«BAJO EL CIELO DE MIS PIES»

.

Recorro estas calles bajo mis pies como

si pertenecieran a otro lugar,

a un subterfugio

lejano: un punto del

universo para el que solo

somos una despreciable y telescópica motita.

.

(Desde el cielo toda ciudad

es un mapa al que es

imposible no escupir.)

.

Recorrí estas calles por primera vez como

quien ingresa a un túnel sin

pensar si tendría salida o

una nueva elección.

.

(El gran Schopi decía que el Mensch -el ser humano-

puede hacer lo que quiere, mas no decidir lo

que quiere.)

(Aunque, claro, don Arturo

también llamaba Mensch a su perro.)

.

Después noté que todo eso solo era

una imagen parcial de lo que

me esperaba más adelante:

calles y caminos que creía promisorios

resultaron no serlo y,

al revés:

inicié otros asaz confiado, pero

sin saber que sus

destinos ya habían ocluidos.

.

Por eso recorro esta ciudad con gesto contrito,

como si pudiera ganarme -así-

el don de adjudicarme otro

destino desde el cielo:

uno que pudiera ser mío de

veras, pero que igual pasa

tan rápido

que solo me es dado

contemplarlo desde lejos, 

bajo el cielo de mis pies.

.

.

HjV 04.08.2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s