«OTRA CITA PARA OLVIDAR»

.

La había amado como se aman

ciertos juguetes e imágenes de la infancia

que se han perdido para

siempre.

.

Algunos conservan muñecos de

peluche (recuerdos

de su paso por

esos años), para que los 

protejan en las noches

especialmente oscuras.

.

Otros llevan el oso de

peluche directamente debajo de la

camisa, por si les llega el

inesperadamente momento de

caer por el abismo.

.

El albur de los deseos.

La magia del

paso del tiempo cuando nos olvidamos

por completo de él.

.

La había amado.

Ahora que se había citado con ella

y la espiaba desde lejos, ya no

podía entender nada.

¿Renacer para poder entenderlo

todo?

.

Entonces, cuando ella volteó para

ver si ya había llegado a la cita,

percibió a la distancia 

un gran reproche mudo en su

mirada, como si le hubiera

descubierto un secreto

sin querer.

.

Siempre había sido así:

con un solo juego o pasaje

sus ojos podían ser

tan expresivos como sus

sueños más atrevidos.

..

Se lo pensó dos veces.

Habían pasado demasiados

años como para no dudar

con esmero.

Dio una vuelta y regresó.

..

Seguía sentada allí en la terraza

del bar, esperándolo.

Y el mudo reproche

parecía haber aumentado

de solo recordar todos esos años vanos.

..

HjorgeV 28-03-2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s