TARDÍA VENGANZA DEL HIELO (Engendro)

Un muchacho baja por la calle

esquiando,

clava sus bastones sobre

la nieve endurecida

del suelo cándido e

irregular, se pierde raudo por entre

los nuevos senderos marcados

por el paso de los vehículos y las

gentes.

Otros más lo siguen.

Familias enteras protegidas

contra el frío hasta los ojos

desfilan al otro lado de la ventana

hacia los campos

vecinos ahora convertidos en

un paraíso de nubes blancas:

van a jugar con la nieve,

a halar trineos, esquiar y

lanzarse

entre risas efímeras

bolas formadas con sus manos

modernamente protegidas.

Al caer la noche, alguien empieza a

contar la verdadera historia futura:

«Entonces las autoridades llegaron

al pueblo tras semanas de vana espera,

recorrieron sus calles como

posesos, pensando que habían llegado

a tiempo. Abrieron las casas puerta

por puerta y se encontraron con que

ya no había nadie.

El hielo se los había llevado

a todos.»

Alrededor de la fogata improvisada,

un niño escucha y llora y su madre

intenta consolarlo. Tiene la misma

mirada antigua, el mismo

gesto atávico de los que lucharon

miles de años atrás contra el hielo

sobre estos mismos campos,

sobre estas mismas aguas congeladas,

buscando sencillamente pasar

la noche sin morir de frío:

deseándose

la simple

supervivencia

hasta el día siguiente.

...HjorgeV 28-12-2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s