MI «PUNTUACIÓN TELEGRÁFICA»

Un pasajero lector de esta Bitácora Inútil -Luchín Gallardo León- me pregunta (¿desde Lima?) si he tomado algún modelo ajeno para escribir los párrafos como lo hago aquí:

Cortos, de una sola oración -por lo general- y, muchas veces, incluso, de una sola línea.

Mi respuesta:

No.

No he copiado a nadie esta forma de puntuación, separación y segmentación que llamaré ‘Puntuación Telegráfica’ para darle algún nombre.

Es algo que he ido «puliendo» por varias razones:

(El video que sigue no tiene nada que ver con esto, pero me ha fascinado por la transparencia de sus explicaciones, algo que admiro.)

.

1.

Al comenzar esta bitácora, me propuse escribir textos de 5 páginas como promedio.

Fue un duro ejercicio, para también uno excelente como aprendizaje y práctica, que me llevó a aprender, entre otras cosas, que los textos parecen poseer una pauta musical.

Y que cada «extensión» (el número de páginas) requiere su propia melodía.

De la necesidad de hacer legibles esos mamotretos en la pantalla, empecé a separar los párrafos primero y, luego, continué acortándolos.

Siempre de acuerdo a cierta pauta musical, como decía.

En otras palabras: empecé a separar el texto para que “suene” mejor, esperando que fuera más agradable su lectura.

2.

La otra razón tiene que ver con este medio, con la Red.

Pronto me di cuenta de que es más fácil volverse un internauta gráfico o visual (y superficial) que un internauta lector (y más profundo).

Aunque se esté a la caza de buenos contenidos, la Red te atrapa fácilmente en su trama y te hace un zapero: un saltador compulsivo y cada vez más rápido en tus saltos.

Para que mis improbables lectores no se asustaran -por así decirlo- con mis largos textos, reduje al máximo no solo la longitud de las oraciones.

Sino también la de los párrafos.

Se me ocurrió que, si podía ir ‘engatusándolos’ o encandilándolos línea por línea, como quien jala un cebo o una carnada en cierta dirección, sería más fácil que llegaran al final.

3.

Llegado cierto punto, me di cuenta, por otra parte, de que esta forma de escribir aliviaba, propulsaba y activaba mi actividad pensante.

Por lo menos a mí, me resulta ahora más fácil articular pensamientos y razonamientos si utilizo esta forma de puntuación y separación parrafal (¿o parráfica?).

4.

También descubrí una ventaja en la escritura:

Como es más fácil ‘esconderse’ en un texto denso que en uno separado en oraciones y párrafos cortos (que quedan descubiertos “a la intemperie”).

El recurrir a estos últimos te obliga a expresarte clara y concisamente (independientemente de la longitud del texto).

Y te obliga, en consecuencia, a pensar también más claramente.

5.

La mejor visualización de mis textos, derivó también en una más fácil corrección de ellos para mí mismo.

6.

Hay o debe haber, sí, con todo, cierta influencia del alemán, mi segunda lengua. Sobre todo del alemán moderno y periodístico.

Si los grandes pensadores alemanes -como Nietzsche, Kant, Schopenhauer o Hegel- eran también famosos por sus densos textos, en los que las oraciones muchas veces tenían la longitud de párrafos.

(Y muchas veces entenderlos era, para empezar, una titanía -labor de titanes- lectora o lectoral.)

(La sintaxis del alemán no solo permite y alienta las oraciones largas; muchas veces, como la negación y el verbo van al final, hay que prestar verdadera atención también hasta el final.)

(Si alguien escucha «Ich liebe dich», el «yo te amo» del alemán, tiene que tener cuidado de que no haya un nicht al final: «Ich liebe dich nicht». Mientras que en nuestra lengua queda claro al principio: «Yo no te amo».)

El alemán moderno, por lo menos el de los medios de comunicación, es más telegráfico, por así decirlo.

Se permite, por ejemplo, licencias como la que me acabo de permitir (incluyendo, además, varios paréntesis en medio) y la que ahora me permito:

Separar en dos partes, oraciones que tradicionalmente eran/son indivisibles.

Todo en aras de una mejor comunicación y, por ende, de un mejor entendimiento.

7. Finalmente, debo sospechar que mi interés y fascinación por las matemáticas (me pasé un par de años estudiándolas) me llevan asimismo a tratar de expresarme en una especie de “unidades de pensamiento” y tender a imitar la certeza de una fórmula matemática, donde nada (ningún signo, letra o palabra) está de más.

Esperando haber respondido de forma clara la pregunta de Luchín Gallardo León, pregunto ahora:

¿Vale esta forma de puntuación solo para los textos de la Red en su escritura y su visualización (los que se escriben y se ven en una computadora)?

¿O también es aplicable a los libros y a los textos, en general, sobre papel?

No lo sé.

Tengo sentimientos y percepciones encontradas.

La novela El poder del perro de Don Winslow, por ejemplo, me irritó al comienzo por sus oraciones aisladas.

Me llegaron a parecer desencajadas, a pesar del uso esporádico que hacía/hace Winslow de ese recurso en ella.

Confieso que esas oraciones sueltas me causaban cierta aversión irracional.

Sin embargo, en la novela que estoy tratando de terminar (la quinta y también la quinta sin publicar) (no es una queja), he empezado a usar esta forma de puntuación más libremente.

Y me satisface.

Pienso, por esto, y salvo excepciones, que esta forma de Puntuación Telegráfica se presta más para su uso en la Red y, más concretamente, para su uso bitacorial.

Que para su uso en los libros de formato tradicional.

No puedo imaginarme -por ahora- leer un libro (de papel) escrito usando la puntuación, separación y segmentación de oraciones que he utilizado (exageradamente) en esta entrada (número 842 de esta bitácora).

Puede tratarse de una simple cuestión de comodidad visual, no lo sé.

Me despido con una gran pregunta derivada de lo anterior.

¿Requerirán los elibros -los libros electrónicos- también de una puntuación especial, algo parecido a esta telegráfica, para terminar de imponerse en el mercado?

.

.

HjorgeV 03-05-2011

Anuncios

One comment

  1. Gracias por la respuesta. Me parece interesante el estilo que usas. Sí, había notado que tratabas de poner una idea en cada párrafo y me gusta cómo queda, por ejemplo, en un relato sobre tus parejas pasadas, porque la separación de la idea en un párrafo da énfasis, y la extensión y separación de los párrafos (por la pausa que mentalmente uno les pone al pasar de un párrafo a otro) le daba una cadencia que me daba la impresión de nostalgia. Por eso mismo lo encuentro un poco artificial cuando lo usas aquí:

    Para que mis improbables lectores no se asustaran -por así decirlo- con mis largos textos, reduje al máximo no solo la longitud de las oraciones.

    Sino también la de los párrafos.

    Se me ocurrió que, si podía ir ‘engatusándolos’ o encandilándolos línea por línea, como quien jala un cebo o una carnada en cierta dirección, sería más fácil que llegaran al final.

    Ese “Si no también de los párrafos” es sólo una explicación, no el énfasis de una sensación o un sentimiento, así se convierte en una presentación de powerpoint. Pero sospecho que una abrupta interrupción de ese estilo -para pasar de la parte melancólica a la expositiva- no funcionaría… así que no sé qué tan bien se leería en una novela. A ver si me consigo la novela de Winslow.

    “¿O también es aplicable a los libros y a los textos, en general, sobre papel?”

    Yo creo que sí, de hecho voy a tratar de usarlo en un cuento. Si gano algún concurso, te aviso para que me demandes por plagio.

    “¿Requerirán los elibros -los libros electrónicos- también de una puntuación especial, algo parecido a esta telegráfica, para terminar de imponerse en el mercado?”

    No creo. Los rollos fueron desplazados por los libros cosidos por que éstos son prácticos, no porque, que yo sepa, hayan traído una nueva puntuación o estilo. De hecho que debe haber ocurrido algo como eso, pero no creo que haya sido la razón. En Ted Talks alguien presentó un nuevo formato de libro que combinaba videos y navegación por temas, tal vez ese sea el futuro.

    Sí, escribo desde Lima. Tú me enviaste unos microrrelatos para mi blog de cuentos de seis palabras.

    Saludos y otra vez gracias por la respuesta.

    Rpta.: Exageré en el ejemplo que mencionas, justamente para hacer patente el uso que refiero. Que te vaya bien en tu intento. Saludos. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s