«ABISMOS Y CAÍDAS (FORMAS DE VOLVER A CASA)»

.

Tocar su mano.

.

No pedía mucho

más:

que me sirviera de apoyo

en mi travesía a nado por

el lerdo arroyo

de la tarde.

.

Ayer madre se quedó dormida

y tuve que permanecer todo

un libro en el agua

soñando que la

salvaba.

.

En mis sueños augurales, el amor

era un paraguas, a

veces

solo un flotador que luego

se convertía en un

paracaídas con forma de reloj

daliliano.

.

Y ella ahí.

.

Indolente ante las sombras que

desfilaban

como parientes

atraídos por el olfato de

un repentino y próspero

cadáver.

.

Yo nadaba,

atragantándome con el

mar de la noche

como

una ballena,

adentrándome

en el océano

que se abría en mi tórax como

un abismo de

miradas

cándidas,

lejanas.

.

No pedía mucho:

tocar su mano,

llegar al fondo abisal

donde toda

caída es solo otra forma

de volver

a casa.

.

.

HjorgeV 10.07.2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s