pequeña diferencia entre ellos y yo, es que yo me puedo quitar en cualquier momento mis pantalones acampanados y mis camisas floreadas imposibles, mientras que ellos no pueden hacer lo mismo con los tatuajes y piercings que cubren todo su cuerpo.»

…Qué

IV

A los seres humanos nos gusta tanto identificarnos con alguien o con un cierto grupo, como diferenciarnos también de los demás o de otros individuos concretos.

Para lo último se suele tomar ejemplos puntuales, especialmente aquellos que nos permiten apreciar nuestro ‘elevado’ nivel de vida o gusto escogido. (No lo pensamos ni lo decimos así, por supuesto.)

(Pienso que no escogemos nuestro gusto personal, que es solo el resultado de una simple suma de circunstancias, en las que nuestra posible influencia personal es mínima. Lo máximo a lo que se puede aspirar es a un poco de rebeldía y disonancia con cierta mayoría. Terminamos vistiendo y determinando nuestros gustos en base a una simple selección de lo que hay, y en la que la presión social inmediata y mediata es mayor de lo que pensamos.)

Vemos a un grupo de borrachitos vagabundos e inofensivos por las calles de Colonia y muchos (de no sentires asqueados) deben apreciar en ese momento el hogar limpio y caliente (el cobijo), la comida, el televisor o libro, y la seguridad que les espera.

…Qué

V

Los gitanos son mirados de una manera particular por la gente de este país.

Alemania tiene su especial relación con los Roma y los Sinti.

Don Adolfo fue el responsable del asesinato de cientos de miles de ellos.

No he entendido del todo el caso de los gitanos como fenómeno migratorio. Lo que sé y veo, es que son despreciados por una gran banda ancha de la sociedad alemana y que esa discriminación los debe llevar a dedicarse a labores marginales.

Muchos de los gitanos que viven en esta región suelen dedicarse a la recolección y reciclaje de todo tipo de muebles y artefactos usados que la gente suele dejar en las aceras de acuerdo a cierto calendario municipal.

Es una actividad que no está prohibida: la gente se deshace de lo que ya no quiere o no le sirve y la pone frente a la puerta de sus casas para que las recoja un servicio especial municipal.

Cualquier pasante puede llevarse ese escritorio, lámpara o sofá desechado si lo cree conveniente.

…Qué

VI

Una de las cosas más interesantes que se me ha permitido comprobar en este país es el sistema de doble examen que la sociedad alemana se permite frente a los gitanos.

Por un lado, se les critica (generalmente solo con la mirada, es decir, de forma muda: la más efectiva de marginación) su forma de vida y el no conseguir modos ‘dignos’ de vivir.

Por otro, cuando algún gitano, sube a su Mercedes o BMW, la gente los mira con esa misma reprobación.

Es decir, son reprobados tanto cuando ‘progresan’ como cuando ‘no progresan’.

…Qué

VII

Muchos gitanos son reconocibles por su forma de vestir antes que por su aspecto físico.

Algunos completan su indumentaria con joyas doradas y grandes relojes, ubicadas las primeras en lugares preferentes, vamos a decir.

Los alemanes de a pie, se los quedan mirando con una mezcla de burla y compasión. «¡Qué ridículos!», deben pensar.

…Qué

VIII

Uno de los acontecimientos más atendidos de este año por todos los públicos de Alemania, fue, después del Mundial Africano (con mayúscula porque seguramente pasarán décadas de décadas antes de que vuelva a haber uno), un matrimonio de la llamada realeza europea.

Lo sé, porque justo durante el Mundial y a modo de contraste, la televisión alemana no se cansó de mostrar el fasto y el derroche pecuniario (pagado por los contribuyentes, claro) de la corona sueca.

Vi con mis propios ojos, como a los alemanes -especialmente a ellas- se les humedecía los ojos con la contemplación de ¡joyas doradas a granel!

…Qué

IX

Una de las prendas de vestir de los gitanos alemanes que más miradas atraían/atraen era/es el calzado. Estoy hablando de mis propias observaciones, por supuesto.

He visto con mis propios ojos, por ejemplo, cómo alemanes y alemanas se quedaban pasmados con los zapatos que usaban/usan muchas mujeres de esas etnias (aún perseguidas en Europa).

Me estoy refiriendo a un tipo de calzado en especial.

Concretamente, a una especie de media sandalia, totalmente cubierta por delante y terminada en una punta agresiva, por lo general libre por detrás y con la suela -tacañamente calculada- apoyada en el talón sobre la punta de lo que bien podría ser un estilete.

En los días más fríos, las he visto ser usadas por las gitanas con medias gruesas de lana.

¿El origen de esa moda?

Lo desconozco, pero sí creo reconocer una ventaja para las mujeres de peso elevado: como las elevaciones son de apenas tres o cuatro centímetros, pueden permitirse llevar ese tipo de calzado durante horas.

…Qué

X

Como también soy un mono, el título de un artículo de la lista de los más consultados de El País llamó mi atención.

«Los tacones se apean del andamio», era ese título.

En mi país -el Perú- se entiende lo de ‘tacón’, pero se suele usar simplemente ‘taco’ o ‘taco alto’, en plural este último término.

¿A qué se referirán?, me pregunté.

Hasta que di con la noticia: las grandes marcas -la exclusivísima Prada entre ellas- han ‘descubierto’ los llamados kitten heels.

¿Qué son?

Una especie de media sandalia, totalmente cubierta por delante y terminada en una punta agresiva, por lo general libre por detrás y con la suela -tacañamente calculada- apoyada en el talón sobre la punta de lo que bien podría ser un estilete.

…Qué

XI

Pero, ojo, que en esto de burlarse y mirar mal a los gitanos, pero terminar secuestrándoles y adoptando sus modas, las alemanas no están solas.

No sé cómo será en el resto del mundo.

Pero, incluso hoy, todavía existe acá en Alemania cierta moda masculina, extendida especialmente entre los círculos empresariales y entre todos aquellos que se sienten ‘alguien’ en el mundo económico alemán, vamos a decir.

Me estoy refiriendo a un modelo de calzado que también he visto en los gitanos, pero sobre todo en otro grupo de inmigrantes: hindúes, paquistaníes y vecinos.

Un modelo caracterizado básicamente porque tiene una nariz de Pinocho, una punta exagerada, payasesca, freudianamente larga.

De las Mil y Una Noches, vamos a decir.

Ya que hemos podido observar en los últimos años cómo los rollos de adiposidad abdominal de jovencitas y damas -mostrados a la intemperie y alegremente en público- han llegado a ser el último grito de la moda:

¿Cuándo llegará la moda zapatera de dejar los callos y los juanetes al aire?

-Mira las cosas en las que te pones a pensar en un domingo de lluvia -me dijo un padre de familia entre partido y partido.

…Qué…Quéçç

…Qué

...HjorgeV 31-10-2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s