ARTISTAS OLVIDADOS: JULIE LONDON

Sin tener una voz prodigiosa, podía hacer muchas cosas con ella.

Hipnotizar, entre otras.

Podía cantar como si te estuviera susurrando la canción al oído. Solo para ti.

¿Su voz de fumadora empedernida, se debía al tabaco?

¿O era así, bronca, ronca, aguardentosa, por naturaleza?

Fuera como haya sido, London le sacaba a su aparato fonador varias personalidades. (Ella misma tenía varios rostros.)

Llenas, todas ellas, de cierto morbo inusitado, buen gusto musical y (solo aparente contradicción) pudor coqueto.

Todo junto, bien agitado y puesto en el oído del oyente con cuentagotas, en la intimidad, como quien dice.

.

.

Sí, en la música como en la alta cocina:

Es el balance de sabores encontrados lo que hace la magia de muchos platos.

Por ratos la voz de Julie London se vuelve más nasal. O su emisión vocal se palatiza.

En otros, la resonancia se concentra en su cabeza para regresar luego a la garganta.

Variados recursos de alguien consciente de sus limitaciones vocales, especialmente de la falta de ‘cuerpo’ de su voz.

Lo reconoció ella misma:

«It’s only a thimbleful of a voice, and I have to use it close to the microphone. But it is a kind of oversmoked voice, and it automatically sounds intimate.»

Traduzco libremente:

«Es solo una pizca de voz y por eso tengo que pegarme al micrófono. Pero es una voz como de fumadora empedernida, que te suena automáticamente íntima.»

La había descubierto la cazatalentos Sue Carol, cuando London trabajaba como operadora de ascensor.

Antes de empezar su carrera como actriz (se graduó en el Hollywood Professional School en 1945) ya cantaba en público.

Grabó 32 álbumes y participó en más de 20 películas.

Guapa, de rostro simétrico y gestos coquetos, fue también chica de calendario durante la Segunda Guerra Mundial.

(Por más que en ciertas grabaciones esto último sea difícil de creer: como en esta de 1964 a sus 38 años.)

Tenía su particular swing anglosajón.

Pero propio, al fin.

Su primer esposo fue Bobby Troup, famoso por su Route 66 y productor del álbum que la hizo conocida y famosa con Cry me a river en 1955.

(El tema había sido compuesto por Arthur Hamilton -compañero de colegio de London- para que la cantara Ella Fitzgerald en la película Pete Kelly’s Blues, pero fue finalmente descartado.)

(La cantante y pianista de jazz Diana Krall la canta en un arreglo que me parece especialmente interesante. Es una de las pocas interpretaciones que realmente me gustan de la canadiense, a pesar de su obvia clase. La encuentro demasiado fría, como apartada del texto cuando interpreta otras canciones: por ejemplo aquí.)

(Joe Cocker cantó en los setenta una versión acelerada del lacrimógeno Cry me a river: demasiado paranoica para mi gusto -por el delirio de persecución que parece destilar el arreglo-, pero, con todo, interesantísima.)

(Existe también una rara versión de Barbra Streisand.)

(¿Y la versión de Michal Bublé? Fascinante la gran banda detrás.)

(Me ha gustado asimismo la versión para piano solo del italiano Alfonso Gugliuccique he encontrado en la Red.)

Julie London terminó su carrera profesional en la televisión.

Su primer esposo, Jack Webb, era el productor ejecutivo de Emergency! y no tuvo ningún empacho en contratar tanto a London como a su segundo marido, el músico y compositor Bobby Troup, para que actuaran en la popular serie.

Algo que dice mucho de la cantante más popular en EEUU desde su debut en 1955 hasta 1957, según la revista Billboard.

(Los años de la Guerra Fría, después de que la URSS, aliada de las naciones que derrotaron a la Alemania de Hitler, se convirtiera de pronto en el enemigo de Occidente. Años también del inicio de una carrera armamentista que desde entonces no se ha detenido y que ha demostrado que además de reír, llorar y hacer arte, los humanos también somos genocidas.)

 

A pesar de sus tics, es una cantante a la que escucho atentamente y con gran fascinación.

Julie London me ha hecho recordar que el silencio absoluto es como una bestia que tememos.

Nuestra especie no está hecha para soportarlo.

Hasta el ermitaño tiene que escucharse a sí mismo, por lo menos mentalmente.

En la evolución la aparición de la capacidad de pensar nos trajo la conciencia de la soledad y acaso esto coadyuvó a la aparición del lenguaje.

La conciencia del yo es también la conciencia del silencio.

Y nadie quiere pensar que no tiene nada para decir.

Voces como las de Julie London son reliquias de tiempos que ahora nos parecen inmemoriales y que nunca más volverán.

Gayle Peck (California, 1926-2000), su nombre verdadero, dejó de existir (¿en?) el último octubre del milenio pasado después de cinco penosos años de enfermedad.

.

.

HjorgeV 08-07-2011

.

JULIE LONDON: BLUE MOON

http://www.youtube.com/watch?v=8elWF31oQCA&feature=related

JULIE LONDON: MISTY

http://www.youtube.com/watch?v=oPnh2sa4Fek&feature=related

JULIE LONDON: PERFIDIA (en inglés)

http://www.youtube.com/watch?v=P8MjJXvnzj4&feature=related

JULIE LONDON: DESAFINADO

http://www.youtube.com/watch?v=_eYg2k0n0tI&feature=related

JULIE LONDON: SWAY (QUIÉN SERÁ)

http://www.youtube.com/watch?v=LWNJmM8GLy0&feature=related

Anuncios

Un comentario sobre “ARTISTAS OLVIDADOS: JULIE LONDON

  1. Grandísima cantante. Una pena que este subestimada. Yo la tengo por una de mis favoritas.

    Hola, Gabriel. Gracias por tu comentario. Acabo de volver a escuchar Cry me a river. Gracias por recordármela. Que estés bien. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s