«CINCUENTA Y VEINTE»

.

Tal vez ella aún no había alcanzado los

cincuenta por aquel entonces, pero

yo andaba recién en los veinte y era solo 

una anciana alumna alemana para mí.

.

La mezcla de responsabilidad como su

profesor de castellano (un absurdo, lo

sé), mi incapacidad para herirla y cierta

indolencia conmigo mismo que arrastraba o

sigo arrastrando desde mi niñez, me

impidieron decirle que no.

.

Le permití

amarme y mucho más, tal vez como otros

se dejan enroscar una serpiente al

cuello para saber qué se siente.

.

Fue duro.

.

Como sostener a un ave moribunda en

los brazos y saber que no se puede hacer

nada, salvo

metafóricamente.

.

Pero tampoco era eso lo

que yo quería.

.

Así es que me quedé con su herida y

aún me sigue

doliendo

llevarla abierta.

.

Cuando la recuerdo siento nostalgia de un

pasado que perdí de mala manera -aunque

inocentemente- y que me gustaría

remediar.

.

Y lo hago con la tenebrosa sensación de

haber cometido un gran pecado pero sin

llegar a comprender cuál pudo haber sido este.

.

.

HjorgeV 11-10-2012

One thought on “«CINCUENTA Y VEINTE»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s