LA DAMA DEL FRÍO HIERRO

La muerte une. Pero también separa.

Emparenta personas, cosas, sentimientos, memorias colectivas.

Los recuerdos (siempre selectivos: sino nuestra memoria -humana- no sería tal, solo un chip de silicio y germanio) nos juegan malas pasadas cuando surgen a raíz de la muerte de un personaje.

En esos casos, los recuerdos y homenajes tienden a limpiar mucho. A veces, todo un cuerpo, todo un mito.

Hay quienes creen que no es digno hablar mal de una persona muerta.

Así, la simple muerte de muchos, es también su redención, su reivindicación. Muchas veces es, también, su renacimiento como fuerza viva.

Muérete si quieres ser salvado, podría decirse. En el mejor de los casos: para revivir.

Me empezaba a sentir mal, pésimo, con tantos vivas, vítores, enardecidos a la Dama de Hierro.

Hay quien, incluso, le dedica aplausos especiales (Thatcher, libertadora argentina); a costa, debo deducir, de su tirria, de su inquina particular contra cierto país. (¿Tanta vulgaridad permite ahora El País?)

La inmensa mayoría de (¿los?) medios de comunicación (de lo que llamamos Occidente, por lo menos) se ha rendido, postrado literalmente de rodillas, ante el peso histórico de la figura de Margaret Thatcher.

Pero muy pocos («Bajo una dictadura, el coraje es de pocos», como bien dice la escritora Ben Pastor) se han atrevido a contrariar el masivo homenaje a la mujer de quien se decía/dice que tenía más testículos que un hombre.

Esto último, para mí -hombre que soy- todo un insulto.

Porque ha sido justamente el exceso de testiculitis lo que ha llevado a este planeta a sus más desgraciados momentos.

Salvo, claro, que ensañarse con un sin techo o quitarle el pan a un hambriento, se considere como un acto corajudo.

Liberador, tranquilizador, por eso, me ha resultado, encontrar por lo menos tres ejemplares disidentes en este maremágnum de aplausos férricos.

1. Iñaki Gabilondo: Su recuerdo me produce frío.

(O muchos escalofríos, como a este servidor.)

2. José María Izquierdo: ¿Hierro sin óxidos?

(Desconocía la trayectoria del esposo de la británica.)

3. El tercero es un artículo de Der Spiegel alemán con subtítulo programático.

Christoph Scheuermann: Dividió el país en ricos y pobres diablos.

Me permito transcribir de este último, en mi floja traducción:

«”La forma en que vivimos hoy en día es el resultado directo de los tumultuosos acontecimientos de los años ochenta”, escribe el periodista británico Andy McSmith en su retrato histórico de la década más característica de la posguerra. Los años ochenta fueron la década Thatcher, años que ahora azotan el Reino Unido como una pesadilla. Generaciones de banqueros de la City londinense le agradecen sus Porsches y sus fiestas plenas de champán a la dama que les regaló la libertad de hacer sus negocios sin ser molestados por el Estado. Manchester, Birmingham, Liverpool, todas las antiguas ciudades industriales del norte, en cambio, yacen como ruinas. Medio país es una especie de museo al aire libre de la era industrial.»

No todo, por suerte, es fanfarria y aplausos.

Tampoco en las propias huestes. 

Porque, curiosamente, pocos días atrás, antes del deceso de la Dama de Hierro, Ben Macintyre (Inglaterra, 1963), autor, historiador y columnista británico, acababa de decir:

«A mí me enseñaron que Gran Bretaña ganó la guerra porque éramos buenos y nobles. Actualmente sé que ganamos en buena medida porque éramos malos y mentíamos.» 

Algo aplicable, con toda seguridad, a toda guerra. Y a todo país.

Algo aplicable, con

toda seguridad, a toda guerra. Y a todo país...

HjorgeV 09-04-2013

Anuncios

Un comentario sobre “LA DAMA DEL FRÍO HIERRO

  1. No me gusta quitar méritos a los muertos pero la Dama de Hierro perdió la oportunidad de devolver a España Gibraltar y a la Argentina las islas Malvinas lo que hubiera aumentado la estima de los que hablamos castellano que somos muchos millones. En fin le deseo un descanso eterno y en paz.

    Hola, Antonio. Saludos desde los arrabales de Colonia. HjV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s