CONTINUIDAD DE LOS PARQUES Y DE LOS MEDIOS

.

No puedo dormir y entonces me acerco al estante de cinco pisos al otro lado de la habitación, moviéndome como un ladrón en la oscuridad para no despertar a mi pareja.

Ilumino los títulos con mi fono. Entre una larga e irregular hilera, un libro del gran Julio me salta a los ojos como una fiera que solo quiere asustar en la oscuridad.

(Hace poco estuve en París después de años -luz-, y solo me sirvió para llegar a la conclusión de que tendría que haber llevado un ejemplar de Rayuela.

Habría leído fragmentos sobre el Puente Nuevo, por ejemplo; para que se los llevara el viento. O el Sena.)

Retiro del estante El perseguidor y otros relatos sin poder evitar un rescoldo helado en mi columna. Soy un niño enfrentándose a lo desconocido con los ojos cerrados.

Recuerdo mi primera lectura de Continuidad de los parques (qué título tan genial) y no puedo evitar pensar que alguien -que ya ha llegado a la habitación contigua- me acecha con un puñal.

Pero también estoy contento, porque he llegado a creerme incapaz de volver a leer a Cortázar: es el efecto de haber asistido ávidamente a un par de cátedras sobre su obra.

Salvo por Salvo el crepúsculo, siguieron largos años de ‘esquivo’, de inevitable desdeño; de temor e infructuosos intentos. ¿Cómo así llegué a infectarme?

Arrodillado en la habitación en tinieblas, me pregunto si seré capaz de volver a leer una sola página del gran Julio.

Pero finalmente lo consigo (tal vez porque estoy a mitad de la noche) y, hacia el final de la lectura de El perseguidor, me topo con un par de temas jazzísticos:

Amorous, es uno de ellos.

Inmediatamente me coloco los auriculares (un barato boleto al más allá) y lo busco en la Red.

La búsqueda me conduce a un músico interesante, Jesse Boykins III, pero a ninguna pieza de jazz.

Antes de rendirme sin haber luchado, escribo en el buscador: ‘Amorous jazz’.

Y entonces aparece una voz que lee.

Es la del gran Julio, nada menos, con sus eres y erres ancladas a su lengua, sus dientes o su paladar:

Leyendo exactamente el párrafo en el que me he detenido en mi lectura.

.

.

HjorgeV 26-06-2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s