«LA CIUDAD A TUS PIES»

. Necesitabas el otoño para escapar: retroceder para avanzar. Perderte para encontrarte. . Delante de ti la línea de los tejados y edificios seccionaban el cielo sobre el océano. . Alcanzar la meta para entender que todo siempre es en vano, puede doler. Llegar, pero solo como prueba de que has partido, aunque sigas sinSigue leyendo “«LA CIUDAD A TUS PIES»”