«TODAS AQUELLAS PEQUEÑAS HORAS»

.

.

Reinventar el tiempo,

sin olvidar un solo segundo del segundo;

hasta que el minuto te reclame

su lugar en el día

menos pensado

de una

hora

exacta.

.

A veces solo es un pequeño papel,

arrancado de un

cuaderno (descendiente

directo de los

árboles), el que

te exige un

imposible.

.

Luego quedarán solo un par de letras, un

dibujo, un garabato.

.

O un tornillo, una arandela

de plástico o madera que

ya no sabes a

qué aparato

endilgar.

.

Calendarios

confundidos,

rostros asombrados,

colores que se desgranan, una feria

de pueblo al atardecer,

la gran

ciudad derritiéndose

como un helado de

menta ante tus

ojos.

.

Creer luego que todo

sucede real-

mente y que hasta los

espejismos no

son lo que

eran.

.

Ponerse a recomponer entonces

el reloj

de las cosas inútiles, de

los

pasos mal dados o inde-

cisos, de

los más difíciles y

vanos,

meticulosamente:

.

como avanza el segundo tras

el siguiente que lo persigue,

minuto a minuto,

vida a

vida, mes a

año, siempre impa-

cien-

te.

.

.

HjorgeV 01.07.2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s