«YOSTED»

.

La primera vez se trataron de usted

y ella le dijo que no se imaginaba

tuteándolo.

.

Ya lo verás, aquí todos terminamos

haciéndolo, sonrió él.

.

Tras las primeras copas,

festoneadas de frases de afecto,

ella seguía

tratándolo de usted, pero él ya la tuteaba.

.

Era una mezcla rara, como la conversación de cuatro

personas diferentes: ella,

él, tú (ella), usted (él).

Y un nosotros que empezaba a

alterarse, como una fruta que percibe el

bullir de la primavera.

.

El primer beso exigió otro tú (el de él).

Y así se borró la barrera del usted.

.

En mi idioma hay varias formas de referirse

a uno mismo, dijo ella cubriendo su

desnudez.

¿Como varios yos?

¿No es siempre así?

En nuestro idioma, dijo él, solo hay un yo,

pero dos tús: tú y usted.

.

En la penumbra del sexo angustiado,

comprometedor,

seguían siendo más de cuatro (ella, él, varios yos y tús),

pero los yos habían cambiado

y no parecía haber palabras para esa alteración.

.

Soy un hombre comprometido, dijo él.

¿Comprometido con qué?

Quiero decir que ya tengo pareja.

Tendría que habértelo dicho antes, lo sé.

Te dejaste llevar por tus impulsos, dijo ella,

igual que yo, a pesar de que ya me lo olía.

Tendría que haberte dicho la verdad

antes de desnudarnos.

Me habrías herido.

No tanto como ahora.

¿Tiene sentido medir el dolor?

.

Se volvieron a amar.

Ella con sus dos yos y multitudes de tús.

Él ya solo con su triste yo partido.

.

HjorgeV 31.07.2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s