«PUERTO DE CRISTAL» (NOCTURNO)

La mirada sin
límites
al abismo
interior.

El cuerpo
del que mira
apenas
se puede sostener a
sí mismo.

El que observa
es pura fragilidad
desde su
incon-
mensurable
altura:

Vértigo de
calendarios y
festividades, nombres y
parentescos,
calles, ciudades, anuncios,
despedidas y
acontecimientos
que luego se
perderán
por férrea acumu-
lación
en el laberinto
coti-
diano.

Solo un par de
ojos
detrás del
cristal
interior.

Sin ninguna
estructura
para
sostenerlos en
su ca-
ída.

Solo un pasado
confuso
que ladra y
aúlla desde
las tribunas del
recuerdo, una
memoria que
se esfuerza por
inventar
a diario
una sucedánea
más o
menos
decente.

Mientras:
el embate de las
olas contra
la orilla
en una playa
con-
mocionada
por un
ahogamiento.

(Un puerto de
cristal
que es mejor
no tocar).

Luego, adiós a
las fiestas.
Atrás: el
pozo en la
memoria,
las
envolturas, restos,
objetos
y papeles
que
nos tomará
toda una vida
poder
aprehender.

HjV 25.12.2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s