MARILYN MONROE: FELIZ CUMPLEAÑOS, SR. PRESIDENTE

Se burlaban de ella y ella misma lo sabía.

Pero se había comprometido a cantar la canción de cumpleaños al señor presidente, o sea, al hermano de su amante y que había sido su amante también –Jack Kennedy– y no podía fallarle.

El lugar era nada menos que el Madison Square Garden de Nueva York y había más de 15.000 personas presentes.

El presentador –Peter Lawford, ex actor, cuñado de los Kennedy, gran amigo de Sinatra y miembro de la Pandilla de Ratas– la ha anunciado varias veces en el transcurso de la velada.

Pero ella no ha aparecido y el ex actor ya ha hecho de ello toda una parodia sobre las famosas tardanzas y ausencias de Marilyn en los sets de filmación.

Esta vez Lawford piensa que ella sí va a aparecer y se voltea para recibirla.

Pero ella no aparece.

Se escucha de pronto un golpe en la tarima del escenario, disimulado por el llamado de los tambores. Ha tropezado.

El público todavía no sabe que Marilyn lleva un vestido que se lo han tenido que coser sobre el cuerpo para que le quede perfectamente pegado a su piel. Una operación de horas.

El presentador empieza a leer una nueva presentación: el siguiente intento. El público ríe, se mofa.

Tampoco funciona. Ella sigue sin aparecer.

La parodia se ha vuelto una enconada sátira.

Marilyn, la tardona eterna.

Mientras tanto, a pocos metros de donde está el presentador, Marilyn no encuentra realmente la puerta que la debe llevar de los camerinos subterráneos del Madison Square Garden al escenario.

El paje que la debía acompañar la ha abandonado a su suerte creyendo que ella conoce el lugar.

Y está desesperada.

Desde los oscuros pasillos donde se encuentra puede escuchar la voz del presentador, los chistes y la risa del público, pero no la bendita puerta.

Está oscuro.

Lleva encima varias sustancias.

Entre ellas, varias horas de alcohol y pastillas estimulantes. (Curiosamente, apenas existen menciones a la cocaína en su caso, cuando tiene que haber sido una de sus preferidas.)

Hasta que, trastabillando, consigue encontrar la puerta correcta, justo cuando Peter Lawford menos se lo espera.

Marilyn Monroe aparece.

El público enmudece por un instante. Se excita.

Y ella empieza a avanzar a saltitos, porque el vestido que se lo han cosido al cuerpo para que cumpla con su verdadero trabajo (ser despampanante), lo cumple, pero no la deja caminar.

Va desnuda debajo de él, para no echar a perder ninguna curva.

En dos días va a cumplir 36 años y ella sabe que todo es solo una fea broma y que nadie se atreverá a decírselo abiertamente.

Lleva encima un peinado que parece salido de una máquina de hacer algodón dulce para niños.

Sobre su asiento, el presidente agasajado se revuelve y maldice la hora en que a su cuñado se le ocurrió invitarla pensando que todos se divertirían.

Ella es la encarnación de la rompehogares.

Y así está vestida y peinada. La mujer fatal.

Todos pueden notar que no solo está borracha.

El cuñado de Kennedy le da el último puntillazo, presentándola así:

«Mr. President, the late Marilyn Monroe.»

O sea, la impuntual o tardona Marilyn.

Pero sucede que late también significa muerto (‘difunto’) en inglés y ella pesca enseguida el doble sentido de la presentación.

Profesional hasta la muerte, hasta la defunción, ella lo celebra con una sonrisa celestial.

Luego empieza a cantar.

Conoce sus propias debilidades, pero también las del público. Coquetea, debe estar a punto de gritar de la desesperación y el nerviosismo, pero ella es la Monroe y tan fácilmente no puede escapar de su propio papel.

Empieza susurrando, no cantando la canción.

Happy birthday, Mr. President…

Las drogas le permiten entrar a ese mundo de semiensueño, desde el que le dedica su voz a su ex amante y uno de los pocos hombres de sus sueños.

De pronto Marilyn se anima, suelta la cantante que lleva dentro y termina dirigiendo al público para que la acompañe en la estrofa final.

Lo peor ha pasado.

Cuando sobre el escenario aparece Jack, el presidente de EEUU, su ex amante y hermano de su actual amante, Bobby, de quien está embarazada, los organizadores ya han tenido la prudencia de llevársela lejos para no correr ningún riesgo.

Ya les ha hecho a los dos -y a todos sus esposos y amantes- escenas increíbles en lugares increíbles.

Esta vez han tenido especial cuidado, a pesar, de que la primera dama, Jacqueline Kennedy, no se encontraba allí -en el Madison Square Garden- por estar ‘impedida’ oficialmente.

Había tenido que asistir a una exhibición equina.

Justo el día de la celebración del cumpleaños de su esposo.

Claro.

(En realidad, Jackie Kennedy se había negado a asistir a una velada multitudinaria en la que el número más atractivo iba a estar a cargo de la ex amante de su propio esposo.)

Fue una de las últimas presentaciones públicas de Norma Jeane Baker, un producto de Hollywood comercializado bajo el nombre de Marily Monroe.

Peter Lawford no se equivocó al presentarla como late: tardona o muerta.

Tal vez solo se refería a que nadie quería trabajar con ella y la película en la que estaba trabajando corría el riesgo de quebrar, debido a sus tardanzas, sus caprichos y su incapacidad para memorizar y repetir sus partes debido en gran parte a las diversas drogas que tomaba para no dejar de ser la despampanante y divertida Marilyn Monroe.

O tal vez se refería a que ya se había convertido en un riesgo para el presidente, su Partido Demócrata y todo el gobierno de EEUU, porque estaba embarazada de Robert Bobby Kennedy y había amenazado con contarlo todo o suicidarse si él no se casaba con ella.

Como fuera.

Dos meses y pocos días después fue encontrada muerta en su dormitorio.

La ambulancia -nada tardona- que acudió al llamado de Eunice Murray, su mucama, ya llevaba cinco horas esperando fuera.

Oficialmente murió por la ingestión de 40 pastillas de Nembutal, pero en la autopsia no se encontraron restos de barbitúricos en su estómago.

Sus órganos vitales, extraídos para ser sometidos a análisis, desaparecieron.

HjorgeV 28-11-2010

.

………. HjorgeV 28-11-2010

Anuncios

4 comentarios sobre “MARILYN MONROE: FELIZ CUMPLEAÑOS, SR. PRESIDENTE

  1. Sí pero ud. sostiene que Late es Muerto, y lo siento, no es así aceptelo por favor.

    Rpta.: De acuerdo, lo acepto: Muerto es Vivo. Pero eso no cambia el sentido de ‘difunto’ en nuestro idioma. Dese un paseo por nuestro diccionario, no muerde:
    difunto, ta.

    (Del lat. deffunctus).

    1. adj. Dicho de una persona: muerta (‖ sin vida). U. t. c. s.

    2. m. cadáver.

  2. O sea para usted Late, en Ingles, significa Muerto en español? solo eso quiero saber, para decidir si vuelvo a esta bitacora inutil o me marcho.

    Rpta. Repito abajo la información que ya le he pasado, según la cual ‘late’ también significa ‘difunto’ en castellano. Por supuesto y por lo demás, si desea marcharse, hágalo. Este es un lugar de entrada y salida completamente libres y gratuitas. No tiene que anunciarlo ni amenazar a nadie. HjV
    http://www.wordreference.com/es/translation.asp?tranword=late

  3. Creo q te equivocas con decir q late es difunto, en ingles podría decirse q se refiere a un pasado por eso en el ejemplo q tienes abajo lo dice en forma de he estado conduciendo un bus, en pasado, y por eso el “late mario” se refiere a una persona q ya no esta, es como cuando hablamos en español sobre alguien q ha muerto y hablamos de el en forma pasada, mario era muy bueno, es como q me dijeras ahora que “era” quiere decir muerto!!!! no es la traduccion adecuada, deberías de rectificarlo.

    Hola, Alejandra. Lo de llamarla así, era obviamente un juego de palabras. Muchos conocían cuál era su estado (siempre con varias drogas encima: por lo menos alcohol y cocaína, habría que suponer) y que su declive como actriz ya había empezado. Saludos desde Colonia. HjV

    late (lt)
    adj. lat·er, lat·est
    1. Coming, occurring, or remaining after the correct, usual, or expected time; delayed: The bus is late.
    5.
    a. Having recently occupied a position or place: the company’s late president gave the address.
    b. Dead, especially if only recently deceased: in memory of the late explorer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s