FRANK MORGAN: «SUMMERTIME» (G. Gershwin)

Ya era considerado el sucesor de Charlie Parker en 1955, el año que grabó su primer álbum y el mismo en el que Bird volaba para siempre.

Pero ese año también tuvo su debut carcelario por el tráfico de los objetos robados con que financiaba su adicción a la heroína, la otra huella parkeriana que seguía.

La cárcel era -fue, sería- todo, menos una vida fácil, de modo que cuando Morgan (Mineápolis, 1933-2007) salió de ella en 1985, treinta años casi ininterrumpidos después, tituló su primer disco Easy living.

La prisión le había robado de un gran zarpazo la mitad de su vida adulta, pero también le había conferido un largo y raro salto de tres décadas.

Una resurrección múltiple -a la vida en libertad, a los conciertos y los estudios de grabación de los ochenta- pero con un estilo y una sensibilidad original de los años cincuenta. 

HjorgeV 02-12-2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s