«EL RELOJ CIRCULAR» (Engendro)

.

Le dije

que deseaba que el amor no fuera la única

forma de acercarnos a los libros

(o a la reflexión).

.

Que, ya que era una aparición tardía en la

historia de la humanidad,

hubiera otra forma de acercarnos

al inicio, a las raíces,

sin ofender a nadie.

Ni siquiera a las palabras.

.

Mi hijo se quedó mirándome,

sin entenderme en absoluto.

.

Traté de imaginarme cómo sería yo

cuando

él tuviera mi edad y un hijo que sería

mi nieto.

.

Recordé entonces que lo mismo

me había dicho alguna vez mi

padre.

Sus palabras huecas tan disfrazadas de

profundidad.

.

Sentí el vacío del tiempo

como un golpe pleno en el rostro.

.

Me quedé pasmado frente a mi hijo,

como ante mi padre,

percibiendo a cada

latido que la vida es después de

todo y antes que

nada, un gran impenitente

y voraz reloj impune y

circular.

.

.

HjorgeV 24-04-2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s