ELLA NO ERA NORMAL EN NUESTRO PROPIO MUNDIAL

Uno de mis más claros y mejores recuerdos de mi relación con ella:

Estoy jugando con R. (un amigo del colegio, de mi infancia y adolescencia, no vivía muy lejos de mi barrio) en un pasadizo del colegio a la hora del recreo.

Es un lugar oscuro y muy angosto, y sin mayor atractivo que el de permitirnos ser los dueños del campo. De nuestro propio campo de fútbol. Ella es, obviamente, la pelota.

Pero ella tampoco era normal.

*

Los arcos eran los extremos del pasadizo. Un simple conducto sin puertas. Éramos solo dos jugadores. Nadie más. Porque nadie más entraba en ese espacio de un metro de ancho por cinco o seis de largo.

El recuerdo es épico.

Los disparos al arco los vivíamos como esfuerzos monumentales.

Aquí una estirada salvadora para detener la pelota. Allá, una caída aparatosa, una mano que se alzaba milagrosa, un pie oportuno o inoportuno; el grito de gol.

*

En otro vívido recuerdo de esa época generosa en momentos memorables, estamos también en la hora del recreo pero en un patio anexo.

Creo que Perú acababa de clasificarse para el Mundial (sí, improbable lectora o lector, alguna vez mi país también fue feliz como el tuyo) y sobre el nuevo patio del colegio (increíblemente de tierra en pleno Miraflores: solo provisional porque el nuevo local ya había empezado a construirse en Monterrico), compartíamos varios equipos la misma cancha. Esta era de apenas veinte por treinta metros de extensión.

¿Cómo lo hacíamos?

¿Jugábamos unos a lo largo y otros a lo ancho? ¿Algunos en diagonal?

¿Cómo hacíamos para reconocernos como compañeros de equipo si todos llevábamos el mismo uniforme: pantalón gris rata y camisa blanca?

*

En el club de la localidad vecina, del que también soy entrenador de juveniles, nuestro hijo menor juega en uno de los equipos infantiles.

Cada vez que nos dirigimos al club (un campo de césped y otro de ceniza a ambos lados de una calle arbolada) pasamos por una especie de parque de unas dos hectáreas de extensión.

En él se podrían jugar varios partidos a la vez. Tiene dos arcos de aluminio de construcción especialmente sólida y pueden ser movidos a voluntad.

Es una gran cancha sin árboles, arbustos ni piedras y de cuyo -casi- perfecto césped se encarga el ayuntamiento.

Sin embargo, en pleno Mundial y en plenas vacaciones escolares, no hay nadie en el parque. 

*

En el club, durante las vacaciones de verano suelen detenerse los entrenamientos porque los padres y muchas veces los mismos jugadores exigen una pausa, cierta desintoxicación.

Muchos momentos de mi infancia estaban plagados del inalcanzable y común sueño de tener una canchita donde jugar a toda hora, cada día, cada mañana y tarde. 

Como el sueño solo sueño era, jugábamos en la calle hasta que oscurecía y teníamos que irnos luego directamente a la cama habiendo obviado alguna serie importante en la televisión.

Cada vez que veíamos algo parecido a una canchita nuestro corazón se exaltaba. Nos imaginábamos los arcos y las líneas de yeso sobre ella. Yo me imaginaba volando, suspendido en el aire con la pelota atrapada entre mis manos.

Y eso para no hablar de ella, la pelota. (La ironía es que despreciábamos las de plástico -el material de este futuro- y soñábamos con una de cuero.)

A la absoluta gran mayoría no nos quedaba otra opción que darle al balón en la vía pública. Los más suertudos jugaban en un parque sobre el que tenían que evitar los arbustos, piedras, huecos y árboles en sus carreras.

*

Con R. teníamos la suerte de tener nuestra propio campo de fútbol cada recreo de ya no recuerdo cuántas mañanas y tardes de esa lejana infancia.

Era un pasadizo oscuro y muy angosto donde no llegaba el sol.

Unos tres metros cuadrados eran mi fortuna y otros tres los de R.

Ella no era normal. Era una simple pelotita de tenis. Pero igual nos hacía más que felices en nuestro propio Mundial.

.

.

HjorgeV 02-07-2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s