EL OTRO SINATRA

Habría que hacer otra colección de Sinatra.

Una con sus canciones que no se hicieron famosas, pero que vislumbraban otro universo, otro gusto, otro arte.

Otro Sinatra.

Quiero creer que el (buen) arte suele tener un poco para todos los gustos.

(Tenemos que apurarnos a disfrutar de las reliquias publicadas en YouTube, porque pronto los grandes aspiradores de dinero se darán cuenta de que hay más de una veta de oro puro en viejos discos olvidados.)

¿Quién conoce el álbum A man alone, por ejemplo?

En una fuente que podría considerarse neutral como la Wikipedia, no hay siquiera una mención a McKuen en la entrada dedicada a Sinatra.

Fue tal vez cierta melancolía del futuro la que llevó a Sinatra a encargarle a Rod McKuen un álbum muy especial.

La reacción de la crítica especializada fue atroz, descarnada.

¿Qué le diría McKuen a Sinatra al recibir el encargo?

¿”Olvídalo, lo mío es demasiado triste, no está hecho para el mundo de ahora, no sirve para vender”?

O tal vez nada y solo se dedicó a cumplir el encargo.

McKuen ya era un compositor conocido y exitoso, con la música de varias películas y libros de poesía a cuestas.

El hecho es que Sinatra continuó con su proyecto, con la idea que tenía en mente: hacer algo diferente.

Siempre lo había hecho desde que se había prometido dominar el micrófono (por la escasa potencia de su voz) y superar a Sammy Davis.

Ahora, en 1969, Sinatra estaba por cumplir los 55 e intuía que el final de su carrera musical no podía estar muy lejos.

Su voz había madurado. Había creado todo un estilo.

El rock and roll, originalmente un esperpento, ya era todo un género que de su fase de consolidación había pasado a expandirse por todo el mundo.

Los jóvenes pedían otra cosa. Y Francis no sabía lo que era, pero sí sabía, en cambio, lo que él quería.

Un álbum íntimo.

Como siempre, buscaba algo nuevo: su vida profesional había sido un continuo reinventarse a sí mismo.

Se encontraba en la tercera etapa de su carrera musical. En la primera había pasado de cantante de orquesta a solista.

En la segunda, la de su consagración absoluta, había tenido su gran época con el sello Capitol.

En esta tercera tenía su propio sello, Reprise Records, y no le temía al rock and roll.

McKuen, un triste profesional, le entregó por fin lo trabajado: A man alone.

Un álbum que hasta hoy sigue siendo un gran desconocido.

¿Tal vez por su singular mezcla de música y recitación?

¿No lo hizo bien Sinatra?

La crítica especializada, insisto, fue feroz.

“Música con melodías y estribillos pegajosos como los de las canciones populares”.

Para mí, hay dos temas universales, imperecederos en ese álbum:

A man alone, el que le da el título, y Love’s been good to me.

Recordar un álbum así en esta era en la que cada vez más los gustos y las generaciones se separan según el tratamiento de lo melódico, es un despropósito. Lo sé.

Con todo, personalmente, dudo que recuerde en mi vejez algún tema rap, del hip hop o del techno.

En cambio, música como la de este álbum es la que escogería para una isla solitaria.

He estado en estos días postrado, en cama, por una bronquitis, escuchando Love’s been good to me y otras canciones más de A man alone.

Qué voz incomparable.

Y otro detalle más.

Cada idioma tiene su particular sonoridad musical: su manera de que suenen los textos.

Un mismo tema en otros idiomas, a pesar de mantenerse la melodía, es, se vuelve, otro, porque otro es el texto y, otro, su camino idiomático y su sonoridad.

Así como el pop es un fenómeno nacido en el inglés (y para el inglés) y por eso suena tan ‘falso’ en otros idiomas (aunque muchos músicos consigan imitar su sonoridad).

De la misma forma, afirmo que Sinatra creó su propio estilo o idioma, una forma particular de cantar, que influyó no solo en la música de su país sino también en la del resto del planeta.

Sinatra sinatreaba sus canciones.

En nuestro idioma solo tenemos ejemplos lejanos de algo similar. (¿Luis Manuel Ferri Llopis, por ejemplo?)

Lo de Sinatra fue acaso más universal, porque reunió mucho más que aptitudes musicales y un gran sentido de la oportunidad.

Lo demuestran sus conciertos.

Basta concentrarse en esa faceta de melancólico (y, por lo tanto, también de soñador) incurable siempre presente en sus presentaciones.

Pienso que no cesó de buscar un estilo: un canto sin estridencias pero de largo y profundo alcance a la vez.

Quiero creer que era como cada uno de nosotros y que por eso nos atrae su música:

Grandes soñadores empedernidos en un mundo que se acaba a cada instante.

.

.

HjorgeV 10-03-2013

.

Fuentes.

http://es.wikipedia.org/wiki/Frank_Sinatra#1940-1953

http://en.wikipedia.org/wiki/A_Man_Alone_(album)

http://www.efeeme.com/frank-sinatra-en-reprise-renovarse-o-morir-segunda-parte/

http://francescoalbertosinatra.blogspot.de/2011/03/hablando-de-frank-sinatra-con-joaquin.html

http://francescoalbertosinatra.blogspot.de

https://www.youtube.com/watch?v=Js2hLlNooAk

One thought on “EL OTRO SINATRA

  1. Como siempre, la casualidad nos lleva a encontrarnos a los redianos… fascinante….pero solo cuando se encuentra a alguien fascinante. Los que escribimos sabemos encontrar a los náufragos de la lírica, y somos críticos aunque no debamos serlo, y me gusta leer lo que escribes, en esta ocasión me gusta lo que escribes y lo que dices porque soy una jazzista trasnochada.
    Quizás puedas ayudarme, creo tener o haber tenido, porque vivo hace diez años fuera de mi país, cuatro mil LP…. si, si
    Lees bien, tenía en mi colección de media vida, no queda más que mi recuerdo pero son muchos recuerdos a estas alturas y la mayoría se escapan por las rendijas, como bien decías en una introducción de uno de tus temas a tratar en tu blog.
    Me robaron todo, tal y como suena, menos los recuerdos que no sé si es mejor desaparezcan del todo porque me matan. Creo haber escuchado de Francis Albert, hasta los primeros temas, que dada la mala calidad de las grabaciones, que me recuerdan a esos días de radio que nunca viví personalmente, pero si mis padres.
    También me enamore, como la Farrow, una década después, del viejo de los ojos azules, pero lo mío era más limpio, solo me enamoraba de su voz, nunca habría sido capaz de enturbiar sus timbas, bacanales o zafarranchos…. que va… solo pasaba escuchando la voz, ya en su madurez, cuando su hija calzaba las botas que yo hubiera querido ponerme o la estúpida canción que todavía hoy canto para recordarme, a mí misma.
    Había una canción de las pocas, que yo sepa, canto con su hija, y que a mí me deprimía amorosamente en mi pubertad, no tengo idea como se llamaba, era un tema triste, nostálgico y de mejor calidad que la canción estúpida, pero no llego tan lejos, porque las cosas tontas son las que llegan antes. No puedo tararearte, ni si quiera me acuerdo del solfeo que estudie alguna vez en el tiempo, para tratar de escribir algunas notas…. por lo tanto es un milagro si pudieras leerme en la distancia de lo desconocido, mas allá de mis letras, mis sentimientos, y ayudarme a encontrar dicha canción, la he buscado mil veces, nunca la encontré.
    Como era una niña y no sabía inglés, lo único que me sonaba en mi oído como estribillo musical era algo que se me antojaba a la palabra “metro” ¡vaya usted a saber!….Pase mi niñez en el estado de Baden-Wurtemberg, casualidad.
    Ahora vivo en Sudamérica.
    Aprovecho para saludarte cordialmente, la canción…. es del tiempo de la estúpida canción.
    Gracias por leerme.

    Hola, Belinda. No tengo ningún disco de la hija del gran Francis Albert. Pero ya he empezado el rastreo. Si tengo suerte, te lo comunicaré. Gracias mil por tus palabras. Suerte en todo lo tuyo y mucha salud. Saludos desde Köln. (Qué casualidad: fui locutor de un desaparecido canal de Lima. Y aquí en Colonia trabajé en la Deutsche Welle. Un sueño medio trunco, medio cumplido.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s