PARTIDO DEMÓCRATA MUSULMÁN

Al pasar esta tarde por un negocio vi la portada del Kölner Stadt Anzeiger, el diario principal de Colonia:

«Mubarak se queda en el poder»

Uff, pensé. No me lo podía creer.

¿Cuántas veces habían fracasado grandes cambios sociales pacíficos simplemente porque se había cansado la gente y había terminado rindiéndose?

Luego, en el automóvil, escuché la noticia por la radio. Atención, viernes 11 de febrero del 2011.

Fecha histórica. Ha caído un Faraón.

Mubarak (muy bien arropado, ver más abajo) ha sido derrocado pacíficamente.

En solo 18 días los egipcios han conseguido lo inimaginable durante décadas.


 

Pero, ojo, también gracias a Trinador.

Una criatura que no ha cumplido siquiera los 5 años de existencia y ya puede con regímenes de 30 años de antigüedad.

Es su segundo «golpe pacífico de Estado».

¿Seguirán más?

Trinador, también conocido como Tuiter, ya había mostrado su poder en junio del 2009 cuando el gobierno de EEUU le había solicitado retrasar cierto corte del servicio por mantenimiento para no perjudicar a la oposición iraní.

Esto dijo el New York Times entonces:

«The request, made to a Twitter co-founder, Jack Dorsey, is yet another new-media milestone: the recognition by the United States government that an Internet blogging service that did not exist four years ago has the potential to change history in an ancient Islamic country.»

Sí, el gobierno de EEUU tuvo que reconocer que una herramienta de la Red que no existía cuatro años atrás (errata: en verdad solo tres porque fue lanzado en julio del 2006) ahora tenía el potencial para cambiar la historia en un país de tradición islámica.

Pero no nos engañemos (del todo), porque las imágenes que nos llegan de Egipto hablan por sí solas:

Son hombres casi todos los manifestantes.

Aunque también hay grupos aislados de mujeres.

El salto, obviamente, no será tan «revolucionario» como muchos -especialmente Occidente- desearían.

Pero es un gran paso adelante.

Por otra parte, el hecho de que sean los militares quienes han asumido el poder es más o menos sintomático de que mucho no podrá cambiar: pues se sigue considerando a los pueblos árabes como adolescentes incapaces de gobernarse por sí mismos.

Lo que sí hay que alabar es que esos mismos militares decidieron no agredir a las masas de su país. ¡Qué enseñanza para los militares del resto del mundo!

(El número de muertos se desconoce, pero se ha llegado a hablar de más de 300. Ya existe toda una entrada de la Wikipedia sobre la también llamada Revolución de los Jóvenes.)

Por suerte, a pesar del repetido anuncio de Mubarak de que no abandonaría el poder, las masas egipcias no quisieron rendirse.

Y allí también está la diferencia con otros países que podrían (o tendrían) que seguir su ejemplo.

¿Qué más daba permanecer en la calle comiendo lo indispensable (o sea, lo de siempre) y descuidando el trabajo que no se tenía o era precario?

Tampoco nos engañemos respecto a la corrupción.

Porque un gobierno puede ser corrupto y promover la corrupción, pero una corrupción generalizada es cosa de todos. Por lo tanto abandonarla también es cosa de todos: no basta con creer que va a desaparecer porque se ha ido el faraón.

De todas maneras, es otro hito fantástico de esta humanidad que cojea de diversas maneras.

Desde Berlín 1989 y la caída del imperio soviético en una especie de desmoronamiento pacífico, no ocurría algo así en el mundo.

Falta ahora ver qué sucederá en la región, y eso, al margen del efecto de contagio que se podría dar.

Porque nadie menos que los mejores aliados de Occidente en la región -Israel y Egipto- son (este último por lo menos hasta hoy) también los «carceleros» del pueblo palestino.

Ningún país ha recibido más ayuda de EEUU que Israel y Egipto.

Y la mayor parte de esa «ayuda» era/es militar, con lo cual era/es también un regalo a la industria armamentística usamericana.

El gobierno de Mubarak tenía que cumplir tres tareas a cambio de esa ayuda: colaborar con la seguridad de Israel, asegurar el paso del petróleo por el canal de Suez y controlar al Islamismo fanático y extremista.

Todos, intereses legítimos.

Pero Occidente e Israel se servían de instrumentos ilegítimos para conseguirlos.

Y la forma en que se ha retirado el clan Mubarak lo demuestra.

Se dice que su fortuna acumulada sería de por lo menos 40 millardos (miles de millones) de dólares.

Repartido en bancos de Alemania, Inglaterra, EEUU y, principalmente, en Suiza.

Sí, Occidente se sigue ensuciando las manos.

Solo que ahora tendrá que bailar para acomodarse a los nuevos tiempos.

¿Qué pasará con Palestina?, es una de las primeras grandes preguntas.

Solo hay dos opciones.

Reconocer un Estado palestino propio o esperar a que el número de árabes sea mayor que el de los judíos en Israel.

Y no falta mucho para eso.

Ya lo dijo el mismo Olmert hace tres años, en el 2008:

«Una minoría de judíos dominando a una mayoría palestina, sería como el régimen surafricano. El mundo no lo toleraría.»

Por otra parte.

Occidente le teme al Islam. Se dice.

¿Es cierto?

¿O no es más bien una propaganda occidental que tuvo su éxtasis con el 11-S y que desde entonces se ha venido difundiendo y que ha servido, entre otras cosas, para poder justificar las invasiones y las guerras de Irak y Afganistán entre otros crímenes de lesa humanidad?

Lo curioso es que los islamistas prácticamente no han desempeñado ningún papel en estas ciberrevoluciones tunecina y egipcia.

Sin embargo, ¿por qué no tendría que tener la transición democrática del mundo árabe también cierto carácter religioso?

Su propio carácter.

Le guste al resto del mundo o no.

Como ya lo recordó el periodista francés Edwy Plenel:

«A comienzos de los años 1980. ¿había que desear la represión del sindicato Solidaridad en Polonia porque grandes ceremonias católicas se celebraban bajo su égida en los astilleros de Gdansk?»

¿Por qué, si existen Partidos Demócrata Cristianos en diversas partes del mundo, no podría existir también un Partido Demócrata Musulmán?

.

.

HjorgeV 11-02-2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s