LEE CHILD & JACK REACHER

¿Cómo descubrir un buen libro, un buen autor?

Chupándose varios huesos prometedores (y de los otros) hasta encontrar algo de carne.

Los que gustamos de leer, agradecemos cuando encontramos un autor interesante, porque entonces sabemos que detrás del hueso podría haber carne.

Lee Child (Coventry, Inglaterra, 1954) es apenas conocido en nuestra lengua.

Acabo de leer por tercera vez una de sus novelas.

Han leído bien: la he leído por tercera vez.

Lo he hecho en la versión alemana: Die Abschussliste (2006) (difícil de traducir: algo así como ‘La lista de condenados’ en este caso), The enemy (2004) en el original.

 

Para los que no conocen a Lee Child (Coventry, 1954), habría que empezar contando que ha creado un personaje bastante singular –Jack Reacher-, protagonista de una serie que ya va por las 15 novelas.

Buscando en la Red, he descubierto que existe una versión en castellano de esta novela y que lleva el título de El enemigo (2005).

Todo no es rosas en la obra de Child (Jim Grant es su verdadero nombre).

Personalmente, a pesar de ser un gran aficionado al género negro, siento una gran aversión hacia la violencia, especialmente hacia aquella gratuita y sin más fin que el de revolvernos el nivel de adrenalina.

Esta debe ser la razón por la que apenas me quedó grabada la primera lectura mencionada.

En El enemigo, Jack Reacher todavía es un oficial castrense, un policía militar concretamente, y encargado, por tanto, también de investigar crímenes dentro del ejército.

Reacher es un tipo taciturno con un particular sentido del humor, un ser solitario con cierta tendencia a la marginalidad y bastante acartonado, pero capaz de meterse en las venas del lector y llevarlo así a acompañarlo y comprometerlo en sus aventuras.

Reacher tiene mucho de personaje de historieta, de cómic: una especie de sheriff de un pueblo lejano y anodino del Lejano Oeste siempre dispuesto a arriesgar el pellejo por llegar a la verdad y que suele encargarse de casos que no le competen necesariamente. Rudo e inmisericorde con los ‘malos’ y defensor de los débiles, sin ser un mujeriego termina acurrucándose a alguna compañera de viaje: en esta novela a una guapa colega afroamericana.

Es un tipo frío y lleno de contradicciones (tal vez este sea uno de sus puntos más fuertes), que puede llegar a ser brutal, pero solo en defensa de sus -particulares- principios.

Un personaje que pasaría inadvertido por su forma reservada y honesta de ser, sino fuera por que mide casi dos metros, detesta la injusticia y a los pedantes abusivos, y tiene una sed de justicia implacable.

(Detestar la injusticia no significa hacer automáticamente algo por la justicia.)

Su retrato se puede completar diciendo que le gusta moverse recorriendo el mundo y que le resbala poseer cosas: entre ellas, el dinero es algo que le importa en la medida en que le permite pagar los moteles en sus desplazamientos (tirando dedo o en autobús preferentemente).

Considero que Child es buen narrador.

Tiene sus defectos, manías y altibajos -por supuesto-, pero, en general, es de los que te hacen desear poder poner un letrero de “No interrumpir” o “No molestar” en la puerta de tu vida mientras dura la lectura de una de sus novelas.

¿Por qué apenas se le conoce al tándem Child/Reacher en nuestro idioma?

Es un misterio para mí.

(Tengo entendido que de las 15 novelas de la serie, solo 3, El camino difícil, El enemigo y El inductor, además de Un disparo, han sido traducidas al castellano.)

No es literatura.

Vamos.

Pero si muchas de las obras que se precian de serlo (o son catalogadas como tal) tuvieran la mitad del temple y del nervio que Child pone en su oficio, tendríamos a muchas más personas leyendo a cualquier hora del día en los buses: por las calles, en sus casas, en los parques. En otras palabras: donde lo pesque la vida (la lectura).

Personalmente, aprecio la rigurosidad narrativa de Lee Child.

Suelo detesto tener que encontrarme -especialmente en el género negro- con incongruencias o inverosimilitudes absurdas y necias.

Tal vez de lo único que me podría quejar de sus novelas es del inevitable tributo a Hollywood que hace el autor en los episodios culminantes: demostrando así que la guerra no solo es el mejor negocio de EEUU, también lo es de su cine y de su literatura.

(Ojo que Child no es usamericano. Es un escritor inglés que escogió adrede EEUU como escenario de sus novelas, especialmente por el tamaño de su mercado editorial y la variedad de sus escenografías. Es decir, todo un empresario calculador.)

Ahora.

¿El haberla leído esta novela en alemán me permite aconsejarla en otro idioma?

Contrapregunta:

¿Cómo creen ustedes que se han hecho conocidos Shakespeare, Tolstoi, Mann, Beckett, Kafka, Camus en otras lenguas? ¿Y cómo nuestros escritores hispanoamericanos en lenguas ajenas?

Por si a alguien le interesa (lamentablemente solo en inglés por ahora), esta es la lista de las novelas de Child:

Killing FloorDie TryingTripwireRunning BlindEcho BurningWithout FailPersuaderThe EnemyOne ShotThe Hard WayBad Luck and TroubleNothing to LoseGone Tomorrow61 HoursWorth Dying For

Para terminar, dos detalles.

El primero es un pasaje de El enemigo que me llamó especialmente la atención y me permitió tomármela/o más en serio.

Se refiere a la Invasión de Panamá de 1989 dirigida por Bush padre y que era en el fondo un ajuste de cuentas con el objetivo de capturar al general Noriega, ex agente de la CIA y presidente panameño en ese momento.

Reacher está conversando con su hermano, a quien no ha visto durante mucho tiempo y están resumiéndose mutuamente sus vidas más recientes. Traduzco libremente:

-Estabas en Panamá -dijo él-. En la Operación Causa Justa, ¿no?

-Operación «Porque sí» -respondí-. Así la llamábamos.

-¿Cómo así?

-Porque sí, porque podíamos. Porque sí, porque todos necesitábamos ocuparnos de algo. Porque sí, porque nuestro jefe máximo quiere mostrar lo duro que es.

No es la única crítica abierta que hace Child al Imperio y a su militarismo.

El segundo detalle se refiere a la otra novela del mismo autor que ha caído en mis manos en estos días.

También la estoy leyendo en alemán y lleva el título de Zeit der Rache (2002) (‘Tiempo de venganza’), The visitor (2000) en el original.

En esta, Reacher presenta otras tonalidades (más rudas) como personaje, aunque mantiene muchas de sus características antes mencionadas.

Sin embargo, hay un detalle que ya antes me había llamado la atención en otras de sus novelas y que en esta se nota más patentemente.

Jack Reacher es alguien que prefiere viajar con muy poco equipaje y prácticamente con solo lo puesto.

Muy bien.

Lo inverosímil es que Child pretenda que su héroe no pierde nada de su jale (como decimos los peruanos: atracción sexual o sex appeal para los que prefieran el idioma de Bush) a pesar de no cambiarse de ropa interior durante días.

Salvo eso, gran atracón de letras que me estoy dando gracias a Child en estos días del carnaval colonés.

.

.

HjorgeV 05-03-2011

6 thoughts on “LEE CHILD & JACK REACHER

  1. Sólo para aclarar que por lo menos Bad luck and trouble (mala suerte y problemas), y The hard way (de la manera dificil), sí tienen traducción castellana.

    Rpta.: Hola, Liliana. Ah, mira; muchas gracias por el dato. Espero tener la oportunidad de leer alguna traducción a nuestra lengua de Child, por más que -hasta ahora- solo una de sus novelas me haya gustado. Saludos cordiales desde este frío verano colonés. HjV

  2. Hola quisiera saber si van a publicar mas novelas al español de Jack Reacher. Son estupendas, enganchan y muy buenas. Lee Child es un fenómeno narrando historias de un poli duro, violento y que resuelve casos por su cuenta. Espero que Tom Cruise haga una saga de películas con este personaje, van a tener éxito las películas, eso espero. Tengo ganas de verla. Estoy leyendo El camino dificil y El enemigo, son buenas las historias. Saludos al escritor.

    Hola, Daniel. Justamente pensaba reunirme pasado mañana con Lee Child, así es que le pasaré tus saludos. Sobre si será Tom Cruise u otro actor el protagonista, eso lo tendremos que decidir en la misma reunión. A mí personalmente me cae muy pesado el señor Cruise. Haré todo lo posible para que no consiga el papel. Y ahora discúlpame porque tengo una cita con Scarlett O’hara y las últimas cinco veces he llegado tarde. Saludos desde Colonia. HjV

    1. Hola, no me ha parecido nada bien su comentario respecto a Tom Cruise, sabes. Tom está fantástico como Jack Reacher y eso dice el escritor y va hacer mas películas sobre ese personaje por sus cojones, porque Cruise vale para hacer lo que le venga en gana, así que eso lo decidirán las productoras, lo que debe hacer o no. Discúlpeme, ahora iré a comer. Que pase una buena tarde.

      Hola, Dani. El problema es que a ti no te ha dejado sentado ninguna vez. La última vez lo invité a mi casa y quedó en devolverme la invitación, pero hasta ahora no me ha llamado. Es un pesado, como te digo. Saludos desde Hollywood. HjV

    2. Hola, perdona pero TOM CRUISE es buen actor y va como Jack Reacher más secuelas de la saga del escritor Lee Child. Cruise lo hace fenomenal así que no critiques al actor que lo hace bien. Si Lee Child le ha dado su consentimiento es porque creía que era un actor estupendo y Tom para mí es fabuloso y buen actor. Me gustaría conocerle e incluso llegué a entrar en la cienciologia para ver si me llevaban a ver al actor.

      Hola, Daniel. Tienes razón en todo, todo, todo. Salvo, nada más, en una cosa, o sea, todo lo que dices es completamente falso. O tal vez verdad. Habría que consultarlo con Cruise. Se lo preguntaré mañana cuando pase a recoger su helicóptero. Después de la cena de ayer quería conducirlo él mismo, pero me negué por todo lo alto. No me importó romperle la nariz para conseguir que se desmayara y durmiera la cogorza que se había pegado conmigo en casa. Ahora, si Lee Child dio su consentimiento, no me explicó por qué el sábado pasado me contó justamente lo contrario. Estos tipos del cine te dicen hoy una cosa y mañana otra. ¿No serán colegas del Raxoy ese? Saludos desde Alemania.

  3. Me gustaría que, por favor, alguien me llevara a la television y conocer a Tom Cruise. Me gustaría conocerlo, es un buen actor, me entusiasman sus películas y tengo la ilusión de conocerlo y creo que me moriré en la vida sin conocer al Cruise con lo buen actor que es. Ojalá haga más peliculas como Jack Reacher y más de acción. Incluso han sacado un video juego para venta esta navidad 2013 en el que el personaje es clavado a Cruise: un hacker informático de mucha acción y espero que sea Tom Cruise quien la protagonice ya hay votaciones para que tom la haga y yo el primero jeje. Me gustaría que alguien me llevara a conocer a Tom Cruise.

    Hola, Daniel. ¿Pero para qué carajo estamos los amigos? Pásate uno de estos días por los sets donde estoy filmando la nueva versión de Top Gun (Tomín lo hizo tan mal que me convencieron para reemplazarlo) y te llevo al televisor para que lo conozcas. Tengo varios DVDs de él. Jamás dejaría que te vayas de este planeta sin haberlo conocido, caramba. De haberlo sabido antes, en la última cena que tuve con él, lo habría atado, embalsamado y te lo habría enviado por correo, salvando así al mundo, de paso. Tú avisa nomás. Saludos desde Cienciolandia. Li Chail

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s